lunes, 20 de octubre de 2008

El lujo ya no es democrático

La crisis es muy antidemocrática. Cuando todo va bien, los pobres llevamos los mismos bolsos que los ricos; pero ahora, con la economía hecha unos zorros, sólo pueden llevar vuittones los ricos de verdad. Hay que fastidiarse. Ya me lo avisó hace semanas un comerciante, me dijo: verás, a partir de ahora, sólo comprarán en tiendas de lujo los que tengan mucha pasta, la gente que antes compraba a crédito ya no podrá hacerlo. No, si ya sabía yo que la culpa era de los banqueros. Durante un tiempo, se dedicaron a regalar visas a diestro y siniestro, ¡qué generosos! Y claro, a poco que tuvieras un poco de sensibilidad te ibas corriendo a comprar a Prada, que tú de bancos no entiendes, pero de moda… Y salías de la tienda con tu bolsa blanca ideal de la muerte pensando que tú habías nacido para comprar en Prada y no en Zara. Los intelectuales lo llamaron la democratización del lujo. Pero esa época terminó y ahora, qué cosas, con Zapatero en el gobierno, va y tu banquero se vuelve antipático y te dice que se acabó el crédito, y dejas de vestir Prada y vuelves a Zara, de donde nunca deberías haber salido, dicen los aguafiestas de los economistas.

La crisis también tiene su lado bueno, todo hay que decirlo, y es que dejas de comportarte como una nueva rica y empiezas a comprar con más cabeza. Eliminas las compras impulsivas, como ese floripondio para la cabeza por si tienes boda, que luego nunca pega con el modelito; después te cargas las compras que sólo te ponías dos o tres veces, como esos tacones imposibles que te destrozaban los pies; y al final, empiezas a invertir en valores seguros, como en la bolsa: prendas fáciles de combinar, los famosos básicos. Al final, vuelves a la austeridad y la sensatez, al famoso “menos es más”. Si con un pitillo gris y una camisa blanca vas monísima, ¿por qué te vas a complicar la vida con tantos perifollos innecesarios? De seguir esta lógica, los organizadores de la famosa fiesta de la Fórmula 1 en Viveros, se hubieran podido ahorrar los 12.000 euros que le pagaron a Carmen Martínez Bordiú, y no fue la única que cobró, que desde luego no he visto gasto más inútil, porque a ver qué falta hacía que viniese a una fiesta en la que no pintaba absolutamente nada.

Lo siguiente que haces en tu plan anticrisis es dejar de comprar marcas. Empiezas por las cremas, por eso de ir poquito a poco. No es broma, conozco a más de una que ha dejado de comprarse la cremita milagrosa de 80 euros que anuncian en las revistas y se ha pasado a la marca blanca de Mercadona o Consum, al final hidratan lo mismo y cuestan la décima parte. ¡Lástima que Miuccia Prada no fabrique marcas blancas!

Después de todas estas medidas anticrisis, lo mejor que puedes hacer es ir a relajarte a un spa, a ver si así se te pasa la depresión con un buen masajito. Eso mismo hice yo la semana pasada, me fui al spa del Hotel Las Arenas, un cinco estrellas, no vayan a pensar, y me dejé mimar durante un par de horas con el tratamiento Orange Experience, de naranja y vitamina C: exfoliación, hidratación, y música de la que deja frita. El spa es una pasada, está mirando al mar en un entorno de lujo. Llegas toda estresada, te dan las zapatillas y un albornoz de los que sientan bien, no de los que sobran tres tallas y te olvidas hasta de la ropa que llevabas. A partir de ahí, sólo tienes que dejarte llevar y cuando sales tienes la piel de lo más hidratada y perfumadita a naranja valenciana. Lo del spa está muy bien, pero vamos, para ser sincera, a mí me relaja más ir de shopping una tarde enterita por la ruta de las tiendas caras, pero eso, ¡ay que penita! habrá que dejarlo para mejor ocasión.

7 comentarios:

Doublecloth dijo...

Que razón tienes, es una buena reflexión al respecto. Casualmente, hoy leía que de las pocas empresas que no se van a resentir sobremanera son las empresas de lujo (es decir, las marcas).

Un beso

Comprar té dijo...

Los top manta de toda España andan plagados de bolsos de Tous (lo he visto en Terrasa y en Cáceres, o sea que hay una distribución global...). Si es que el que no va a la moda no será porque no pueda...

stella cadente dijo...

En el Prada de Madrid, te dicen a ellos la crisis no les afecta lo más mínimo. Pero gente de Inditex me ha dicho que las ventas de la campaña de verano han sido malísimas…
Se ve que tampoco debemos de ser tantas las que de Prada tendremos que volver a pasar a Zara…
De todas formas una pena,
PD: Buena idea invertir en el Spa, pero me imagino que el de el “Hotel Las Arenas” tampoco tiene que ser barato, qué sitio tan bonito…

http://nosinmibolso.blogspot.com/

Raquel dijo...

Estoy harta de la crisis. Además, no se si te has fijado, pero ahora es politicamente incorrecto gastar dinero !lo que nos faltaba!

jaimelamode dijo...

jaja que razón.
Yo, com tú bien has dicho busco prendas básicas, que combinen con todo. y claro, que mejor color que el gris para combinar?
Tonta de mí, por pensar así todas las veces que voy a comprar y me llevo algo(claro gris que no falte.).. si me pongo todas la prendas supuestamente "básicas y combinables" ganaría el primer premio de la peor vestida del año.
Así que no digan que de prendas básicas puede vivir el ser humano..porque ..yo no!

Un beso,
pd:.me consuela saber que hay alguien que lo pasa mal como yo..y como mi tarjeta por supuesto!
muaaa

D.Perfecta dijo...

¡Muy buen post! :)

comerconlila.com dijo...

hola Begoña! que gusto vesitar tu blog! Lo que dices de Loewe lo comparto al cien por ciento!
Me gustaría hablarte de un proyecto que puede interesarte pero necesito una dirección e.mail para escribirte, puede ser? puedes escribirme al mail de mi página comerconlila.com? la direccion es comerconlila@gmail.com
me encantaría que te comunicaras conmigo