lunes, 19 de enero de 2015

Epistemología del bolso

Hay temas banales que en la mente de algún pensador zumbado darían para largos ensayos. Por ejemplo la fascinación de los hombres por las bolas. Cualquier cosa que se pueda hacer con una pelota, independientemente de su tamaño, despierta a cualquier hombre de su siesta. Yo lo dejo ahí. Otro es el de los bolsos. ¿Qué es un bolso?, se preguntaría nuestro hipotético pensador. En principio, solo una bolsa de mano donde guardar objetos personales. Pero detrás hay mucho más. Posición social, preferencia estética, personalidad y últimamente más de una carrera política en juego. Esta semana, cuando a la diputada autonómica Elisa Díaz la acusaron de vivir en una casa pagada por el constructor Enrique Ortiz, se defendió enseñando su bolso. Elisa puso sobre la mesa su viejo bolso de Mango comprado en un outlet, como demostración de sus estrecheces. Es como si un diputado hubiese llevado a los periodistas a un parking a enseñarles su viejo Panda del año ochenta. Las tiendas de bolsos deben estar cabreadas. Si una diputada autonómica que está en la élite social luce un bolso de diez euros y más de diez años, ¿a qué podemos aspirar las mujeres del pueblo? ¡Vaya faena le ha hecho Elisa al resto de cargos políticos de esta Comunidad! A ver quién es la guapa que a partir de ahora saca a pasear, no ya un bolso de Hermès o Vuitton, sino uno de Zara de temporada.
Es la puntilla que le faltaba a la clase política. Después de un lustro de desprestigio, ahora resulta que llevar un bolso de firma despierta suspicacias y críticas. Casi mejor dedicarte a cualquier otra cosa. Si eres comadrona, nadie va a cuestionar cómo has pagado tu bolso. Laura Fitera, que no es política y no tiene que rendir cuentas ante nadie, lucía esta semana una cartera de mano de Chanel de la colección Lego en la inauguración del hotel Balandret, una de esas citas que antes frecuentaban los políticos y en las que ahora no se dejan ver.
¡Cómo ha cambiado el cuento! En los años de la locura no había fiesta ni evento social que se preciase que no contase con una nutrida representación de políticos, que a su vez eran el centro de atención. Ahora hay pocos, y los pocos que hay están más ninguneados que un conseller en un ministerio. La fiesta estuvo de lo más apañada. Buen ambiente, jamoncito y vinito a tutiplén, música para todos los gustos (un cuarteto de música clásica y la pareja de DJ’s de moda) y suficiente espacio para no sentirte agobiado.
 
El Hotel está en el Paseo de Neptuno, frente al mar. Era uno de esos restaurantes de toda la vida, reconvertido en un hotel boutique de veinte habitaciones de lo más coqueto decorado por Carlos Serra, de El Mercader de Indias. A la fiesta fueron los diseñadores Adrián Salvador de Siemprevivas, Noelia Navarro y Miguel Vizcaíno, Carmina Durán, Isabel Cosme, Mª Dolores Enguix, Encarna Roig, Guillermo Martorell, el siempre encantador Javier Monedero, el pintor Jarr, Eva Marcellán, Amparo Mortes y Vicente Lacomba, Rocío Bacharach y Amparo Ortuño. Entre los no habituales, el diseñador Jaime Hayón, responsable del cambio de imagen de Lladró, con su mujer, la fotógrafa Nienke Klunder.
También estaba el joyero Vicente Gracia, que repitió esta semana en la inauguración de Las Cervezas del Mercado, en la planta baja del Mercado de Colón. El sitio es idóneo para aquellos hombres que primero entendían de vino y luego de aceite, aprendan ahora cuatro cosas sobre la cerveza con la que dar la tabarra. Ya me los estoy viendo: “esta tiene sabor a cebada rancia con lúpulo de maíz” a lo que otro contesta, “no, más bien lúpulo de arroz, ¿no lo notas en el retro paladar?” Y tú los observas con la mirada perdida mientras piensas, joder, qué bolso tan chulo lleva aquella chica, ¿dónde lo habrá comprado, cuánto le habrá costado, quién se lo habrá regalado?

