miércoles, 13 de enero de 2010

Las rebajas de los medio-ricos, medio-pobres

Esto de ser clase media es un horror. Eres medio-rica o medio-pobre, según se mire. Y claro, en época de vacas gordas te ves medio-pobre porque todos tienen mucho dinero, y ni te acercas a las tiendas de lujo porque crees que vas a hacer el ridículo con tu bolso de trescientos euros que te ha costado perder el sueño un par de noches antes de decidirte, y otro par de noches después por el cargo de conciencia.
El caso es que cuando llega la crisis, concilias el sueño pensando: “Este es mi año, esas tiendas caras que antes me cohibían, van besar el suelo que piso cuando me vean entrar con mi bolso de trescientos euros, que tiene cinco años, pero que demuestra que en algún momento de mi vida puedo llegar a gastar esa cantidad”. Y allá que te vas, directamente al Plaza del Patriarca, sin pisar si quiera Don Juan de Austria. Llegas, y plafff, la primera en la frente: allí no hay rebajas, tu bolso de trescientos euros sigue siendo un bolsito de chicha y nabo. Miras un escaparate, un mostrador y empiezas a venirte abajo viendo que tu gozo se cae en un pozo, porque tu sueldo de clase media sigue sin dar para comprar el monedero más barato de la tienda. En la zona pija de Valencia, la Plaza del Patriarca y Poeta Querol, los saldos brillan por su ausencia. Bulgari y Hermès pasan completamente de las rebajas, da igual que estemos en crisis o en época de bonanza.
En Vuitton tampoco tienen por costumbre rebajar sus bolsos -¡faltaría más!- y Loewe sólo rebaja los complementos de hace dos temporadas y nunca más del 30 por ciento. Me cuentan que una vez se acercó una señora preguntando por el descuento que tenía el Amazona, que con tanto estilo lleva Doña Leti. La pobre había esperado hasta después de Reyes para ver si por lo menos se ahorraba unos eurines, y la respuesta de la dependienta fue contundente: “Lo siento, pero el Amazona nunca se ha rebajado ni se rebajará”.
Así es que sales de allí y enfilas la calle Salvá con los humos un poco rebajados. Pero todavía eres una consumidora en potencia, una perita en dulce para un montón de tiendas que este año han vendido menos que Versace en una convención de Hermanitas de la Caridad. Entonces decides que tu sitio son las tiendas pijas de multimarca, y allá que te vas con los humos otra vez por las nubes. Y llegas a las tiendas de Cirilo Amorós y adyacentes: allí sí que hay rebajas, pero cuando llevas media tarde dando vueltas te das cuenta de que todavía no has comprado nada, porque lo que te gusta apenas tiene descuento y lo que te gusta de verdad sigue siendo prohibitivo.
Presen Rodríguez comenzó con descuentos del 50% para la venta de Reyes y las tiendas multimarca más fashion, como Chapeau, Patos y Alex Vidal, tienen descuentos del 40 por ciento. Uff, si fuera rica cargaría con media Chapeau, porque hay que ver la de cosas chulas que han quedado de Miu Miu, Prada, Balenciaga, Balmain, Marni…
En Wolf también tienen chollos, sobre todo para las más clásicas. Toda la tienda está al cincuenta por ciento, desde los Tod’s hasta el cashmere de Brunello Cucinelli, las gabardinas de Fay y las camisas y chaquetas de lana de La Martina, super estilosas. Dios mío, no, no puede ser; las rebajas de mi vida y me vuelvo a casa con las manos vacías, cómo explico esto a las vecinas, a las amigas y a mí misma…
Me voy al segmento medio, esas tiendas coquetas donde siempre picoteas algo, El Mundo al revés, Comptoir des Cotonniers, Sandro, Hoss, pero allí los descuentos son bajos, apenas un 30%. En Maje, el único vestido que me gusta no llevaba descuento, ¡ya es mala suerte!
En fin, hay que hacer algo, te paras, te tomas un café y ves a la gente por la calle Colón cargada de bolsas, pero todas tienen una cosa en común… Son de las mismas tiendas en la que has comprado toda la vida, de las mismas en las que comprabas en tiempos de vacas gordas. Y acabas aceptando tu sino, te levantas, pagas el café y te vas a Don Juan de Austria y adyacentes de donde nunca debiste salir.

