sábado, 26 de septiembre de 2009

Moddos pijos

¿Para qué sirve el dinero cuando ya te has comprado toda la colección de zapatos de Prada y todavía te queda saldo en la tarjeta?, ¿de qué te vale tener un fondo de armario digno de Beverly Hills si no tienes fiesta donde lucirlo y cuando sales a cenar en la mesa de al lado hay un mileurista vestido con ropa de Kiabi incapaz de apreciar la belleza de una horma diseñada por Miuccia Prada? Es más, ¿para qué te vas a poner esos zapatos si el mileurista que tienes al lado no sabe que cuestan mil euros? Y, ¿con quién vas a comentar tu último viaje a París, NY o Londres?
Para dar solución a este problema tan complejo y trascendental, un grupo de niños bien de Valencia ha montado un club para pijos, es decir, para ellos mismos. El resto de los mortales, esos mundanos preocupados por el recibo de la hipoteca, les han puesto a caer de un burro: que si son unos hijos de papá, que si con la que está cayendo cómo se les ocurre montar un club para ricachones, que si no les da vergüenza… eso los comentarios más finos. Otros dicen que tendrían que haber bombardeado la fiesta de presentación con huevos podridos. Si por ellos fuera, les hubieran puesto a collir carchofes todo el día.
Pero la verdad es que, desde que el mundo es mundo, uno de las aspiraciones de la gente bien ha sido relacionarse con la gente bien, con lo más principal de la tribu. Esa era la vieja filosofía de las sociedades estamentales del Medioevo, de los clubes británicos del XIX o de los colegios elitistas del XX. Moddos es la versión moderna del viejo club inglés. Un lugar donde reunirse con otros iguales, compartir aficiones, juegos, viajes o comentar las últimas adquisiciones patrimoniales.
Cuando Cuchita Lluch, una de las socias de Moddos, me explicó lo que iban a hacer, la primera reacción también fue de rechazo: uff, un club exclusivo para niños pijos, ¡qué mal suena! Pero…si lo piensas bien, no es más que una agrupación de la que se benefician todos: los socios, porque amplían sus relaciones sociales y profesionales; y las empresas asociadas, porque acceden a un grupo de consumidores con poder adquisitivo.
A Moddos sólo se puede acceder con invitación. Recibes una clave de acceso y te das de alta en moddos.es. Para ello, tienes que rellenar un cuestionario: estudios, lugar de trabajo y puesto en la empresa, vivienda –adosado, chalet o piso- y segunda vivienda, número de hijos, marca de coche… De ahí pasamos al capítulo de ocio: comida preferida, cuánto gastas en copas o restaurantes, deportes que practicas, destinos de viaje preferidos, cuánto dinero gastas en ropa, en joyas, en relojes, en decoración, si inviertes en cultura, en salud y belleza… Todos los socios tienen que responder a este cuestionario, aunque la información no se hace pública.
Este semana el club Moddos se presentó en sociedad. Lo hizo en una fiesta de etiqueta en el Hotel Westin. Ellas de largo, ellos con esmoquin: David Lladró, Nacho Gómez-Trenor, Isabel y José Cosme, la empresaria Mónica Duart, la arquitecta Macarena Gea, Mario Mariner jr, la interiorista Verónica Montijano, la diseñadora Trinuca Larraz; José Tamarit, de Chapeau; Angela Pla de Ruzafa Show, Encarna Roig, de Mont-Blanc; Mª Angeles Miguel, de Hermès; Marta Vilar, Ana Portaceli, Rafa Pérez Higón (Armani) y los Zamorano, los Manglano, los Maldonado, los Pechuán… En fin, todo Valencia.
Hasta el momento, Moddos tiene 500 socios. Ivan Martínez Colomer –fundador del club- dice que el objetivo es llegar a 4.000. El problema es que no hay 4.000 ricos en Valencia de entre 30 y 45 años y dispuestos a asociarse. Además, a diferencia de los clubes ingleses, Moddos no tiene una sede social, un lugar coqueto donde reunirse y organizar tardes de té o partidas de dominó, siguiendo el esquema de los clubes británicos. En su lugar, Moddos tiene una página web que es un punto de encuentro virtual, con chat y foros para debatir sobre moda, tecnología o cultura.
El drama de estos sitios es que tienden a popularizarse. El día que un tal Pérez y Pérez vaya a la cena, los niños bien se buscarán otro club privado. Hasta entonces, Moddos será un referente de la alta burguesía valenciana.

12 comentarios:

Marieta dijo...