lunes, 12 de enero de 2015

Intimidades invadidas

Muerta matá me ha dejado la presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial, Carmen Carmona, cuando ha declarado que el piropo es una invasión de la intimidad de la mujer y que debería erradicarse. Perdida a mi edad cualquier esperanza de que me digan aquello de “tía buena” al pasar junto a un andamio, me quedaba al menos el consuelo de que de vez en cuando alguien me dijese guapa, o al menos detectar que todavía atraigo alguna que otra mirada. A ese fin dedico buena parte de mi renta disponible, mi hambre, mi esfuerzo físico y aún el dolor de las inyecciones de botox. Y ahora resulta que lo que busco es la invasión de mi intimidad, ¿me convierte eso en una pelandrusca?, ¡Dios mío, ¿qué pensarán de mi las monjas que me educaron?! Seamos francas, eso de que una se arregla para gustarse a sí misma es una memez, ¿alguna de vosotras se ha tirado dos horas arreglándose para sentarse a ver la televisión sola en casa? Ya nadie volverá a decirnos guapas porque el que ose hacerlo puede acabar engrilletado en el asiento trasero del furgón de la Guardia Civil. Más de un marido recibirá la noticia con alegría, acaban de quitarse un peso de encima. Si alguna de nosotras vuelve a reprocharles, después de horas de acicalamiento, que no le digan lo guapa que está, él podrá acusarla de buscar su perdición: “¿Cómo voy a decirte guapa, acaso quieres que pase la noche en el calabozo?”. Lo peor es que la señora Carmona ha dicho esto la primera semana de rebajas. ¿Qué sentido tiene ya ir a comprar la falda monísima que llevas meses esperando?, casi mejor comprarse un chándal que es más sufrido. Adiós a nuestro fondo de armario, ¿quién lo quiere ya?, con tener un par de chándal de quita y pon, será suficiente.
En fin, mientras la propuesta de la señora Carmona se abre camino, aún podemos salir a comprarnos algún que otro trapito. Nos vendrán bien para las citas sociales de las próximas semanas y si alguien nos piropea haremos oídos sordos. Tomad nota, chicas, el martes que viene se inaugura en el Mercado de Colón Las Cervezas del Mercado by BWK. Como su nombre indica, el principal atractivo del garito son sus 16 tiradores con cervezas artesanas y de importación, algunas exclusivas en España, como la Guiness Special Export 8º o la Sagra Bohío. Para acompañar a la cervecita, puedes tomarte uno de los bocadillos de autor (lo de bocadillo de autor tiene mucha miga) de los cocineros Begoña Rodrigo de La Salita, Carito Lourenço y Germán Carrizo de Tändem Gastronómico, Jordi Ferrer de Freecook, Kiko Moya de L’Escaleta, Steven Anderson de MaKhin y Vicente Patiño de Saiti. Además, los panes también son de firma: estarán realizados por el panadero Jesús Machí. ¡Ahí es nada!
Al día siguiente, otra inauguración para estrenar modelito de rebajas, la del Hotel Balandret en el Paseo Neptuno, frente a la playa de la Malvarrosa. El nombre del hotel hace honor al cuadro de Sorolla El Balandrito, y la decoración, de Carlos Serra, es un homenaje a lo valenciano: paredes con azulejo de barro cocido, botijos, capazos para recoger naranjas, esparto y tinajas de barro. La fiesta de inauguración promete. Como estrellas invitadas, estarán Pepino Marino y Crawford, de Trendtwins, una pareja que reúne todos los tópicos del moderneo contemporáneo: son bloguers, fotógrafos de moda, DJ’s y además salen en el programa “Alaska y Coronas” y en el canal para chicas Divinity. ¡Atención a la foto de promoción del dúo porque no tiene desperdicio! Bueno, lo de los piropos se supone que también va para los hombres. Así que a ninguna de vosotras se os ocurra decirle a un chico que está buenísimo porque podéis acabar en la mazmorra, ¡avisadas estáis!

