lunes, 8 de diciembre de 2008

Con zapatillas de andar por casa

Pocas veces se ha visto mayor extravagancia que la de gastarse 300 euros en unas zapatillas de andar por casa y calzárselas para salir a la calle con aire distinguido; es más, ponérselas con un smoquin y presentarse de esa guisa en una fiesta de gala. Si lo hubiese hecho cualquier hijo de vecino, le hubiesen puesto de patitas en la calle con cajas destempladas. Pero si lo hace el Duque de Feria, le copian los esnobs, y ya hay más de un madrileño pijo imitando semejante despropósito.

Las zapatillitas de marras, las “Slippers”, tienen su historia: los aristócratas ingleses las utilizan, desde el siglo XIX, para andar por casa. Según mi “Manual del perfecto caballero”, se ponían su smoking jacket de terciopelo a juego con las zapatillas cuando se reunían en los salones para fumar. Se hacían bordar el escudo de la familia en el empeine y a más de uno todavía le cuesta entender la vida sin ellas. Pero claro, si eres el Duque de Feria y tienes que ganarte la vida porque tu abuela, que es la que tiene la pasta, ha decidido no soltar ni un céntimo mientras siga respirando en este mundo, puedes hacer varias cosas: una desfilar por los programas rosas, cosa que a estas alturas ya es una chabacanería. Otra, poner tu cara bonita para que otros vendan joyas, pero eso ya lo hace Eugenia Martínez de Irujo, y claro tampoco es cuestión de ir copiando. Y otra es trabajar, pero poco, que la sangre no está acostumbra a semejante ordinariez. Puestos a elegir este camino, una buena opción es montarte una tienda hiper-mega-pija, con el producto más hiper-mega-pijo que se te pueda ocurrir. Y qué hay más hiper-mega-pijo que unas “Scalpers” (hasta el nombre suena pijo). Pues ese debió ser el razonamiento que debió de hacerse Rafa Medina, montó la tienda en Madrid en la calle Columela y para vender las alpargatas decidió no quitárselas en todo el día.

Todo esto viene a cuento de que esta semana, el Duque de Feria ha estado en Valencia promocionando sus zapatillas slippers. Le ha invitado Luís Bodes (de Hannover), que para algo es la referencia en el armario de los más estilosos y distinguidos valencianos. La presentación que organizó Bodes en el Hotel Arenas fue de lo más distinguido que se ha visto en meses por estas tierras. Está por ver si alguno de los gentilhombres valencianos ya enfunda sus fisnos pies en unas Scalpers, pero en cuanto se corra la voz, no habrá quien quiera ser alguien y no se calce unas: como cuando hace tres o cuatros años -¡qué tiempos aquellos!- se puso de moda lo de la chica interna, y no había mamá en el mercado de Colón que no tuviese una. Últimamente ya no se habla tanto de “la Chica”… cosas de la crisis.

Ha habido más presentaciones esta semana: la presentación anual de los vinos de Utiel-Requena en el Palacio de la Exposición, una fiesta que ya va creando tradición en la que los bodegueros tiran la casa por al ventana y atiborran de jamón y buen vino a todo el que se acerca. Luego se deshacen unos a otros en elogios de los bien que lo están haciendo y de cómo mejora año tras año la calidad de los “caldos” de la zona. Yo de vinos entiendo lo justo, pero lo que salta a la vista es que esta gente ha avanzado mucho en pocos años, ahora les falta promocionar la zona como lugar de escapadas un tanto epicúreas, con hotelitos monos y comidas sibaritas.

Acabarán haciéndolo, porque el entorno, las bodegas, los viñedos y el paisaje dan para ello. De hecho ya hay algún hotel ideal de la muerte, como el RaïmBlanc, en Villagordo del Cabriel. Un sitio fisno donde los haya, tanto que no desentonaría algún gentilhombre paseando con unas Scalpers… Tiempo al tiempo, que todo se andará.

9 comentarios:

Raquel Gratis total dijo...

a mi me parece una imbecilidad lo de las zapatillas, eso es una manera fisna de ir por la calle como el señor Roper, y punto.

jose_airam dijo...

No me digáis esto!En mi wishlist hay un par de slppers desde hace tiempo.Pero si que me parece demasiado gastarme 300€ en unas zapatillas así. Por si a alguien le interesa, en el ganso las hay y más baratas (creo que 90€).
Te olvidas que el duquesito colabora en un consultorio de estilo en gq y creedme cuando os digo que arranco las hojas. En el último decía algo como que "los cárdigan son mejores cuanto más caros"y si encima son de scalpers mejor no?
Ahora ya me pensaré lo de las slippers, pero con vaqueros estrechos quedan muy bien...

jose_airam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Real Love dijo...

Te acuerdas que lo comentamos hace un par de Semanas de la Moda, en el kissing room? A mí me hacen gracia aunque las uso poco. Compré unas en Scalpers Madrid hace tiempo pero mucho más baratas, ahora han subido, qué cosas. La tienda, en cualquier caso, no es para tanto.

Begoña Clérigues dijo...

A tí te pegan, Dani, tienes estilo! Pero no las veo fáciles, la verdad. Cuando vaya a Madrid, pasaré por la tienda (y por la nueva de Miu-Miu, esa no me la pierdo)
Besos!

agualimon dijo...

Arrrg, que ha estado en Valencia el 2ª xico de mis sueños y yo sin enterarme.......me doy de cabezazos!!
por cierto, ¿dónde podemos encontrar los sleepers en Valencia City...?????

Begoña Clérigues dijo...

Chema, a mí con vaqueros sí me gustan!
Agualimón, para chica, en Wolf (hernan Cortés), las de chico en Hannover, justo al ladito.

Di dijo...

Yo estoy con Raquel, me parecen una tontería inmensa eso de andar en zapatillas por la calle. Y me da igual que cuesten 300 o 15 euros.

Lo que me parece estupendo es que estos chicos, o cualquier otro, trabajen. Podían vivir del cuento y no lo hacen.

Lapetitefille dijo...

ese guapito por valencia?? ajajja menuda suertee.! bueno ahora habeis tenido la fiesta del mercado fuencarral que ya me han comentado cosillas y a la que seguro que fuiste pq no te pierdes una y nos ponemos al dia de todo!!

muaaaa