lunes, 25 de marzo de 2019

Los sesenta son los nuevos treinta


Hasta hace poco se decía que los cuarenta eran los nuevos treinta; luego la cosa subió hasta los cincuenta: los cuarenta eran los nuevos veinte. Pero chicas, después de ver a Carmen Posadas dando una conferencia el jueves en Valencia, casi se puede afirmar que los sesenta son los nuevos treinta. ¡Qué mujer, qué tipazo, que guapa y que lozana! Nadie diría que tiene 65 años. Vestida con pitillo negros, botas altas, una camisa de seda estampada y un cinturón animal print, con su melenita descuidada, parecía una universitaria. Algunas lenguas anabolenas, que diría Carlos García Calvo, la comparan con Isabel Preysler y la verdad es que Carmen sale ganando. Es verdad que juega con ventaja, porque una de sus hijas tiene una clínica de estética, pero no se trata solo de las pocas arrugas, sino de la actitud vital que transmite.

Carmen estuvo encantadora. Habló sobre su último libro invitada por la Fundación Cañada Blanch, prometió que volvería a fallas el año que viene, porque no había estado desde los doce años, y se sacó fotos con quien se lo pidió.
La vida social valenciana tiene un cierto parón después de fallas. Menos mal que nos queda la agenda cultural. Esta semana se inauguraron varias exposiciones de arte. El jueves en la Galería Alba Cabrera, con obra de Manuela Navarro junto a dos esculturas de Carmen Baena. Hubo cóctel y bastante ambiente. Entre los invitados, Coté Soler y Javier Martínez Rubio y la fotógrafa Asun Bonilla.
Y el viernes en el Ateneo Mercantil, con obra del artista José Soto. No se lo perdió la presidenta del Ateneo Carmen de Rosa y Laura Fitera, gran amiga del pintor, el artista Enrique Senís Oliver y David, Amparo Lacomba, Mayrén Beneyto, Mercedes Fillol, Pilar Millán, May Pérez, Loli Marco y Mayte Montagut.

También el Club Moddos celebró un encuentro cultural con el autor del libro de “El Cuarto Disparo”, Javier Lacomba. A la cena acudieron José Vicente Tello, María Dolores Pérez Lis y Julia Pérez Broseta, Marcelo Soto y María Dolores Enguix, Juanjo García Rivera y Mercedes Paredes, Juan Antonio y María José Murgui, Antonio Puebla, Andrés Buigues e Inmaculada Buldú.


Ansiedad primaveral


La primavera despierta remolona, como nosotras cualquier domingo, alargando la hora de ponerse a la faena. Ha venido para quedarse unos meses. Pero cada día, a primera hora de la mañana, ella sigue en la cama y en la calle hace un frío que pela. Así es que a nosotras nos lleva locas. Queremos devolver a las catacumbas de los cajones de la cómoda los leotardos y las camisetas, para sacar nuestros livianos vestidos de flores. Pero en cuanto ponemos un pie en la calle, nos damos cuenta de que hemos vuelto a confundir nuestros deseos con la realidad. El frío golpea nuestras blanquecinas piernas y nos obliga a elegir entre volver sobre nuestros pasos a por los leotardos, o ir hasta el trabajo con la piel de gallina.

Se hará todo lo remolona que quiera, pero al final vendrá y las tiendas lo saben, por eso estos días te bombardean a correos anunciando las novedades. Y tú intentas resistirte, pero ves las fotos con los vestidos de flores y los cestos de paja y ya te imaginas así vestida en una terraza tomando el sol con un gintonic en la mano y música chill-out.
Las tiendas, que de tontas tienen un pelo, aderezan la presentación de colecciones con champagne, música. Y así todavía es más fácil picar. Esta semana dos de ellas invitaron a sus clientes a sendos cócteles. La tienda de de Susana Gómez Luzón recibió a Mónica Duart y Álvaro Mocholí, Begoña Albert, Amparo Ortuño, Amparo Brell, María Dolores Pérez Lis, María Dolores Enguix, Reme Hidalgo y Santiago Castell, Inés Tordera, el doctor Murgui, Encarna Roig, Amelia Delhom y Josep Lozano. Por su parte, Aurora Berdejo y Tiziano Fantín reunieron a Clemence Kuntz, Sandra Marco, María Arjona, Maca Alegre, María José Escrich, Pilu Díez de Rivera, María José Ordeig y Cristina Macho-Quevedo, entre otros.