lunes, 5 de enero de 2015

Por fin llegan los Reyes

Los Reyes Magos fueron un poco tardones. La buena de María dio a luz el veinticinco. Tres días después, la mujer debía de tener unas ganas horribles de irse a su casa: “-Pepe, cariño, ¿qué hacemos aquí con esta mula y este buey?, ¿no crees que deberíamos seguir camino?”. “Espera mujer, que están viviendo los reyes con regalos, no podemos hacerles ese feo”. Una semana después, el uno de enero, la paciencia de María debía de estar ya al límite: “Pepe, ¿tú estás seguro de que vienen esos señores?”. “Sí, mujer, ¿cómo no van a venir?” Día cinco de enero: “Mira Pepe, yo no puedo más. Tengo el cuerpo lleno de paja, me pica todo. Aquí el niño está fatal con esta burra que no hace más que mirarnos fíjamente todo el día y ese buey que cada vez que se levanta despierta al niño. Tú verás lo que haces, pero yo mañana cojo a mi hijo y me voy a Nazaret. Si esos señores no han llegado, les dejas una nota y que nos lo envíen por mensajero” Y el bueno de San José debió de salir al camino en busca de los Reyes: “Majestades, hagan el favor de darse prisa, que mi mujer está que echa chispas”. Desde entonces, aquí estamos, como María, esperando a unos Reyes que llegan con una semana de retraso. Lo suyo es que hubiesen llegado el día uno, pero no: cinco días más de comilonas, niños desidiosos, cuñadas, suegras, sobrinos… Francamente, el seis de enero es una pasada, a estas alturas ya no te apetecen ni el incienso, ni la mirra ni el roscón de reyes, lo que quieres es que se pase todo ya y volver a la rutina. Vamos, lo que mismo que debía de apetecerle a María: volver a casa, guardar la ropa, encender el fuego y descansar de tanto ajetreo y tanta gente yendo y viendo a hacerle carantoñas al niño. Claro que no es lo mismo la calle Colón en un día como hoy, que plaza mayor de Belén de hace 2015 años. Por muy hartas que estemos de las fiestas, salir hoy a buscar los últimos reyes tiene mucho encanto. Más allá de las tiendas de siempre, este año hay algunas novedades imprescindibles, como la tienda de Manuel Barrios Vintage Watches Valencia, que tiene relojes seminuevos de Rolex (hay varios Datejust igualitos que los que llevan las editoras de moda de Vogue), Cartier, Bulgari y todas las firmas de lujo que os podáis imaginar pero a la mitad de precio que el original.
Los relojes son de segunda mano pero llevan garantía, cajas originales y piezas revisadas. Más novedades. La firma Siemprevivas ha abierto tienda en Ruzafa, en la en la calle doctor Serrano 13. Adrián Salvador y Lucas Zaragosí podrían haberse ido a Madrid, Londres o NY, pero han preferido quedarse en casa, cosa que hay que agradecer, porque sus vestidos son de morirse. La colección de Siemprevivas se vende en además en VM The Shop, la tienda de Verónica Montijano y José Luís Vilanova que apuesta por el talento joven. Algunas tiendas abren y otras cambian de barrio: Cristina niños dejará pronto la calle en Sala y abrirá en un local de lo más espacioso en Sorní. Y Alex Vidal ha cerrado su megatienda de tres pisos en Hernán Cortés para abrir un pequeño bajo en la plaza del Patriarca con el nombre de su padre, Alejandro. Salir de compras estos días tiene otro aliciente. Las rebajas. Antes había que esperar hasta después de Reyes pero ahora la mayoría de tiendas pijitas de la ciudad, esas a las que la mayoría no podemos ir en temporada, están con descuentos: Ferragamo, Il baco da seta y Patos (Plaza Patriarca), Alejandra Montaner y VM The Shop (Sorni), La Quinta con Austria y Zoe (la Nave), Abito (Gran Vía), Wolf, The Livin, Tres y Chapeau (Hernán Cortés), TCN (Cirilo Amorós), Max Mara (Pascual y Genís)… ¡hasta los corners de firmas de El Corte Inglés han comenzado con descuentos para clientes!

lunes, 29 de diciembre de 2014

El discurso del Rey

La vida va pasando, hay cosas que sabemos que ocurrirán cualquier día. No las esperamos en ninguna fecha concreta, pero sabemos que ese día llegará porque está escrito en nuestro futuro. De pronto ese día llega, ocurre lo que tenía que ocurrir y poco después te das cuenta que se acaba de cerrar otro capítulo de tu vida, cada vez quedan menos capítulos por cerrar y te da un repentino bajón: te has hecho mayor, ¡uff, que agobio! El discurso del Rey Felipe VI fue uno de esos capítulos. Hasta ahora lo hacía su padre, era como si lo hiciese el nuestro, como si nuestro padre hiciese el brindis de la cena. Ahora, el brindis ya no lo hace Papá, lo hacemos nosotras o nuestros maridos, que para el caso es lo mismo: somos nosotros, nuestra generación, la de Felipe VI, la que lleva ahora la voz cantante, ya no hay una generación anterior, ya quedan menos cosas que esperar, menos etapas que cerrar, ¡qué agobio! Bueno, ya está bien de nostalgias, ¡qué porras!, estamos estupendas y monísimas de la muerte, como el Rey que está hecho un chaval y mucho más atractivo que hace veinte años. Jorge Manrique debía de ser un amargado, aquella cantinela suya de que “Cualquier tiempo pasado fue mejor” es una milonga. ¿Quién quiere volver a tener veinte años? Con la edad aprendes lo que quieres. El Rey de hoy no es aquel principito que leía los discursos con poca convicción y nosotros no somos aquellas niñatas que deambulaban por Carlos Moltó, Trinuca Larraz o Guayquemola en busca de esas chaquetas con hombreras gigantescas. Con la edad, todo se vuelve más equilibrado, tienes criterio y ya no caes en brazos de cualquier moda pasajera. También es verdad que estos años son poco dados a los excesos. La comida es sana, la moda ecológica y hay una vuelta a lo artesanal y al diseño básico. No hay más que pasarse por el showroom que han montado María Marí y Belén Vitoria, de Diseño al cubo, en Pizarro 29. La tienda efímera se llama Jul Konstruktion porque el denominador común es el diseño nórdico. A diferencia de otros mercadillos, donde cada uno trae ropa de su padre y de su madre, aquí todo guarda una cierta armonía. Hay muebles de diseño hechos con maderas nobles, diseños simples con materiales naturales, cerámica artesanal, camisetas de algodón de Mimmëko, ropa para niños cosida en talleres de Valencia, tarjetas y complementos con papeles bonitos de Lovely Paper, bisutería artesanal de Susana Calabuig, maceteros de madera y cemento de Eliseo Pausá, piezas de artistas de la galería Mr. Pink, la ropa de Nancy Tarrasó con su firma Uke y los vestiditos de By Anina, la firma de Ana de Miguel, sobrina de Carlos Llobet, el empresario que llevó Distrito 10 a la fama en los ochenta y noventa. Las colecciones de Ana son muy chulas, sientan bien y además tienen un estilo sesentero juvenil que rejuvenece un montón. Junto a la ropa de Anina se puede comprar el libro que ha escrito su padre Luis de Miguel Aynat, “El secreto está en la R”. Jul Konstruktion estará abierto hasta el 31 de diciembre. No es el único mercadillo navideño. Muy cerca, en la Gran Vía, ha abierto GV34, del estilo al Cool Market de Paula Alcón en la calle del Mar, y además está el Mercado navideño de Tapinería.¬¬ La vida pasa, chicas, nos hacemos mayores, los mercadillos se sofistican, pero hay tradiciones que se mantienen, como el aperitivo del día de Nochebuena en Aquarium. Este año Cuchita Lluch ha sido infiel a Aquarium y se ha llevado la fiesta al Mercado Central, al bar de Ricard Camarena. Allí reunió a su grupo de amigos, entre ellos Lourdes Reyna, Olga y Sergio Adelantado, Nanda Botella y Alfredo Montoro, Amparo López y Germán Ros, Trini Gracia y José Maldonado, Esperanza Villa y Carmen Jofre y Ferche Forcada.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Hijas de Sísifo