10 comentarios:

Teresa y María dijo...

si es que lo que es para los ricos, es y seguirá siendo para los ricos...
muy buen post begoña! nos encanta tu blog :)
un beso!!

Eli dijo...

Tenés toda la razón. La verdad es que por mucho que soñemos, siempre acabamos en el mismo sitio.
Por suerte, una siempre puede esperar que todo mejore, y que el próximo año podamos hacerlo.
Muy buen post!
http://timetimetravelers.blogspot.com/

Carla H dijo...

Buen post!
Descubrí tu blog hace unos meses, y la verdad es que me encanta :)
Un saludo.

LadyGrett dijo...

Lo bueno de lo inaccesible es que te hace soñar.
Y mientras se hace realidad nos consolaremos pensando que la elegancia ni se rebaja ni se compra y podemos ser divinas vestidas de Inditex.
C'est la vie...

Moá.

haquiles2001 dijo...

hola
lo que deberias hacer es ir al H&M o a Zara,yo el otro dia en el Pull&Bear compré 5 camisetas por 17 euros,señoras y señores,amigos y vecinos 17 euros...qué alegría más alegre
eso sí allá donde fueres,no descoloques,sonrie,por favor y gracias
y que Budda te ilumine
un abrazo

The F System dijo...

Acá en México las cosa está igual o peor. Por una lado están las tiendas inaccesibles a las cuales uno solo va a medio ver, pero, después te vas al centro comercial a comprar algo "parecido" a lo que viste en las otras.
Es buena estrategia aunque poco efectiva.
Me gustó mucho tu post!
Saludos!

CaféOlé dijo...

Sinceramente, ni me molesto en ir a esas tiendas exclusivas (y exclusivistas) en las que las dependientas te miran por encima del hombro: se conoce que no han interiorizado que su labor es atender al cliente, ya trabajen en Zara como en Loewe, Gucci, Dior o la que se tercie... Y resulta que el cliente soy yo y no me apetece aguantar las tonterías de ninguna repija estirada con aires de Marquesa de Pinoseco.
Para mí la moda es una forma de expresión, un arte menor que podemos practicar todos y, en mi opinión, no es cuestión de dinero ni de marcas: lo que define el estilo de una persona y expresa su personalidad es la combinación de las distintas prendas entre sí y no que lleven un logotipo concreto.
Pero bueno, al final esto no es más que mi parecer y yo no dejo de ser una Doña Nadie cualquiera... Un beso.

Anónimo dijo...

jajajajajaja me rio de nervios, y es que no queda otra cosa chicas mas que reir y vestirse con lo que se puede, eso si siempre lo mas mona que puedas, valla a ser que seamos la invidia de una rica nada mas por el puro estiloo :D

Pililú dijo...

Hola, que buen post. La verdad es que en todo el mundo ser de clase media es lo que tú dices... por el momento me entretengo visitando blogs de moda, leyendo revistas y soñando en las tenidas más chic que algún día me gustaría tener... total, soñar no cuesta nada...

Suca dijo...

Y no habéis pensado chicas que desde que existen las nuevas tecnologías no es necesario el pasarlo mal en esas tiendas que te miran por encima del hombre, ni aguantar a esas dependientas quemadas por el sueldo bajo que reciben a cambio de tantas horas de trabajo..... Y digo más, no es más fácil encontrar por aquí ese vestido ideal o esos zapatos que nos enamoraron cuando se los vimos a esa famosa en aquella revista...
Estoy de acuerdo en alunas de las cosas del post pero me niego a decir que solo unos pocos pueden...quizás me cueste más trabajo pero yo puedo... y el estilo y la clase no se consigue por mostrar un logo eso se lleva...se mace con ello .
De todas formas aquí os dejo un enlace para que podáis mirotear zataticos de Amante Paco Gil Petrusco, Agata Ruiz de la Prada Y muchos más y ellos sí que están de rebajas….Ya me diréis si os gustan alguno.
http://shoespanish.com/