lunes, 18 de marzo de 2019

Todos al balcón

Todo tiene un precio y la seguridad en las mascletás tienen el suyo. Lo que antaño era un acontecimiento muy igualitario, ahora se ha convertido en algo mucho más elitista. Antes te ponías tus vaqueros y zapatillas de deporte y te mezclabas con la gente en la plaza. Lo que molaba era precisamente eso, perderte entre la multitud y, con un poco de suerte, tener cerca al chico que te gustaba, rozar su brazo y olerle el cuello y sentir cómo os envolvía el olor de la pólvora. Ver la mascletá desde un balcón era un plan bastante más aburrido, cosa de gente mayor y aburrida. Tú les veías desde abajo y pensabas, pobrecitos, será que no tienen amigos.
Pero esto ha cambiado. Ahora lo que mola es ir a un balcón. No hay forma de verla bien, si no es desde ahí y para peso necesitas enchufes, influencias, relaciones sociales con la gente adecuada. Y claro, ahí ya no vas con unas zapatillas de cualquier manera, ahí te tienes que arreglar un poco y cuidar tus modales. No puedes arramblar con todo el jamón que ha puesto el anfitrión y hartarte a comer queso como si no hubiese un mañana.
Los balcones se han puesto tan de moda que parecen las casetas de la feria de Abril. Las empresas de catering los convierten en zonas chill out para tomar copas, hasta con música en directo; los bancos los utilizan para agasajar a sus clientes, las empresas para hacer negocio, y así todo. Atrás quedó el romanticismo de la plaza.
Con una invitación así, no puedes ir vestida con vaqueros y zapatillas. Lo suyo es ponerte tu mejor vestido de cóctel y unos buenos taconazos. Ya no hay riesgo de que te pisen. El piscolabis también se sofistica. Si antes se componía básicamente de patatas fritas y cerveza, ahora son bandejas de canapés pijos, jamoncito del bueno y vinos de autor.
Para muestra varios ejemplos. El Banco Mediolanum invitó a clientes y amigos en el balcón del edificio Noguera. Como anfitriones, Ximo Ros, Jose Montalar y Romer Rangel. Entre los invitados, Salvo Laporta, Marisa Gorria, Javier Micó y Ramón Alcoy.
También Sabor Empresarial aprovechó las mascletaes para hacer networking. Fue en las oficinas del Banco Alcalá. Acudieron más de 120 invitados, entre ellos Teresa Ricart, Jorge López de Damel, Rubén Navarro, los hermanos Vicente y Luis Zarranz, Javier Pérez, Esther Climent, los abogados Javier Ortiz y José Bonet, la joyera Salomé Corell, Pepa Bargues, Elia Giner, Josep Biosques, José Puertas, Marta Rodríguez-Layana, Pablo Gil, Vicente Andreu y como anfitriones los hermanos Antonio y Pablo Jordán.
Zenith invitó a clientes y amigos como Abel Expósito, Gerardo Rodriguez, José Maria Rubert, Fermín Pardo, Emilio Expósito y Fermín Pardo, Sandra Figeroa, Sara Ferragut, Cándido Solaz, Zdenka Lara y Angela Valero de Palma. Los hermanos Aliño organizaron un catering en otro de los balcones. Hasta allí fueron amigos como el presidente del Club Moddos, Josep Lozano, María Gómez Polo, Julia Pérez Broseta, el artista JARR, Mamen Puchades y Guillermo Martorell, Jorge Alcocer, Mercedes Paredes, Cristina Pérez Broseta, Isabel Aliño y María Dolores Pérez Lis.
Si hablamos de balcones, el del Ateneo es uno de los imprescindibles, aunque sólo sea por lo privilegiado de su situación. Allí, ejerciendo de anfitriona, Carmen de Rosa ha recibido esta semana al actor Enrique Arce, amigas como Laura Fitera, Amparo Lacomba con su hija Alicia y los exjugadores del valencia Nikola Zigic, Djukic y Voro.