El peso se pierde gramo a gramo y se gana kilo a kilo. Esa es una de las grandes tragedias de nuestra vida sólo comparable al cruel castigo que Zeus impuso a Sísifo. Pobrecito, condenado por toda la eternidad a subir con la fuerza de sus brazos una gran roca a una montaña. En algún rincón del Olimpo, Sísifo sigue subiendo su roca, porque cada vez que llega arriba, se le despeña y el pobre desgraciado tiene que bajar la montaña y volver a empezar. Nuestra roca es la báscula, nuestra montaña el día a día. Empiezas el año depurando los excesos de la Navidad, los tres kilos que has ganado en quince días, tardarás tres meses en perderlos, para entonces llegará Semana Santa y volverás a recuperarlos. Vuelta a la depuración, llega el verano, vuelta al exceso, otra vez los endemoniados tres kilos de más, por delante cuatro meses para perderlos, cuando por fin vuelves a sentirte cómodo en tus vaqueros, llega la Navidad y vuelta a empezar. No sabemos cuánto pesa la roca de Sísifo, pero la nuestra es horrorosa. Así es que ahora estamos arriba de la montaña y la roca empieza a reírse en nuestra cara. Mañana, quizás pasado o como mucho miércoles se despeñará. ¡Maldita sea su estampa! No hay escapatoria, porque podría alguna de nosotras decir: “no, este año te caes, te voy a poner una falca y te vas a reír de tu padre”. Eso sería tanto como resistirse al turrón, a los dulces, al champán, al gin-tonic, etc. Pero entonces pasarías por ser una aguafiestas y ya se encargará de restregártelo por las narices tu cuñada, que es la mismísima encarnación de Zeus. Así es que mejor hacerse a un lado, que la roca vaya donde le dé la gana y nosotras a jartarnos de comer y beber. Los días previos a la Navidad son un no parar de fiestas anti dieta. El miércoles, los chicos del Club Moddos reunieron a sus fieles en el Palau del Negrito para brindar por las fiestas. Allí, Josep Lozano brindó “Por un 2015 lleno de éxitos y de encuentros donde celebremos juntos nuestros triunfos…” con el director del Club, Iván Martínez-Colomer, y cerca de 150 invitados, entre ellos Ángela y Gonzalo Bayona, la doctora Luz Aguiló, Encarna Roig, Fernando y José Manuel Valle, Álvaro Mocholí y Mónica Duart, la doctora Aurora Reig, el director del Astoria Joan Soldevila, Mamen Puchades y Guillermo Martorell, de Si7te Jewells Gallery, David y Pablo Escolá, María Dolores Enguix y Marcelo Soto, de la Optica Climent, Amparo Ortuño, Antonio y Pablo Jordán, Amparete Montoro, Manolo Peris y el doctor Juan Antonio Murgui. La semana dio para más saraos gastronómicos prenavideños.
En el Mercado de Colón se inauguraba Ciao Checca, un restaurante italiano que milita en el movimiento slow food: productos ecológicos, cocina tradicional y casera y nada de comida recalentada. Para demostrarlo, aseguran no tener ni microondas, ni horno, ni freidora. Matteo Moricini y Andrea Lo Bagno ejercieron de anfitriones con la ayuda de Irene Zibert, de Slow Food. Entre los invitados, Beatriz Sobrino, Elena Ruiz de la Torre, Carmen Lloria, Sofía Alama, Nacho Gómez Trénor y Carolina Gil, Jesús Terrés, Maria José Ruz, Jaime Valls, Mónica Mataix, Adela Dondéris, Ana Jofre, los hermanos Manglano, Alfonso, Angela y Fernando, Juan Valero de Palma, Claudia Dupuy de Lôme y el joyero Vicente Gracia, recién aterrizado de Nueva York. Los dioses se han confabulado contra nuestra dieta chicas.
El restaurante Cicerone, que ya lleva abierto unos meses en la Plaza del Patriarca, celebró estos días una fiesta de inauguración de esas que empiezas a comer bombones de foie, buñuelos de bacalao y piruletas de parmesano y acabas poniendo hasta arriba de churros con chocolate y tacos de brownie. Ale, otra vez a subir la ladera, como el pobre Sísifo.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Fiesta de Navidad

