lunes, 15 de septiembre de 2008

Cambio una de 40 por dos de 20

Lo peor de cumplir cuarenta no es que el presupuesto para cremas se duplique, que los hombres te dejen de mirar, o que necesites ir a pilates 5 veces por semana en lugar de dos; lo peor es que te ignoren todos: te ignoran los jovencitos, los mayores, que prefieren a dos de veinte que a una de cuarenta... pero lo que es más grave es que te ignoren hasta las tiendas y los restaurantes. Y pasa, vaya si pasa. Sin ir más lejos, el hotel Westin celebra esta semana su segundo aniversario. ¿Saben cómo lo van a celebrar? Pues han preparado un menú de 30 euros sólo para menores de 30 años. Cito textual, “los menores de 30 pueden celebrar un cumpleaños, una maravillosa velada romántica o una reunión con antiguos compañeros”. ¿Y los treintañeros y cuarentones? Ni nombrarlos.

Segundo ejemplo. Esta misma semana, la tienda que tiene Quiksilver en la calle la Paz ha presentado su nueva línea de ropa para mujer. Monísimo todo: cuadros escoceses, vestidos baby doll, pantalones pata de elefante, camisetas con mensaje y ese tipo de prendas pensadas para superponer unas encima de otras, ideales y estilosas. Según el comunicado de prensa, “Quiksilver Woman se dirige a una mujer de entre 20 y 30 años, independiente, moderna, aficionada a viajar y muy interesada en las tendencias pero sin perder su personalidad”. No lo dice, pero queda bastante claro que las de cuarenta ya no entran en el target. Como que la imagen de la firma es la cantante Charlotte O’Connor, monísima y jovencísima, de esas que visten pitillo, camiseta , chaleco hippy y melena con flequillo. Veinteañera, vamos.

Me temo que al mercado ya no le interesan las de cuarenta. Tienen niños y se dejan el sueldo entero en colegios, supermercados y uniformes escolares. Las de veinte, aunque sean mileuristas, se lo pueden gastar todo en caprichos, en coches, viajes y en ropa. Me lo explicó una vez Guillermo Miralles, que tiene una tienda de ropa de hombre de lo más pija. Me contó que los hombres invierten en ropa cuando son jóvenes y solteros; luego se casan y con la hipoteca y los niños, ya no les queda para ropa de marca. Por último, cuando se separan, quieren rejuvenecer y vuelven interesarse por la ropa y las tendencias, se vuelven más coquetos.

Total, que a las de cuarenta sólo nos queda esperar a esa edad de oro, -no la de la separación, espero-, en la que se supone que los niños se independizan y puedes dedicarte a viajar, comer en restaurantes caros y salir de compras. Para ese tipo de mujer iba dirigida la segunda convocatoria de esta semana; el Corte Inglés de la Avenida de Francia invitó a un grupo de clientas a la presentación de una línea de joyería de las de mucho poderío. El propietario de Navas Joyeros, Raul Martín, que oficiaba de presentador, lo primero que dijo es que las jóvenes tenían que animarse a llevar joyas. No, si yo me animo ya mismo, pero no sé cuándo reuniré los 16.000 euros de la pulserita riviere de brillantes, que debe quedar ideal de la muerte con cualquier cosa ¡ay, qué bonita!.

Para el desfile de joyas, el Corte Inglés se trajo a Paloma Lago como madrina, pero lo mejor fueron las explicaciones de Raul Martín, que nos dió un curso intensivo sobre gemas y brillantes y dijo verdades como ésta: “Los hombres creen que comprar una joya es sencillo y cuando acompañan a su mujer y les explicamos los tipos de gemas, las diferencias de color y pureza de los diamantes, el engaste, las combinaciones de pavé, de color y la cantidad de estilos en joyería, desde clásica a moderna, se dan cuenta de comprar joyas es complicado y que la gente que lo hace ama la joyería”. Bueno, eso y que tengan marido rico o más de cincuenta.

11 comentarios:

Mariana Kasner dijo...

Entré de casualidad al blog y la verdad te felicito!!!!
Éxitos!!!

http://puntadafina.blogspot.com/

Raquel dijo...

Mi marío me dijo alguna vez que cuando cumpla 40 me regalará un pedrusco, lo que no sabe es que lo tengo grabao, así que no se va a escapar!

Eva dijo...

Ay, tengo 34, una niña pequeña y un buen sueldo, buena hipoteca y buena recuperación post parto, asi que coñ·$%· es eso de que no tenemos nicho mercado?
Ropa de niños (nuevo nicho), potitos y leches infantiles varias, farmacias (joer en los primeros meses no sales de alli) y aun me queda pasta para comprarle una camisa al mario y todo lo que me de la gana para mi, eso si, administrandote claro, ya no sales a cenar tanto y te lo gastas en otras cosas.
Como en el concierto de Madonna de pasado mañana, ji ji.
Un beso, de una mamá treintañera.

thesil dijo...

Yo tengo 28, casi rozo los 30 con lo que me quedo fuera de tantos y tantos eventos... pero ya tengo hipoteca, niños aun no, y se me va todo con eso, eso es verdad. Pero aspiro a más, y ese más, a no ser que toque la primitiva, llegará pasados los 30 con lo que dime tu a mi, qué hago cuando tenga dinero si no me lo puedo gastar?
jajaja

Besos

Di dijo...

Si el problema no es la edad, el problema es el mileurimo, snif.
Y que suerte tiene Raquel con su marío.

chicochuc dijo...

Que dureza!!

ölhate dijo...

como me pintas el futuro... y yo que pensaba que a los 40 la mujer sabe lo que quiere y no duda en ir a por ella y todas esas cosas..jooo! ahora mismo voy a empezar a ahorrar para comprarme toda la pedrería a los 40! snif!!

mara dijo...

prohibido desanimarse, os lo dice una cinquentona, Yo pribibiria los espejos i el DNI. Un saludo

Cheap and Cool dijo...

ya será menos...y lo que se gana en experiencia!!A disfrutar del momento y pa lante!!!
besines, Ann
http://www.cheap-andcool.blogspot.com/

Zepequeña dijo...

A mi me estan apunto de dejar por una de 40... Sin mas...

Zepequeña.

beautiful dijo...

牙醫,植牙,矯正,矯正牙齒,關鍵字行銷,自然排序,網路行銷,自然排序,關鍵字行銷seo,部落格行銷,網路行銷,seo,關鍵字行銷,自然排序,部落格行銷,網路行銷,牛舌餅婚紗台中婚紗,腳臭,腳臭,腳臭,腳臭,腳臭,腳臭,腳臭,腳臭,高雄婚紗,街舞,小產,雞精,性感,辣妹,雷射溶脂,雙下巴,抽脂,瘦小腹,微晶瓷,電波拉皮,淨膚雷射,清潔公司,居家清潔>,牙周病,牙齒矯正,植牙