lunes, 11 de marzo de 2019

Poderío femenino


De pronto un día llegas a casa y tu Pepe está acurrucado en el sofá, tapado con una manta y con los ojos llorosos. Le preguntas qué le pasa; él te mira fijamente, tratando de contenerse, pero no lo puede evitar y rompe a llorar como una magdalena mientras te asegura una y mil veces que no le pasa nada, sólo que está “plof”. Tú le entiendes perfectamente, porque a ti te ha pasado más de una vez, y a tu hija, a tus amigas… Pero ¡a tu Pepe!, a él sólo le has visto llorar en situaciones extremas, con un llanto contenido y breve. Te escabulles como quien va a la habitación a ponerse cómoda y vuelve enseguida para hablar con él. Pero antes de volver llamas a una amiga psicóloga y ella te lo explica: sí, eso ahora pasa mucho, es la nueva masculinidad. ¿Qué me estás contando? Como lo oyes, es el nuevo hombre que ya no oculta sus sentimientos, ni se muestra como un bastión de fortaleza en las situaciones difíciles. Cuelgas y no sabes qué hacer, si ir a consolarle dándole besos o llamar a tu abogada e iniciar cuanto antes los trámites del divorcio.

La lucha feminista tiene un reverso al que la mayoría de mujeres no nos hemos enfrentado. Es el nuevo hombre y tenemos que aprender a enamorarnos de él. Se mostrará vulnerable, pejiguero con sus cremas y cosas de aseo, indiferente si su sueldo es la mitad que el nuestro, incluso orgulloso de que así sea, pendiente de que no falte jabón para la lavadora y dispuesto a sacrificar la final de fútbol de su equipo para que nosotras veamos un capítulo de nuestra serie. ¡Ahhh, nadie nos ha preparado para esto!
Mientras ellos andan perdidos buscando su nueva identidad y nosotras expectantes ante lo que se nos pueda venir encima, el feminismo sigue conquistando cotas de poder. Esta semana, las mujeres han protagonizado varias demostraciones de poderío. 
La primera fue el martes. Fuvane, la Fundación para el apoyo de niños con parálisis cerebral, organizó una comida benéfica para mujeres en el Ateneo y la respuesta fue abrumadora: 320 mujeres de todas las edades, unidas por una buena causa. María José Albert, una de las organizadoras junto con Mayayo Gómez Lechón, Susana Pérez Manglano, Santi Aguilar, Toya Marco, Beli Botella y Begoña Ciscar, dijo que gracias a acciones como ésta se podía mantener un servicio de logopedia para los niños. Es imposible citar a todas las mujeres que fueron, pero estaba la sociedad femenina valenciana al completo: Nidita Guerrero, Mª Angeles Fayos, Mayrén Beneyto y su hija Irina Manglano, Mamen Rivas, Laura Fitera, Amparo Lacomba, Ana Peris, Sela Falcó, Asun Palop, Victoria Liceras, María José Navarro, Asunción Barberá…

¡Más poderío femenino! el de Carmen de Rosa en el Ateneo Mercantil, ¡qué mujer! Ahí está al frente de una de las instituciones tradicionalmente masculinas sin parar de organizar eventos. El último fue una cena de gala que se celebró el sábado como homenaje a las damas de la Corte de Honor del Ateneo.

Los balcones del Ateneo son uno de los lugares más privilegiados para ver la mascletá. Por allí han pasado las fuerzas vivas de la ciudad, el ejército, las amas de casa, los políticos y, cómo no, el grupo del club Moddos: Marcelo Soto y María Dolores Enguix, Anna de Blas y Fermín García, Jorge Alcocer, Guillermo Martorell y Mamen Puchades, Begoña Albert, Lluís Llopis, María Dolores Pérez Lis y Cristina Pérez Broseta, Juanjo García Rivera, Luz Aguiló y José Luis Gandía, Javier Monedero, Enrique Duart, Lluís Nadal, Inés Tordera y el presidente del Club Josep Lozano.

La mujer también fue protagonista en el aniversario de un restaurante mejicano del centro de Valencia. El diseñador Valentín Herráiz creó varios vestidos inspirados en Frida Kahlo para la ocasión y estuvo en el cóctel junto a amigos como la familia Duato, el joyero Vicente Gracia y Mónica Jareño, Julia Pérez Broseta, Jaime Navarro, la interiorista Verónica Montijano, la nutricionista Elisa Escorihuela y como anfitriones Elena Gutiérrez y su padre Emilio, que vino adrede desde Méjico.


