martes, 10 de abril de 2007

Colette, Corso Como 10, Siete Mares

Para ser la más fashion del mundo mundial tienes que haber entrado en dos tiendas de moda: Colette (París) y 10 Corso Como (Milán). Bueno, igual con que conozcas una es suficiente para presumir de mujer cosmopolita, pero sólo cuando has comprado algo en las dos puedes aspirar a ser un referente fashion en tu círculo social: -Sí, en mi último viaje a París pasé por Colette (www.colette.fr, para las cotillas). ¿Qué tienen de especial estas dos tiendas? Las dos traen las colecciones de Prada, Gucci o Chloé, pero lo que las diferencia de las demás es la ropa que seleccionan de cada colección. Cada temporada, las firmas de moda enseñan en sus showroom de Milán o París percheros y percheros llenos de ropa (¡uff, qué locura!). Las responsables de compra de las tiendas tienen que seleccionar de entre todos esos percheros (y con medio año de antelación), la ropa que vestiremos la temporada siguiente. Eso es lo difícil y en eso, Colette y 10 Corso Como marcan diferencia: su selección suele ser de lo mejor.

Pero además estas dos tiendas tienen un plus: las pequeñas colecciones de diseñadores desconocidos o de complementos especiales que dan personalidad a su oferta. Pueden ser cosméticos, la exclusiva de una firma de zapatos o algún cachivache tecnológico, como los Ipods o los móviles de moda. Siempre te sorprenden con algo novedoso y distinto a los demás. Por eso son los templos de moda para toda fashionista que se precie.

Lo de la selección de ropa no es ninguna tontería. Las mujeres somos cada día más sabiondas, marisabidillas y exigentes. Para ser la mejor tienda de la ciudad ya no basta con traer las firmas megafashion. Una amiga de Pilates me decía entre estiramiento y estiramiento que a ella le gusta ver la colección completa de cada diseñador, no lo que ha elegido cada tienda, por eso aprovecha los viajes a Londres o París para comprar. Pero las tiendas valencianas, que de tontas tienen un pelo, están espabilando al ritmo de sus clientas y al paso que vamos, las parisinas y londinenses acabarán visitando nuestras tiendas (por cierto, debe ser por la Copa América que en Valencia das un paso y tropiezas con un guiri, perdón, extranjero).


Siete Mares es una de esas tiendas valencianas cada vez más cosmopolitas. No sólo la selección de firmas es estupenda: Chloé, Celine, Etro, Nina Ricci… sino que la ropa que escogen es de lo mejor. No hay editorial de moda que no haya sacado el vestido-pichi de seda estampada de Chloé (en la foto); y hasta se atreven con piezas muy difíciles como el trench de pitón dorado que llevó Naomí Campbell en una fiesta y que apenas tendrán cinco tiendas en todo el mundo, sobre todo por su precio, ¡7.000 euros! De la segunda línea de Chloé (See by Chloé), casi no quedan vestidos, porque eran para llevárselos todos y la fiesta de Celine, Etro o Nina Ricci es todo glamour.

Siete Mares no es la única tienda valenciana que podría estar la lista de imprescindibles para fashionistas. Cada vez se parece más a Colette y 10 Corso Como, no sólo en la selección de ropa sino en ese otro plus: las pequeñas colecciones que complementan a las grandes firmas, como la colección limitada de zapatos de Scholl (¡chulísimos!), con los tacones en maderas nobles y metacrilato, nada que ver con los de la farmacia, ni por su precio (a partir de 300 euros). Begoña Buqué los fichó precisamente en Corso Como 10, donde cuenta que los traen en febrero y en marzo ya no quedan. Pero lo más divertido son los zapatos de tacón tipo salón, pero de plástico, para que puedas ir al chiringuito de playa super estilosa sin destrozar tus manolos de piel. ¿Quién dijo que había que ir a Colette?

10 comentarios:

viviana dijo...

pues habrá que pasarse por la tienda aunque como todo valga lo que el trench ( que por cierto es divino ).. me parece que no voy, para pasar envidia..
Un saludo!
Que tal la fiesta de Prada? te han pasado el informe tus compañeros?

Kathy dijo...

Lo primero: Noticias sobre la party de Prada?

Y un favorcin.. Suelo pasarme por Valencia en veranito, pero me vendría que ni pintado si supieras de alguna tienda como esas en Bilbao.. Si eso te importaría mandarme un mail a: fashionactually@terra.es ?

¡BESINES Y MIL GRACIAS!

Bego dijo...

Noticias sobre la fiesta de Prada: acabo de decir que NO a una invitación que me facilitaba el periódico para cubrir el evento. Imposible cancelar el viajecito con la familia. Y no quiero que nadie pregunte más sobre el tema, porque bastante cabreo llevo ya encima.
(Si alguien tiene una caja de cleenex, por favor...)

Bego dijo...

Kathy, no tengo ni idea de tiendas en Bilbao, pero creo que Veritas tiene buenas firmas (Rodríguez-Arias, 46).
Besos,
Bego

Moi dijo...

No sé Colette pero Corso Como lo tiene muy fácil: no paga nada, lo tiene todo en depósito y lo que no vende se lo devuelve a las marcas cuando termina la temporada. Como para las marcas es megaguay estar en Corso Como 10, pues aceptan las condiciones.

Bego dijo...

¡Qué bien Moi! Así yo también montaba una tienda. No tenía ni idea... No se si Colette tendrá ese privilegio, lo que sí te puedo decir es que la selección de ropa es de lo mejor. Tienen un gusto exquisito.

Moi dijo...

Tienes toda la razón, así también la montábamos muchas. A Colette nunca he ido pero Corso Como la verdad es que tiene cosas geniales. Y hay que reconocer que hay mucha gente que teniendo tantas facilidades tampoco daría en el clavo como ellos.

Kathy dijo...

Conocía Veritas, sí está bien..

¡BESINES Y GRACIAS!

Loca por las Compras dijo...

Pero Corso Como tiene Outlet, así que algo tendrán que comprar, ¿no?
Bueno, las posibilidades de que viaje a Milán de compras son nulas, al menos en los próximos ¿10 años? jajaja.

Nena, mi más sincero pésame. Piensa en lo bien que lo vas a pasar con la familiy, de vacaciones, mil veces mejor que trabajando.

Tu tienda de Valencia me la apunto y ahora mismo voy a buscar la dirección en Internet.

Loca por las Compras dijo...

Se me había olvidado: a la playa con tacones ni loca. Seguro que se hunden en la arena y terminas perdiendo los zapatos en plan Cenicienta.