martes, 13 de septiembre de 2016

Nancy y el yonqui del dinero

Adaptar las tendencias a la propia imagen, combinando las prendas más adecuadas en función del cuerpo de cada persona y los entornos idóneos para lucirlos. Ésta podría ser una definición de estilismo que, como veis, no es simplemente ser alta, delgada y forrada de pasta. Estilosa es la que sabe qué ponerse para transmitir la imagen que desea.
La estilista Loles Romero hablaba de esto el viernes en el Centro Comercial El Saler. Al salir pasé por la puerta de los juzgados y entonces caí en la cuenta: ¡Jo pe!, Marcos Benavent, el yonqui del dinero, es un genio del estilismo. De acuerdo, también es el rey de los jetas, un chorizo confeso que nos ha robado todo lo que ha podido. Pero el tipo ha conseguido lo que se proponía, desvincularse del resto de mangantes y que se le odie menos que a sus compinches; y todo gracias a un estudiado estilismo.
El viernes apareció en los juzgados con unas espardenyes de llaurador, pantalones que parecían sacados de una comuna Amish, pulseras hippies, camiseta de algodón, un bolso de piel tipo saca y el pelo recogido con diminutas coletas. Si no fuera por sus antecendentes, el yonqui del dinero podría ser contratado como estilista en algún despacho de abogados penalistas. ¡Qué tío! ¡Qué forma tan elegante de lucir la barba y esos aires de monje budista! ¿Quién le peinaría? ¿De dónde saca esos pantalones con botones en la parte delantera como los de los cuáqueros?
Benavent es un experto en transmitir una imagen milimétricamente calculada, la del chorizo arrepentido que ha conocido todos los placeres mundanos y ahora ha encontrado el camino a la felicidad en el enriquecimiento del espíritu. Desde luego, puestos a salir en la puerta del juzgado acusado de corrupto, mejor hacer así, que tapándose el rostro con un pañuelo o poniendo cara de mala leche para hacernos creer que es un angelito víctima de una persecución.
Ayer, sin ir más lejos, este periódico publicaba una foto de su peinado, con tres mini coletas exquisitamente anudadas. Ninguna de nosotras es capaz de hacer semejante trabajo. A este paso, Benavent puede acabar inspirando a más de una top model o ser una estrella en Instagram. Lo que hay que ver, saltas a la fama por mangante y acabas en las páginas de moda. Y todo gracias a tu dominio de la imagen.
Mientras Benavent juega a ser estilista, los diseñadores españoles compiten por hacer modelos para Nancy: ¡qué cosas tiene la vida!, aquel en las fotos de moda y estos jugando a las muñecas. La colección se llama “vestidos de grandes diseñadores” y según Modesto Lomba “Nancy ha sido un símbolo de la elegancia para muchas mujeres de nuestro país”.
Entre los diseñadores que participan está nuestro Francis Montesinos, que ha creado para Nancy un traje de fiesta en gasa-seda color arena con un abrigo de red con lentejuelas. Además hay dos diseños de Hannibal Laguna. El modisto está de moda estos días por haber diseñado los dos vestidos de novia de Rocío Carrasco, uno más lujoso para la boda civil y otro más cómodo para la fiesta, según cuenta LOC. Laguna todavía no puede dar detalles del vestido hasta mañana porque hay una exclusiva por medio que se desvelará hoy con una edición especial de Hola.
A falta de detalles sobre el vestido de Rociíto, sabemos cómo serán los que ha diseñado para Nancy. El primero, que abre la colección, es un vestido con falda tulipa en color púrpura y bustier nude con guipur negro. El segundo es un vestido inspirado precisamente en las muñecas, “Mi hermana tenía la Nancy y a mí me encantaba el uniforme de azafata que le diseñó Elio Berhanyer, por eso ha sido muy emotivo ver a la muñeca con la que yo soñaba verla vestida con mis creaciones”, dice Hannibal.

Foto Marcos Benavent: Cuellar para El Mundo