lunes, 4 de marzo de 2019

Primeras mascletaes


El look de toda mujer es como una falla: nace para sabiendo que su existencia es efímera y que después de cada evento, cada coctel, cada fiesta, tendrá que volver a reinventarse. Su vestidor se convierte en algo así como el taller de un artista fallero, un centro de creatividad. Un buen día sales monísima de la muerte, te encantas, te gustas, te ves bien. Disfrutas la noche, y al volver a casa todo desparece, como en la noche de la cremá, y para la próxima cita hay que volver a empezar. Lo de los hombres es más como una mascletá: putupum, pum, pum y al día siguiente otra vez igual, con ligeros cambios en el color de los cohetes; es decir, de los zapatos, la camisa, y poco más.
Ahora llegan las mascletaes, ¿quién se fija si tu Pepe lleva hoy los mismos zapatos que ayer y anteayer?, pues nadie, ni siquiera él. Ahora, como llegues tú hoy con las mismas botas que ayer, seguro que alguna graciosa te dice aquello de “…que monas las botas, ya te las vi ayer”.
Total, chicas, que hay que preparar modelitos para los próximos días porque las agendas empiezan a estar llenas. Esta semana ya se ha notado el ambiente prefallero. Anoche, la falla Convento celebró la cena de gala del Parador So Nelo, y días antes se habían celebrado dos eventos de lo más glamurosos en el Casino de Agricultura.

Uno de ellos lo organizó el propio casino para entregar las medallas de plata a catorce valencianos que llevan cincuenta años de socios: José Molina, Isabel Casaus, Carmen Delabert, Teresa Caro, Carmen Rubio, María de Puig y de Fontcuberta, Mireya Segarra, Nuria Vilarrasa, Virtudes Ruiz, Amelia Guich, Ana María Muñoz, Carmen Bonilla, Pilar Munsuri y Mª Luisa Ponce de León. El casino también premió a Salvador Zaragozá, Jesús Ferreiro, Isidro Niñerola y Joaquín Maldonado. Hubo música de violín, cello y contrabajo y un cóctel de lo más elegante al que fueron apellidos ilustres como Jesús Jofre y Gallego, María del Carmen Garrigues Trenor, José María de Belda y González-Madroño, María Teresa Monsonís, las hermanas Fitera, José Francisco Ballester Olmos y Maribel Molins, Sele Villanueva, Mª Carmen Martínez, Ximo Ros y José Prefaci.

También el Casino fue el lugar elegido para la cena de gala de la proclamación de Irina Manglano como Clavaria de las Fiestas Vicentinas. El nombramiento fue de lo más solemne, en el Paraninfo de la Universidad. Asistió lo más granado de la sociedad valenciana: el empresario Juan Roig y Hortensia Herrero, Miguel Burdeos y Amparo Andreu, Salvador Zaragoza y María Teresa Monsonís, Fernando Muñoz y Maiti Moroder, Charo Fontdemora, Salvador Torres y Loli Marco, Rosario Oliver, Matilde Conesa, Amelia Guich, Pilar Devesa, Blanca Marí y Liana Navarro, Feli Alcántara, Juan Antonio y María José Murgui, Pedro Rivelles y Ana Casanova, Fran Bolinches y Susana Lozano, Victoria Liceras y Pepe Pelegrí, José Luís Manglano y Consuelo Borso, Fernando de Rosa y Asun Palop, la familia Gómez Ferrer, Pepe Prefaci y Majo Corell…
Irina iba de largo, con un vestido negro de Marta de Diego, que también vistió a su madre Mayrén Beneyto. Estuvieron acompañándolas, además de la diseñadora, amigas como Pepa Martí, Mercedes Devesa, Blanca y Laura Fitera, Maite Montagud, Merche Fillol, Mª Jose García Padilla, Amparo Lacomba, Monica Duart y Pilar Millán.
Estos días de sol han sido perfectos para el torneo de Golf que organiza la fundación FUVANE en el Club de Golf Escorpión. ¡Qué suerte tienen algunos de poder jugar al golf un día entre semana! Por cierto, chicas, que el martes que viene se celebra en el Ateneo la comida fallera de FUVANE: mascletá, comida, rifa y sólo para mujeres, ¿puede haber mejor plan?

Algunas no tienen suficiente con la agenda valenciana y han cogido estos días el AVE a Madrid para visitar ARCO, la feria de arte. Fue el caso de los artistas Helga Grollo y Lu Gorritz, la galerista Sara Joudí, que participa en Art Madrid, Rafa Alcón, Cuchita Lluch, Carlos Gómez Lechón o la artista Nanda Botella.

