martes, 10 de febrero de 2009

Ha nacido otra falla… la de la Pasarela

¿En que se parece la Semana de la Moda de Valencia a una Falla?… En que las dos nacen, viven un par de días y mueren en el mismo sitio que las vio nacer. Seis meses preparando la pasarela y cerca de un millón de euros invertidos, para que, al día siguiente, los organizadores, digan lo mismo que los falleros: “…y mañana a trabajar para la del año que viene”.

Pero la Semana de la Moda debería ser otra cosa: debería servir para promocionar la moda valenciana más allá de Benimaclet. Claro que para eso haría falta que alguna de las grandes tiendas de París, Londres, Madrid o Barcelona enviasen a su jefe de compras; y para eso habría hecho falta que alguien les hubiese invitado, o que la fuerza de la marca les hubiese atraído. Porque, ¿de qué sirve todo el boato y el dispendio que hemos visto esta semana, si luego no hay quien encuentre una sola prenda de las que han desfilado en ninguna de las grandes tiendas, no ya del mundo, sino de Europa?, ¡qué digo de Europa, de España!; ¡qué digo de España, de la mismísima Valencia!

¿A qué vienen esos políticos, con la que está cayendo?, ¿a lucir coches oficiales y trajes de largo?, ¡pero si ninguno de ellos lleva una sola prenda cosida entre el Senia y el Segura! Ay, de verdad, yo no me explico por qué nadie dice nada. Lo normal, en cualquier pasarela que se precie de serlo, es que a un lado se sienten los compradores de las tiendas y justo enfrente la prensa especializada. Pero aquí, en Valencia, no hay ni lo uno ni lo otro. A un lado, familiares de los diseñadores y de las modelos, políticos locales y alguna clienta. Al otro, un ojeador chino –dando cabezazos-, periodistas de aquí y amigos de los periodistas que se acreditan para pasar el rato. Ni rastro de compradores ni de prensa especializada en moda. Bueno, sí, salimos en el suplemento de Vogue, pero previo pago de un talón y bajo el nombre de “promovogue”, ¡vaya mérito!

Y cada edición es peor: menos prensa especializada, menos repercusión nacional, menos negocio, misma subvención de la Generalitat. La última edición, Carlos García Calvo escribió: “es triste pensar que Valencia, que siempre ha estado en la vanguardia del arte o la artesanía, vaya rezagada en moda. Su pasarela siempre ha sido excesivamente local y sus ecos de prensa no suelen llegar más allá de Utiel o Requena”. Esta vez, el periodista ni tan siquiera se ha dejado caer por Valencia y los ecos no han ido más allá de Benimaclet.

Si la primera fila de periodistas daba pena, del front-row de enfrente, el de los famosos, mejor ni hablar. Aquí los famosos no vienen ni con un talón bajo el brazo. Y si vienen previo pago, como Laura Ponte, apenas están unas horas. Andrés Velencoso estuvo desfilando, pero su novia, la cantante Kylie Minogue (sí, la de la imagen de Tous), aunque estuvo en la ciudad, no se acercó a la feria. Si tan interesante e internacional fuera la moda valenciana, ¿porqué no iba a sentarse esta mujer en primera fila para ver desfilar a su chico y de paso fichar un par de modelitos? Y luego están las celebrities valencianas que se acercan a ver los desfiles, vestidas de Prada, Lanvin o Dior. Ninguna dice que va vestida de Sáez de la Torre o Alex Vidal…

Dicen los organizadores que se esfuerzan mucho y que se trabaja mucho, pero si el esfuerzo es inútil y no da resultados, más les valdría encontrar otra fórmula para promocionar la moda valenciana antes que invertir un millón de euros en una pasarela subvencionada casi en su totalidad, que cada vez tiene menos interés y que apenas sirve para el lucimiento personal de un par de diseñadores, que, además, ni tienen estructura empresarial, ni más de tres puntos de venta, ni generan puestos de trabajo ni distribuyen su ropa más allá del Júcar.

Es más, si la pasarela valenciana emocionase, no haría falta traer a famosas previo talón, ni pagar publicidad en Vogue. Cuando algo es bueno, acaba atrayendo a las tiendas, a los famosos y a la prensa especializada. Pero aquí ya llevamos seis ediciones y nada de eso ha sucedido. Para eso, mejor montamos una falla, la quemamos, nos divertimos y ¡hasta el año que viene!

13 comentarios:

mapi dijo...

estoy de acuerdo contigo, una pena... pero asi es como funciona la publicidad y lo q esta hace. la semana de la moda de valencia no se publicita ni la mitad (ya te no hablo de Cibeles) por ejemplo que el SIMOF de Sevilla, del q todos nos hemos enterado.... lo dicho una pena...

Carie Mercier dijo...