Buenas noticias, chicas; la crisis se ha acabado, es cosa de la “historia pasada”. Eso dice Mariano Rajoy quien por lo visto frecuenta cafeterías y tiendas en las que departe amigablemente con los dueños para testar la realidad económica del país; y por lo que se ve le han dicho que ya notan una mejoría en las ventas. Claro que otra cosa es la, “historia presente”, ahí la vida sigue muy achuchada. Como Isabel Preysler, que estuvo esta semana en Valencia presentando unos relojes. Cuesta adivinar qué le ha sentado peor, si la viudez o el exceso de bisturí. Lo que la otrora diva del glamour español mantiene intacta es su feminidad, entendida como se entiende en determinados círculos conservadores, hacer la vida agradable a los demás y lograr que los hombres se sientan importantes. El optimismo de Rajoy todavía no ha entrado en nuestros bolsos, pero si la alegría navideña. Dos Aguas Luxury Shopping, la asociación de comercios de lujo de la Plaza del Patriarca y Poeta Querol, celebró el jueves su fiesta de Navidad. La zona ya es bonita de por sí, tan noble ella, pero esa noche parecía París, engalanada con moqueta, luces y carritos de madera con flor de pascua de Daniel Fombuena.
En la calle Soledad, Lila Albanozzo recibía a sus amigos con una receta italiana de pavo trufado preparada por José David, semifinalista de Master Chef. Hasta allí se acercó Mayrén Beneyto, las hermanas Vilarrasa, Esther Barrera, Sefa Aguilar, el doctor Murgui, Ana Barrachina, Dora de Teresa y Amadeo Carboni, apoyando a su mujer Giacinta, que exponía sus collares y pulseras. Muy cerca, Lourdes Verdeguer convertía su tienda Patos en el epicentro de la fiesta con música de bossa nova en directo, champagne Mum y unas tapitas muy españolas de jamoncito, lomo y tortilla de patatas, ¡ole!
Lourdes, presidenta de la asociación, se vistió de rojo alcaldesa y recibió al presidente Fabra con la directora de comercio Silvia Ordiñaga. Cerquita, en Ferragamo, María Angeles Miguel agasajaba con dulces italianos y vino spumante a sus invitados, entre ellos Totón Barberá, María José Albert, Begoña Ciscar y Yolanda Gracia. Vuitton, como buena firma francesa, lo hacía con Moët y macarons, mientras varios Porsches aparcados en la puerta apuntalaban la tesis de Rajoy. Las chicas del comercio de lujo valenciano echaron la casa por la ventana. Mª Dolores Enguix montó una fiesta hawaiana en su óptica Climent para presentar las nuevas gafas Maui Jim y Encarna Roig reunió a las más conspicuas blogueras en Acosta. En Marqués de Dos Aguas, los hermanos Martínez Medina amenizaban la noche con música en directo y en Loewe, la directora Isabel Castillo presentaba en sociedad el bolso puzzle, una pieza de forma cúbica de Jonathan Anderson, el diseñador que está haciendo con Loewe lo que los cirujanos no han conseguido con la Preysler, rejuvenecer sin perder personalidad. Atención al nuevo uniforme del personal de la casa porque es unisex ¡la revolución!
Y hablando de clásicos renovados, el miércoles se inauguró en Colón 17 la perfumería Jo Malone, una tienda coquetísima decorada, en color crema y negro, que es la quintaesencia del lujo británico moderno. Chicas, si queréis una experiencia única, pedid que os masaje de manos y brazos y el “tasting bar” y una cata de perfumes personalizada, ¡os sentiréis como princesas! Los invitados al cóctel estaban encantados, sobre todo con el regalo de la firma: una caja de perfume decorada con rosas frescas. Allí estuvo la diseñadora Marta de Diego, la joyera Salomé Corell, el interiorista Carlos Serra, Paola Dominguín, María José Lladró y Mayrén Beneyto. A ver si Rajoy va a tener razón y la crisis es historia. De ser así, podemos salir de compras sin remordimientos, muchas tiendas abren y hay hasta un mercadillo navideño en La Embajada ¡os dejo chicas, que llego tarde!