lunes, 25 de febrero de 2019

Anticipio primaveral

Febrero es como aquella dieta de las alcachofas, tres días sin comer otra cosa. Es corto, pero se hace larguísimo. Es el puro y duro invierno, los días van alargando, como si quisiesen ponerte en la boca el caramelo de la primavera, para luego quitártelo envolviéndote en una bufanda y en unos leotardos que ocultan tus esbeltos hombros y contorneadas piernas. La primavera está ahí, avisando que llega, pero haciéndose la remolona.
De alguna forma, Valencia quiere adelantarse, exigirle a la primavera que se presente ya, hoy mismo a su puesto de trabajo. El vallado de la Plaza del Ayuntamiento anuncia que llegan las mascletaes y con ella las cervezas en las terrazas y en los balcones, al sol, sin bufandas ni chaquetones; y sin el pelma de tu Pepe recordándote cada minuto que no es para tanto, que eres una exagerada y que no hace tanto frío. Por cierto, en la lucha por la igualdad alguien debería inventar algo para que la temperatura corporal de los hombres se iguale a la de las mujeres.
El martes, el peletero Amado presentó su colección de ropa de primavera, llena de color y estampados florales, y daban ganas de cambiar de armario y empezar a sacar los vestiditos de algodón. Las modelos llevaban joyas de la diseñadora María Senent. Entre el público, Mayrén Beneyto, que el viernes celebró la presentación de su hija Irina como Clavaria de las Fiestas Vicentinas, Blanca Fitera y Laura Fitera, Mayte Montagut, Pilar Millán, Cristina Casanova, Matilde y Marta Conesa, Loli Torres, Merche Fillol, Marisa Domingo, Amelia Guich, Verónica Jordá, María Gómez Polo, Pura Ravello y Carmen de Rosa, que no para desde que está organizando el 110 aniversario de la Exposición Regional de Valencia.
¡Más fiestas antesala de la primavera! Hoy se celebran los Oscar, pero el jueves un grupo de cinéfilos se reunió para hacer una quiniela en un club de Valencia. Allí estuvo el cineasta Miguel Angel Font, Eva Montesinos, Elena Ruiz, Víctor Planells, Natalia Gómez Ferrer, Cote Soler, Javier Martínez, Reyes Blázquez, Teresa Sancho, Elena Sánchez, Sol Mayordomo, Gloria López, Mar Cañas, Javier Gómez, Joseca Arnau y Natalia Estrelles.
También hubo color en la exposición de Soledad Sevilla que se inauguró el jueves en la Fundación Bancaja y que se titula precisamente “El sentimiento del color”. Ejerció de anfitrión Rafael Alcón, presidente de la Fundación. Entre los asistentes, la directora del Museo de Bellas Artes Margarita Vila, artistas como José María Yturralde, Vicente Ortí, Horacio Silva, Pepe Sanleón, Monjalés, Uiso Alemany, Sebastián Nicolau, Javier Calvo, Juan Fabuel, Ximo Amigó, Fuencisla Francés, Carolina Ferrer, Encarna Sepúlveda, Calo Carratalá y Nanda Botella, el coleccionista José Pedro Martínez Guerricabeitia, Boye Llorens, Juan Eloy Durá, Isabel Ariño, Fernando Álvarez y Josep Lozano, que acababa de llegar de otro evento cultural: la presentación de un libro sobre moda en el Corte Inglés. Los autores son los profesores del CEU Mapi Paricio, José Luís del Olmo y María Sánchez y el libro es un manual súper completo sobre la comunicación y marketing de moda. La sala se llenó de gente del mundillo, como los diseñadores Francis Montesinos y Miquel Suay, el fotógrafo José Luis Abad, el director de Comunicación de El Corte Inglés Pau Pérez Rico, el experto en moda José Vicente Plaza.
Los libros son un buen motivo de reunión. Eso pensó el empresario Antonio Jordán cuando montó el club de lectura Pluma & Cubiertos, que se reúne cada mes y medio para hablar sobre un libro con su autor. La última fue esta semana, con el libro “15 cosas que aprendí en el MIT” de Miguel Angel Díaz. A la cena fueron Beatriz Maset, Inma Roldán, las hermanas Paloma y Sara Perez y los doctores Lucía Asensio y José Luis Lanuza, entre otros.
La semana ha dado también para eventos benéficos. El miércoles, en el Mercado de Colón se inauguró una exposición de fotos de Monia Antonioli sobre la isla de Lamu para la ONG One Day Yes. Acompañaron a la autora Ana Mansergas, Herminia Esparza, Cristina Peris, Carmen Blay, Carmen Romero, Carla Gómez-Lechón, Claudia Giner, Ana Antonio Folch, Carla Roldán, Julia Climent, Paula Rincón de Arellano, Patricia Membrives o  Ana Llorca.