Para ellos el tuenti o facebook se les ha quedado pequeño..

Eva dijo...

jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, jaaaa, es que es buenisimo xiqueta!!

Raquel Gratis total dijo...

es el facebook de los pijos

Olivier Franconetti Benamor dijo...

vale!...

Viva Triana!

señor Don dijo...

Ola un poco desfasado pero me ha hecho mucha gracia este club, ahi esta el problema que son alta burguesia, no pueden escandalizarse por un apellido perez y perez, pues ellos proceden del mismo lugar,pero con muchisimo mas dinero, ces't la vie,desde que la sociedad esta asi la burguesia ha querido ser noble,que lo hayan conseguido es otra cosa.

Anónimo dijo...

Mejor,,,,que estén todos juntos y no se junten con la gente normal!!!!

Lo malo es cuando se quieren juntar con la gente de a pie, como el verano pasado que hicieron una de sus fiestas en L'Umbracle,,,,en fin, a parte de pijos ricos, son cocainómanos!!!!

Anónimo dijo...

Perdón por el comentario anterior, se me fue la cabeza.

Anónimo dijo...

Muy interesante su artículo. Me congratula saber que también existe un periodismo objetivo y perspicaz en Valencia. Enhorabuena. Quisiera recalcar, no obstante, que este club está formado por mucha gente y les sorprendería saber que muchos, pese a sus grandes egos, no pasan de simples mileurista o simplemente son empresarios que asisten a este tipo de fiestas y retrasan el pago de las nóminas de sus empleados. ¿De qué sirve estar forrado si luego no tienes ni para pipas? Hablo con absoluto conocimiento de causa y me refiero a las periodistas, estilistas y esteticistas de postín de limitado potencial, columnistas de moda, algún que otro empresario y demás profesionales liberales. Por supuesto, el club cuenta con gente
que se adaptaría al estereotipo exigido pero una buena parte de los miembros del club..¡ays!
No es que tenga nada contra los mileuristas, al contrario me parece muy digno serlo, pero me llama la atención que muchos de los invitados glamurosos de la fiesta no fueran capaces ni siquiera de adecuar sus vestimentas al protocolo..pudimos ver a más de uno con traje y corbata o a más de una de corto cuando el protocolo era bien claro, etiqueta (para que nos entendamos, smoking para ellos y traje largo para ellas). Conclusión; estamos en valencia tierra de naranjas, paellas y sol..

Anónimo dijo...

ModeschmuckEngel die Online-Schatztruhe, voller schmuck thomas sabo detailverliebter „LiebenSachen“ Neben unseren stärksten Marken PILGRIM, thomas sabo shop KONPLOTT, Desigual und NOA NOA gibt`s bei uns noch viel thomas sabo schmuck zu entdecken!Alles was das Frauenherz begehrt. thomas sabo schmuck günstig Hipp,romantisch und verspielt, edel oder glamourös, sabo charm Mode,Schmuck,Taschen,Gürtel und tolle Geschenkideen thomas sabo engelsflügel für Frauen. Immer auf der Suche nach neuen Trends, verwöhnen wir unsere Kunden mit liebevoll ausgesuchten Kleinigkeiten mit thomas sabo schmuck günstig dem gewissen haben Faktor der jedes Frauherz ein klein angebote thomas sabo wenig höher schlagen lässt. Ein Besuch bei angebote thomas sabo armbänder www.liebesache-modeschmuck.de lohnt sich jederzeit. Ganz neu eingetroffen sind die neuen Schmuck Kollektionen Herbst 2010 anhänger kette von Konplott. Miranda Konstandinidou hat sich mal wieder selbst übertroffen. Schauen Sie vorbei und gönnen Sie sich mal wieder was.

Anónimo dijo...

Viendo este artículo y estos comentarios solo puedo decir...
qué mala es la envidia!!

Anónimo dijo...

Es decir, que el movimiento de indignados 15 M, esta bien visto....uno puede acampar en la calle, orinar en la calle, tomarse la calle como suya.Pero que unos señores, se reunan sin molestar a nadie, te guste o no eso, que pasa Esta mal visto? yo ni pertenezco ni perteneceré a ese grupo, esas cosas no me van, pero si se respeta lo primero con más motivo lo segundo.

Tania dijo...

La clase, aunque recurrente y gastada coletilla, no se firma con un cheque, ni cuelga de la etiqueta de un traje de largo, ni de un sonoro apellido. La clase es una actitud que muy pocos pueden permitirse y tiene que ver más con una perspectiva amplia del mundo que con una pertenencia limitada "a". Felices momentos.