lunes, 1 de diciembre de 2014

Chicas de portada

¡¡Chicas, tengo un super planon para hoy o mañana!! La que no se haya ido de puente a una casa rural, a soportar una vez más a su chico alabando hasta la saciedad la vida en el campo, mientras los niños te dan a ti la brasa porque allí no hay wi-fi y no pueden jugar con tablet, puede quedar con las amigas e ir al photocall que ha montado la revista Hola en los jardines del Palau de la Música para celebrar su setenta aniversario. La gracia está en que cada una de vosotras puede posar y le hacen una foto que luego colgarán en una web, como si tú fueses la protagonista de una edición de la revista, bajo el titular “Los protagonistas del momento reciben a Hola es sus espectaculares casas”. Ni que decir tiene que luego te podrás descargar la foto, ¡a que mola! El escenario de la foto es un diván rojo donde te puedes tumbar o posar a lo Carmen Martínez Bordiu. Hija, es total, imagínate una foto tú y tus niñas todas con camisa blanca y vaqueritos, como Isabel Preysler, luego le pasas un poquito de Photoshop y hasta tu hija de quince años parece mayor que tú. También puedes arrastrar hasta allí al soso de tu chico y vestirle en plan Jaime de Marichalar, con pañuelo a la solapa incluido y que pose contigo. Si se resiste, le dices: “mira cariño, a mí lo de la casa rural, los madrugones para coger setas y lo de andar trotando por el monte con esas botas horrorosas que me hacen llaguitas hasta en los pies, ya no me seduce lo más mínimo. Así es que, o te vienes conmigo al photocall, o te llevas a los niños al Gulliver, pero yo me voy a por mi minuto de fama.”
Además de la sacaros la foto, luego podéis ver la exposición de portadas de la revista que habla de la “la espuma de la vida”, que es como la definía su fundador, Antonio Sánchez Gómez. La exposición se inauguró hace unos días, pero fue el jueves cuando se presentó en sociedad con un cóctel de lo más estiloso en el Palau de la Música. La decoración, de Paloma Tárrega, era toda en rojo y blanco, con flores de Fernando Alfaro de La Tartana. Entre los invitados, Juan Roig y Hortensia Herrero, Marisa Torrijos, Maite Montagud, Iñigo Parra con Henar Molinero, la periodista Ángela Pla, las hermanas Laura y Blanca Fitera y Carmen Topete, el joyero Argimiro Aguilar y el empresario Antonio Arias. También estuvo Mayrén Beneyto, que días antes fue una de las invitadas valencianas a la fiesta de los premios moda de Telva. Su nuera Eva Marcellan, Lorena y Rosana Oliver, la modelo Mayte de la iglesia y Juana Roig y Vicente Gracia, que al día siguiente volaban a NY a sus andanzas comerciales, fueron la representación valenciana. Bueno, y la redactora jefe de moda Mayte Sebastiá.

El jueves, a la misma hora, la shopening night sacó a la calle hasta al Presidente Fabra, que se tomó una copa en el Mercado de Colón con las Conselleras María José Catalá y Asunción Sánchez Zaplana después de pasarse por la tienda de hombre Blackcape de Maribel Cosme. ¡Qué pena, con lo monos que hubiesen salido los tres en la foto de Hola! Claro que yo hubiese cambiado el titular y hubiese puesto y en vez de decir “…nos reciben en su casa”, habría puesto “Alberto sale de su casa”, porque a este hombre cada día se le ve menos.
Apuntad en la agenda una nueva cita de compras: el próximo jueves, 11 de diciembre, los comercios de la zona de Poeta Querol y Plaza del Patriarca celebran la Navidad con una fiesta con descuentos, música, dulces navideños, champagne y mucho lujo pre-navideño.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Alaska en el Mercado de Colón