lunes, 18 de febrero de 2019

No puedo vivir sin tí


San Valentín parecía una fiesta trasnochada que sólo interesaba a los grandes almacenes para llenar la caja y sin embargo el jueves las redes sociales se llenaron de fotos acarameladas de parejas celebrando el día de los enamorados. Hasta la Reina Doña Letizia hizo un guiño al amor vistiendo el mismo traje chaqueta de Armani que llevó el día de la pedida. Con ese gesto transmitió otro mensaje no menos importante: que usa la misma talla de ropa que hace quince años, algo de lo que muchas no podemos presumir.
En Valencia, hubo celebraciones de todo tipo. La mayoría optó por una cena romántica con su pareja, como Mayrén Beneyto, que estuvo con su marido Ramón Almazán en el restaurante de Ricard Camarena en Bombas Gens; otros, como Rafa Moreno y José Alandés lo celebraron sin nada especial porque dicen que en pareja todos los días son especiales. “El mejor regalo es ver a mi marido al lado, estuvimos trabajando y luego nos fuimos a Canal Bistro y a ver tiendas paseando por el centro”, cuenta Rafa. Cuchita Lluch también se quedó sin fiesta de enamorados porque su marido, Juan Echanove, estaba grabando una serie para TV. “¡Este fin de semana nos vamos a Ibiza de gira y no tenemos ni un día libre hasta junio!”.

Algunas, como la doctora Lucía Asensio, dedicaron unas horas del día al verdadero amor de toda mujer: su peluquero, ese amigo y confidente capaz de hacerte la más feliz del mundo mundial con el secador y el cepillo. Paula Alcón decoró su Cool Market con corazones y flechas de color rojo. Entre todas las clientas se sorteó un Pheypas y de la ONG Katsumay de Leticia Valera. Se brindó con champagne rosé, hubo demostración de pintura de la artista Rosario Muñoz, desfiles y música en directo del pianista Juanjo Calatá que interpretó covers de canciones conocidas. La de Coque Malla, “no puedo vivir sin ti”, se llevó todos los aplausos. Entre el público Coté Soler y Javier Martínez Rubio, que no son pareja sentimental pero se quieren más que si lo fueran, Pepe Martínez, Marisa Álvaro, Ana Blanco, Paz Regis, Borja Conejero, el presidente de la Fundación Bancaja Rafa Alcón, María José Usó, Leonor Estaba Arria.

El artista Enrique Senís invitó a un grupo íntimo de amigos a ver el muro que acababa de terminar y que estaba a punto de enviar a México, a casa de un coleccionista que está tan enamorado de su obra que ya tiene más de un centenar suyas. La última es un lienzo de 3 metros de alto, impresionante, colorista y lleno de flores, un canto al amor. A la fiesta fueron Laura y Blanca Fitera, grandes amigas del pintor, como Josep Lozano y el artista Jarr, Alfredo Esteve, el peletero Amado, Marisa Marín, la presidenta del Ateneo Carmen de Rosa, Mayrén Beneyto y Ramón Almazán y Amparo Mortes y Vicente Lacomba.

Laura Fitera también quiso compartir con sus amigos lo que para ella significa el amor: “Lo importante es que los que nos quieren, y a los que queremos, no tengan ninguna duda de nuestro amor. Yo vivo queriendo, a mis hijas, a mis nietos, a mis yernos, a mi familia, a mis amigos...Y está, también, el amor de una pareja, amar es importante, pero te tiene que pillar con el corazón entrenado, el amor no es un salvavidas al que aferrarse, el amor no es un complemento, y sobre todo el amor no es quererse a uno mismo a través del otro.

lunes, 11 de febrero de 2019

Un lobby para el glamour valenciano


Lo que pasa en la sociedad valenciana se queda en Valencia. Lo mismo que lo que pasa en Zaragoza, Oviedo, Bilbao o cualquier otra provincia española. Es como se más allá de la M-30 todo fuese un páramo desde el punto de vista del glamur. Sólo se salva Sevilla, que de vez en cuando se deja notar en la vida rosa española. Eso está feo, muy feo.
Necesitamos algo así como un lobby de la vida rosa. Un grupo de presión que se plante en Madrid a reivindicar el glamur provinciano, que no es menos glamuroso que el de la Villa y Corte. Es cierto que allí tienen casa y hacen vida duquesas, marquesas, baronesas, actrices, modelos y demás celebrities. Pero está feo desatender al resto. Es como si no invitases a una amiga a tu fiesta de cumpleaños porque no tuviese casa en Xàbia o Benicassim.

