jueves, 4 de noviembre de 2010

Menos mal que tenemos Telva

La última vez que el diseñador Hannibal Laguna desfiló en la Pasarela del Carmen, la Pantoja todavía suspiraba por Julián Muñoz. Desde entonces ni está ni se le espera en la Semana de la Moda de Valencia, perdón, la Vidal Fashion Week, uff, perdón, la Valencia Fashion Week.

El caso es que la semana pasada el alicantino Hannibal Laguna recibió en Madrid el Premio de Moda de Telva. Allí, a los pies de la Cibeles, en el enigmático edificio de Correos que el yerno de todas las suegras, Don Alberto Ruiz Gallardón ha convertido en sede del Ayuntamiento de Madrid, endeudando de paso a los nietos de los nietos de sus hijos. Eso, sí, el Palacete. Aparte de que parece un pastelón, es una monada, tanto, que las chicas de Telva, decidieron cambiar el Hotel Palace por el Gallardon’s Palace.

Veinte años ha costado, ¡veinte nada menos! que un valenciano consiga el Premio Telva al mejor diseñador español de moda. Y es que estos madrileños son como Castilla: marrones, sosos, austeros, secorros y ven el colorido Mediterráneo como un poco hortera. Les cuesta valorar la modernor catalana o la exhuberancia barroca valenciana.

Menos mal que Telva se acordó de nosotros en el veinte aniversario de los Premios. La fiesta de esta edición ha sido un bombazo, y no sólo porque se celebra en Gallardolandia. La invitación es un pequeño pergamino rojo metido en un joyero y envuelto en una caja roja ideal; el dresscode de la cena es de rigurosa etiqueta: ellos con esmoquin y ellas de largo. Y entre los invitados ilustres, no faltó la Infanta Elena, con un espectacular vestido rojo y mantón de manila turquesa.

Vestidas de Hannibal Laguna fueron Paz Vega –que llegó directamente de Los Angeles con Orson Salazar-, Dafne Fernández, Vanessa Romero, Juncal Rivero, Paloma Lago, Marta Robles, Cristina Piaget, Priscila de Gustin y Cuca Solana, la directora de la Pasarela Cibeles, ¡perdón, Madrid Fashion Week!

En la misma gala, Telva entregó el Premio al mejor diseñador extranjero nada menos que a Albert Elbaz para Lanvin. La elección no puede ser más acertada, no hay más que pasarse por Chapeau para ver los fabulosos vestidos de la firma. Prueba de que es el diseñador del momento es que al menos media docena de invitadas a la boda del año, la del hijo de super Nati Abascal, iban de Lanvin. Los mejores Lanvin, los de Rosario Domech –la mujer del Juli- y María García de la Rasilla.

Poco valenciano por allí, al menos lo que nos dejaron ver las cámaras de Hola, a excepción de nuestro glamouroso diestro Enrique Ponce con su mujer Palomita Cuevas, monísima de la muerte como siempre.

Que Hannibal Laguna comparta premio con Lanvin es lo más de lo más, es como si Hanna Montana le pidiese a cualquiera de nuestras hijas ser su amiga en twitter.

Si algo tienen en común Laguna y Lanvin es que sus vestidos son hipermegalujosos, ideales para una noche de fiesta y glamour. Eso sí, Laguna es más racial y voluptuoso, más Mediterráneo y seductor, mientras que Lanvin es más sobrio y sofisticado, más parisino.

Un valenciano, Hannibal Laguna, recibe en Madrid el Premio Telva al mejor diseñador y un madrileño recibe en Valencia la Aguja de Oro del Gremio de Sastres y Modistas. La semana pasada, el Gremio de Sastres y Modistas le ha regalado un buen homenaje a Elio Berhanyer, que nació en Córdoba pero es más madrileño que Fran Alvarez, el marido de Belén Esteban, que es chulo y castizo hasta decir basta.

Berhanyer recibió en Valencia un homenaje con mayúsculas: Valentín Herráiz le entregó el Premio Aguja Brillante, lo nombró socio de honor del Gremio de Sastres y Modistas, y hasta le organizó un desfile y cena benéfica en el hotel Las Arenas a beneficio de la Fundación Nuevo Futuro. Vamos, que se fue más emocionado que Moratinos del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Nota: esta semana también inauguró tienda de de ropa infantil Rubio Kids la firma de Hortensia Maeso, la mujer del heredero de las caligrafías que nos mandaban las monjas y que está haciendolo francamente bien. Es la segunda tienda que abre, ha desfilado en Cibeles, ha diseñado vestuario para una peli… vamos, un crack.

4 comentarios:

Lucio dijo...

Y no es mucha coincidencia que el premio para Elbaz coincida con su colaboración con HM? pregunto solo eh!.

Begoña Clérigues dijo...

No seas mal pensado, Lucio! Elbaz se lo merece, con o sin HM

CherryLips dijo...

Enhorabuena para el alicantino Hannibal Laguna :)

Hola, si eres una "bikini lover" te invito a pasarte por mi blog www.cherrylips-blog.blogspot.com

Un beso grande (L)

Moncler Giacche dijo...

Although it be clear that an entry signed by the broker is not essential to the validity of a contract where formal bought-and-sold notes have been delivered, it is another question whether the broker's entry of the contract, Moncler Giacche signed by him, would be sufficient in the absence of sufficient bought-and-sold notes" (Law of Evidence, ii. 869,870). Formerly the entry in the broker's book was held to be the contract, the bought-and-sold notes being merely transcripts of it, but the rule has latterly been to place dependence on tho latter where they exist. Moncler abbigliamento " There is not," says Professor Bell, "m Scotland any necessity, as by the practice of England, for a signed note to be entered in the broker's book" (Hell's Principles, 89). Moncler presaè la scelta Where the name of the purchaser has not been communicated, the seller may withdraw where tho price is not for ready money, if he give speedy warning after inquiry into the condition of the purchaser. Moncler cappotti Ship-brokers are persons who undertake the management of all business matters occurring between the owners of vessels and the shippers or consignees of tho goods which they carry; such as procuring cargo or a charter for outward-bound ships, entering and clearing them at the custom-house, and collecting freight ou the goods which vessels bring into port.