Hay tres formas de vivir el éxito. Una es la de quien lo espera eternamente, mientras vive como le pronosticó Nuestro Señor a Adán y Eva, con el sudor de su frente. Otra es el pelotazo, el golpe de suerte, por ejemplo el de quien teniendo buenos contactos en la Diputación de Valencia monta una empresa de bombillas led; es un perfil más del tipo Lázaro, aquel que se había muerto y ¡oh casualidad!, se encuentra con Jesucristo por la calle. La tercera forma de vivir el éxito es el de quien lo abraza y no lo suelta. Alaska pertenece a este último grupo. Desde allá por los ochenta, cuando los suéters de Privata. Nosotras bailamos “ni tú ni nadie” y nuestras hijas la siguen bailando, ¡esto sí tiene mérito y lo Pedro Marín y aquello de “Aireeee, aaaa, soy como el aireeee aaaa, pegado a ti…!
Alaska no es ni la más guapa, ni la más alta, ni la más delgada ni la naturaleza la ha dotado con una buena voz. Pero tiene algo que atrae más que ninguna otra cualidad: es genuina, coherente y muy lista. Este miércoles estuvo en Valencia pinchando en el Mercado de Colón. La contrató la firma Aristocrazy para la fiesta de inauguración de su nueva tienda en Jorge Juan. El caché de Alaska por hacer de DJ un par de horas no baja de 4.000, pero la mujer lo vale. Había que ver cuánta gente se acercó a por una foto, desde las más jovencitas hasta los cincuentones.
Alaska no pone la música típica de las discotecas. Pincha lo que quiere, temas de los ochenta como Soft Cell, Eurythmics, o Depeche Mode con I just can't get enough y las cuarentonas nos pusimos a bailar como posesas. Y luego intercaló temas suyos o de las Nancys Rubias y podría haber puesto a la Pantoja si le hubiera dado la gana. La inauguración comenzó en la propia tienda de Jorge Juan. Copita de Moët y muchas blogueras jovencitas con labios rojos y piernas largas.
Aristocrazy es una firma que lanzó la familia de joyeros Suárez para hacerse con parte del segmento joven del mercado, que además son los que más consumen. Se hacen llamar joyas pero están más cerca de los complementos, porque la mayoría son de plata con un baño de oro y hay piezas que cuestan poco más de una pulserita de los hippies de Xàbia. La joyería tradicional, esa joya que te compraba tu madre para que la heredase su nieta, vive sus horas más bajas. A las mujeres nos gusta renovar los anillos y collares tanto como los vestidos, de ahí que hayan surgido estas firmas, como Tous, aunque Aristocrazy es bastante más fashion. Los invitados fueron de la tienda al Mercado de Colón, al espacio que tiene Ricard Camarena en la planta baja.
Juan y Emiliano Suárez, de Aristocrazy y el Grupo Suárez, ejercieron de anfitriones, y acompañaron a los cinco socios de la tienda en Valencia: Daniel y Arantxa Pérez Pous, Carlos Busutil, y Noemí y Tamara Suárez. A la fiesta fueron más de 300 invitados. Adrián Salvador y Lucas Zaragosí, de Siempre Vivas, con su inseparable Greta Borrás, la diseñadora Marta de Diego con su hija, las hermanas Blanca y Laura Fitera, Carmina Durán de la agencia de modelos, Tamara Caravaca, Araya Frasquet, Nancy Tarrasó y Álvaro Cano (UKE), Rafa Alcón, de la Fundación Bancaja, y su hija Paula; Rosana Oliver, de Araventum, Bárbara Jiménez de la Iglesia, Carlos Pascual Jr, Elena Ravello, Rocío Andrés, Ana Brugger, Alfonso Roig, Patricia Bonilla, Marta y Paula López, Rafa Serratosa, Ana Varela y José Tamarit, de Chapeau; Eva Marcellán, Elena Meléndez, Angela Valero de Palma, Verónica Montijano, José Morales y Betto Handmade.

martes, 18 de noviembre de 2014

De la bruja al downtown

Confieso que todo este ajetreo de investigaciones e imputaciones por corrupción me pone cara de tonta. Al principio me sorprendía, luego me indignaba, ahora se me pone una cara de pava que me la aguanto ni yo misma. Me explico: en los años de vino y rosas, los de la Copa América y demás, iba de un sarao a otro. Allí me codeaba con altos cargos de la vida pública valenciana: mucho político y mucho directivo de empresas públicas. Eran gente que vivía la vida con la despreocupación propia de quienes han triunfado. Eso les hacía agradables, simpáticos y muy divertidos. Daban cierta envidia, lo confieso, incluso hacían que me cuestionase mi propia existencia. Algo estaba haciendo mal con mi vida, cuando toda aquella abundancia merodeaba por mi bolso pero nunca se colaba dentro.
Ahora sé que detrás de toda aquella despreocupación había decenas de chanchullos y que alegría de unos pocos las estábamos pagando entre todos. Por eso digo que ahora se me pone cara de tonta.
En cualquier caso, todo aquello sirvió para dar un vuelco a la ciudad. Valencia refinó su gusto y en eso no ha habido marcha atrás. Cafeterías, tiendas, restaurantes, terrazas y demás ya no son como eran, ni tampoco las fiestas y saraos.
Ahora todo es mucho más elegante, más fino, más cosmopolita. La estética neoyorkina que veíamos en la serie Sexo en Nueva York se impuso a nuestro tradicional gusto barroco. Y los canapés de diseño a las patatas bravas y los calamares. Y así, en Valencia cada vez hay más tiendas y locales de ocio que no desmerecerían en el centro de Manhattan.
El jueves se inauguró –bueno más bien se reinauguró, ya lleva tiempo abierto- uno de ellos. Se llama Mon, está en la calle San Vicente y tiene una terraza de lo más coqueta en la plaza Mariano Benlliure. Lo que os decía, antes una terraza era unas cuantas sillas y mesas con logo de marca de refresco que se ponían sin ton ni son. Ahora, una terraza es una cosa seria, estudiada, bien decoradita y mejor ambientada. Ya no vale cualquier cosa.
Entre los quinientos invitados, estuvo el torero Vicente Ruiz El Soro, el joyero Guillermo Martorell y su mujer Mamen Puchades, Marta y Carlos Chastel, María Rodrigo, Eduardo Comes, Nati Altarriba y Pablo Forcada, la periodista Ángela Valero de Palma, Mariola Cubells, Ana Mansergas, Laura Pérez Vehí y Empar Ferrer, Jesús Barrachina, Rosa Ferrer, el estilista y Enrique Camps Montoro, Michi Lleó y Manuel Benlloch. 