El lobby podría llamarse Plataforma cívica por la defensa del glamour valenciano. La presidenta podría ser Mayrén Beneyto, capaz de reunir en su salón a lo más granado de la alta sociedad y apellidos ilustres. De portavoz, Laura Fitera, ya me la veo en las tertulias del corazón explicándole a Carmen Lomana cómo se organiza una fiesta. Habría que integrar a Cuchita Lluch, que se ocuparía de las relaciones públicas. Ya se encargaría ella de poner en el lugar que les corresponde no sólo a los cocineros valencianos, sino también a los actores, diseñadores y hasta peluqueros. También podríamos incluir a algún hombre, aunque solo sea para que no se sientan discriminados en su cuota de participación.
La idea  me ha venido a la cabeza porque esta semana un grupo de fotógrafos, diseñadores y gente del mundillo creativo ha montado un lobby para intentar que su trabajo tenga proyección fuera de Valencia. Hace falta, porque desde los ochenta, cuando Valencia rivalizó en la movida con Madrid y Montesinos llenó la plaza de toros de las ventas en 1985, no hemos tenido más que una presencia testimonial.

Si nuestro glamour estuviera bien posicionado, los cronistas de los Goya habrían explicado que el vestido que llevaba Rosalía es del diseñador valenciano Juan Vidal, una de las eternas promesas de la moda española. Y que otra actriz, Eva Marciel, iba espectacular con un vestido de la diseñadora Isabel Sanchís. Y que Lorenzo Remohí, pareja de la influencer Marta Lozano, llevaba un esmoquin de Blackcape, una firma valenciana. Y que una de nuestras peluqueras, Amparo Sánchez, ha ganado el goya al mejor maquillaje y peluquería, ¡toma ya!
Por lo pronto, los creativos ya han montado su lobby. Lo presentaron el jueves y lo han bautizado como “Creative Mafia”. Entre sus filas, están las diseñadoras Anaïs Vauxcelles, Marta Llorens e Isabel Casilda Rincón de Arellano; las fotógrafas Sonia Sabnani y Beatriz Tafaner; los periodistas Eduardo Jayricovich, Marta Handrich, Guillermo Arazo y Ángela Valero de Palma; los influencers Amparo Angoso, Didi de Diego, Enol Blasco y Nuel Puig; la modelo Tamara Caravaca, los maquilladores Wild Van Dijk y Gala Phillipe y artistas como Guillem Chanzá o Nacho Errando.

En la mafia creativa podrían entrar muchos más valencianos. Por ejemplo las profesionales del grupo de mujeres “Entre nosotras”, que celebró esta semana uno de sus encuentros. O el relaciones públicas Jota que estuvo estos días en NY acompañando a Palomo en el desfile que abrió la semana de la moda. O el ilustrador Paco Roca, que el viernes participó en el festival solidario organizado por la Fundación Infantil Ronald, donde actuó además el cantante de Seguridad Social José Manuel Casañ, el cantante de Revolver Carlos Goñi y presentó el diseñador Diego Ruiz de la Torre, MacDiego.
Por lo demás, la vida social valenciana anda todavía medio dormida. Menos mal que ya empiezan a llegar las invitaciones para ver la mascletá. Mientras, nos queda la vida cultural. El miércoles se estrenó en el Olympia la obra de teatro Todas las noches de un día. Sólo por ver a Carmelo Gómez ya vale la pena, ¡qué guapo, encantador e interesante es este actor! Normal que al finalizar la obra se agolpasen en la puerta un montón de señoras para sacarse una foto con él.