Me parece que has dado en el clavo con el post. Valencia tiene potencial, tiene diseño pero es posible que la Pasarela del Carmen no haya encontrado la fórmula adecuada.
Con lo que cuesta ganar el dinero,de las subvenciones hay que sacarles el máximo partido.
Un beso
http://www.asesoria-de-imagen.com
http://bellezayestilo.blogspot.com

Anónimo dijo...

qtal? acabo de ver el programa de las jornadas de marketing y moda de mi universidad y he visto que acudiras como ponente, este año el ceu ha subido el listón, espero que hables de la semana de la moda. Un saludo

Anónimo dijo...

Begoña te veo un pelín encedida amiga! Y es que no me extraña, mira que adoro a los de la organización de ls SMV, pero es que tampoco te puedo quitar la razón... creo que el simil es mas que acertado... y me da pena por otra parte. No busco que Valencia se compare a Milán o Nueva York, pero y un poco de repercusión, xq no buscan una fórmula xra que destaquemos? en esta edición x ejemplo, si no me equivoco solo vi el desfile de Dolores Cortes en la tv, xq eran bañadores, y claro Valencia, playa de España...ni siquiera H. Laguna, aunque nunca quiera estrenar en Valencia sus colecciones... no se... no se dan cuentan que realmente no tenemos la proyección necesaria? SIMOF..trajes de sevillana... tal vez debamos hacer la pasarela de trajes de fallera... uy no, que si no entonces si que te crees lo de la falla!!!, x cierto... tengo unas cuantas candidatas a FF.MM. y a otro xra Presidente! Besos. Alejandro

srta a dijo...

seis ediciones y todo sigue igual... mal lo veo. Besos

Anónimo dijo...

Hola Begoña!, sigo tu blog desde hace más de un año, y esta vez quiero comentar que me parece una "chapuza" la semana de la moda, estoy de acuerdo con todo lo que expones. Pero es que hasta los detalles más simples se descuidan.. vamos a ver cuando acabaron los desfiles?, el día 4 o 5 no?, pues a día 13 todavia pinchas en la web en los diseñadores y no hay fotos/video de los desfiles, pero que promoción es esa?, por no hablar de la dejadez de algunos diseñadores, por ejemplo: soy fan de tonuca y además le he comprado algún modelito, me encanta, pero no hay derecho a que su web no esté actualizada y la última colección que salga sea la del verano pasado.. por favor!!!

agualimon dijo...

Hola Begoña y compañía!!!! estoy TOTALMENTE DE ACUERDO con las opiniones de la SMV..con "todas". por muy valencian@s que seamos no tenemos porque no querer ver la realidad en este tema, y la verdad es que sin ser yo una experta pero sí amante de la moda, tengo que decir que año tras año no he visto mejora elguna en la organizacion de la smv por mucho que en Punt 2 se regalen los oídos. Este año para no ir más lejos, las colas para entrar en los desfiles eran de "horas" literalmente parecíamos borregos. No había opcion de sentarse a tomar un café....y mucho menos de ir al baño en la espera....y nadie sabía nunca nada.
Hecho de menos más elegancia e inteligncia.

agualimon dijo...

Perdón, "echo de menos" sin "h" por supuesto!!!

A mi también me gusta la Moda dijo...

Hola Begoña! la verdad es que tus artículos son muy buenos, quizás de ahí ese amor/odio que veo que se generan con tus palabras! La emoción, que sugieres que se proyecte en la SMV, solo llegará CUANDO NOS LO CREAMOS! Valencia siempre ha estado de moda. Un besito

A. Trinidad

Begoña Clérigues dijo...

Alejandro, totalmente de acuerdo, hay que destacar por algo, y no precisamente por lo casposo ¡por favor!
Gracias a todos por vuestros comentarios y reflexiones, me ayudan mucho!
Besos
Begoña

jopeana dijo...

bueno igual llego un poco tarde, solo pude estar en el último desfile de la SMV, bueno en realidad me dejaron pasar con mi invitación, y para mi sorpresa no había sitio, nos dijeron que nos apartaramos y pasaron las autoridades que tenian asientos reservados en primera fila. En fín que lo poco que vi fué por amabilidad del personal de Punt2 que me dejaron un huequecito. ¿Quien era toda aquella gente que ocupaba las gradas, que estaban a parir cuando entramos los invitados? en fín, lamentable. Tampoco quiero repetirme porque ya lo comenté en un comentari de mi blog.
Saludos.

Raquel Gratis total dijo...

no puedo ni añadir una línea, que gran post! aunque te recuerdo que cibeles es la semana que viene y casi casi pasa lo mismo...mal de muchos consuelo de tontos...

thesil dijo...

Es una lástima, la verdad, solo te digo que yo soy de Alicante y no he oido ni una sola palabra de la Semana de la Moda Valenciana, con que imáginate fuera de la Comunidad Valenciana.

un beso