La semana ha dado para más saraos de ciudad cosmopolita. El viernes, la tienda Blackcape, de Maribel Cosme y Fernando Rodríguez, celebró su primer cumpleaños regalando sesiones de belleza de la firma neoyorquina Kiehl’s.
Y Sesderma presentó el lunes en el Hotel Las Arenas dos nuevas líneas antienvejecimiento basadas en la genocosmética que prometen solucionar los estragos de la edad en las mujeres que hemos cumplido 45, ¡a ver si es verdad!
Siguiendo con esta tesis que me he montado yo solita y que me está dando para muchas conversaciones en los corrillos de los saraos, os cuento que la semana que viene reabre la discoteca del Astoria. Claro que ahora no se llamará La Bruja, como antaño, sino Downtown, ese término utilizado en EEUU para referirse al centro financiero de las grandes ciudades, mucho más acorde con mi teoría de la nueva Valencia. Ya os contaré…

lunes, 10 de noviembre de 2014

Pequeños placeres sin importancia

Si algo tiene de bueno cumplir años es que dejas de soñar a lo grande y empiezas a disfrutar de lo pequeño. Cuando eres joven, planeas grandes viajes y piensas que tu vida no tendrá sentido si no pisas alguna vez el puente Brooklyn o paseas por las avenidas de las películas de Woody Allen. Pasan los años y por A o por B no has conseguido ahorrar para hacer el viaje soñado, y un buen día cuando, menos te lo esperas, asumes que tampoco pasa nada, que puedes disfrutar casi igual viendo Manhattan en tu tele y que no hay mayor placer que estar en tu sillón, con una cervecita, viendo una buena peli. La vida está llena de pequeños placeres para los que no es necesario sacar un billete de avión. Y están muy cerca.
Por ejemplo, en el Mercado de Colón acaba de abrir Mi Cub, una terraza gastronómica donde puedes tomar los productos que se venden en la planta baja del mercado: unas ostras de Martin y Mary, una degustación de los fantásticos quesos de Manglano (Stilton, Oveja de Valladolid Ahumado, Pecorino Sardo con Trufa), jamoncito del bueno cortado fino, fino, hamburguesas gourmet de Carnes Varea, bocaditos preparados con amor por Mónica Piñones, frutas y verduras de temporada y cerveza Turia, tostadita y con una imagen recién estrenada. Lo de tomar productos de mercado no es nada nuevo, ya se hace en el Mercado Central o en el de San Miguel, pero mola que puedas hacerlo en una de las terrazas más glamourosas de Valencia, nada que envidiar a Manhattan.
La inauguración de Mi Cub fue el jueves. Se nota que la gente tenía ganas de salir porque no cabía un alma, y eso que la terraza es espaciosa. Por allí pasó el joyero Vicente Gracia, la interiorista Susana Lozano, el gentleman por excelencia, Jesús Terres, del blog Nadaimporta, y también Jaume Girona y Coté Maldonado, Isabel Cosme, Luis Lluch y Esperaza Vila -la tez más fina y pálida de Valencia, casi como la de Esther Barrera-, Fran Bolinches, Regina García y las hermanas Angela y Sonia Valero de Palma. También estuvo tomando cervecita Sonsoles Gómez-Torres, que ayudó a decorar el local, la medallista olímpica de natación Merche Peris, Macarena Alegre, de la Orden de Malta, Alfonso Manglano y Silvia Corell, directora de la Escuela Altaviana.
Lo mejor de la cita, la música de swing y blues de Dixie Jumble, que se atrevió hasta con una versión de Tainted love de Soft Cell. Valencia se está animando. Esta semana, Valentín Sánchez Arrieta, inauguraba también su nuevo restaurante Al tun tun en Sorni. La cita fue un exitazo total, llenísimo de gente. La decoración del local es una chulada. Al tun tun es como el hermano pequeño de Valen&cia, con propuestas tan sugerentes como el bikini trufado de Chicharro gaditano, shashimi de Vieira con verduras crujientes y rosquilla de pipas, cremoso de Idiazabal y semimojama de atún. Umm
Por cierto, chicas, la semana que viene tenemos cita benéfica en el Hotel Astoria. Un grupo de mujeres, ellas solitas, ha organizado una gala para recaudar fondos para la investigación de la leucemia y hay que apoyarlas porque se lo merecen ellas y su causa. Participará Jesús Manzano, guionista de El Hormiguero, habrá desfile de Alejandro Resta y presentará Josep Lozano.