lunes, 4 de febrero de 2019

Razones para el optimismo


Todas tenemos una amiga ceniza que siempre se está quejando, o bien porque ha engordado medio kilo, o porque no llega a fin de mes o porque su marido no se ha fijado en su nuevo corte de pelo. Ya le puedes regalar tazas de Mr. Wonderful que ella siempre encontrará algo negativo que le amargue la existencia. Lo peor es que amigas así contagian su pesimismo, y en cuanto te descuidas, acabas protestando del frío que hace, de lo mal que te ha atendido el camarero o del patinete que casi te atropella.
Chicas, si tenéis una amiga así, recomendadle que se lea “Factfulness: Diez razones por las que estamos equivocados sobre el mundo y por qué las cosas están mejor de lo que piensas”. El libro explica con cifras y números que, a pesar de lo que digan los cenizos, el mundo mejora con los años y la mayoría vivimos más y mejor.
Si con esto no es suficiente, contadle que Iris Apfel, una señora de 97 años, acaba de ser fichada por la misma agencia de modelos de Gigi Hadid y Gisele Bundchen, ¡toma ya!
Y si todavía no se convence, metedla a empujones en la próxima conferencia que dé Luca Lazzarini sobre “Razones para el optimismo”. La última fue esta semana en el teatro Olympia, la organizó el Banco Mediolanum y fueron más de mil personas, entre ellos Ximo Ros, del equipo del banco, María Dolores Enguix, Marcelo Soto, Cristina Pérez Broseta, Mamen Puchades, Guillermo Martorell, Joan Solvevila, Montse Salamanca y Lola Albert, entre otros. La mayoría salió con una sonrisa de oreja a oreja, sólo por eso ya valió la pena.

El mismo día, cuando el viento huracanado dio una tregua, se inauguró un restaurante en la plaza del Patriarca, en un bajo en el que ya han abierto y cerrado varios anteriormente, a este le irá bien seguro, ¡a la tercera va la vencida! Pinchó la modelo y bloguera Mayte de Laiglesia y acudió gente de lo más estilosa, como Rosana Oliver, Ana García Rivera con Iván Martínez Colomer, el sombrerero Betto García, el estilista Alex Jordán, la doctora Lucía Asensio, Mariángeles Miguel, Encarna Roig, que acaba de diseñar una colección de sombreros, Rosa Sanchís y Javier Monedero, Quique Camps y Goyo Bonillo, Rafa Moreno y José Alandés, Nuel Puig, la joyera Sally Corell, María Cosín, Lucas Zaragosí, David Escolá, Manolo Peris, Patricia Montoro, Patricia Cerveró, Paula Bernal, Susana Aparicio, Sonsoles Gómez-Torres, Javier Martínez Rubio y Coté Soler, entre otros.

¡Que no falten razones para el optimismo, chicas! Esta semana, la feria de la cerámica ha sido un exitazo de público y negocio. Cevisama ha movido un montón de eventos, como la entrega de los premios del Colegio de Diseñadores al mejor stand.

Todas a la Candelaria


Todos los años, por estas fechas, la aldea del Rocío se llena de peregrinos de las hermandades rocieras que van a visitar a la Virgen de la Blanca Paloma. Es la fiesta de la Candelaria, muy parecida a la romería del Rocío, pero sin los típicos trajes rocieros y de faralaes. En La Candelaria el atuendo es campestre: vaqueros, camisas de cuadros, botas camperas y sombreros.
Como en el Rocío, la devoción a la Virgen se mezcla con la fiesta y allí no sólo se hacen promesas y peticiones en la capilla, sino que también se come y se bebe sin parar. Tan pronto vas a escuchar una misa amenizada por el coro de Triana llena de fervor rociero, como vas de casa en casa comiendo y bailando flamenco o sales a dar un paseo a caballo por la aldea.
A ese plan se sumaron un grupo de valencianas que pertenecen a la Hermandad de Triana: Laura Martínez Varea, Mónica Morales, Trinuca Larraz, Teté García Martínez, Amanda de la Viña, Toté Mondriá, Eugenia Montaner, Eugenia Martínez Villar y Carmen Navarro Martí. Allí coincidieron con famosos que no suelen faltar a la cita, como Carlos Herrera o Fran Rivera, que tienen casa allí, Raquel Revuelta o Antonio Canales.

Y hablando de famosos, Victor Cucar, que ha fotografiado a unos cuantos, estuvo el jueves en el Ateneo dando una conferencia junto a la peletera Lina Lavin. Les presentó la presidenta de los Premios Nacionales de Moda, Laura Victoria. A la conferencia fue la Presidenta del Ateneo Carmen de Rosa, María Rosa Fenollar y su hija Judith Mas, Encarna Roig, Mariángeles Miguel, Helena Calvillo, Amparo Lacomba, María José Duart, Mercedes Fillol, los diseñadores Valentín Herráiz y Gustavo Remos, la diseñadora de tocados Amparo Banenes y el indumentarista Juan Rodríguez.
Cucart es de Gandía pero su trayectoria como fotógrafo le ha llevado por medio mundo. Ahora pasa temporadas en Méjico y desde allí cubre trabajos en Nueva York, Los Ángeles o Miami.