lunes, 27 de octubre de 2008

Elegí un mal día para dejar de comprar

No es justo. Ahora que hay crisis y me había propuesto no gastar, va Loewe y contrata a un nuevo diseñador y se saca de la manga una colección de invierno de quitar el hipo. No hay derecho, de verdad. Y por si la ropa no fuera bastante chula, encima organiza una exposición en una galería de arte super chic de Valencia, PazyComedias, y enseña los bolsos como si fueran piezas de museo, vamos, que por un momento te sientes como la baronesa Tyssen invirtiendo en tu propia colección de arte, sólo que en lugar de pintura, son bolsos. ¡A ver así quién ahorra!

A Loewe le hacía falta rejuvenecerse un poco. Bueno, bastante, para qué nos vamos a engañar. Desde la colección que diseñó Narciso Rodríguez hace casi diez años, hasta ahora, iba dando bandazos. No encontraba su sitio. Primero porque no renovaba clientas y segundo porque no conseguía echarle el lazo al público joven, con unos bolsos que no tenían el tirón de Prada ni Gucci, ni tampoco la high quality de Hermès. Y así estaba Loewe, un año con unos minivestidos de seda ideales pero unos bolsos regulín, y otro sin vestidos ideales y con pieles de muy buena calidad pero sin ese plus que te lleva a gastar sin pensar…

Pero… esta temporada me da que lo han conseguido. A mí, por lo menos, la nueva colección me ha cautivado por completo. Uff, para empezar los bolsos son ideales. En cuanto entras a la galería de arte, te topas de frente con una fila de Amazonas de tamaño perfecto, el XXI, nuevecitos, brillantes, tan bien hechos, que sobre unos pedestales parecen esculturas: el primero en frambuesa acharolado, más adelante uno chocolate, y todos trabajados en una fabulosa piel de cocodrilo. Lo siento por los cocodrilos, pero su piel es fantástica, no hay otra igual. Umm, y Loewe ha escogido el mejor coco, el de dibujo más pequeño, con unos puntitos al centro que dicen que son de lo más exquisito.

El recorrido en la galería de arte está muy bien planificado. Después del primer shock de los bolsos, te enseñan la colección de ropa que ha diseñado Stuart Vevers, el responsable de la pequeña revolución de Loewe. Vevers es inglés, roquero y ya diseñó unos bolsos fantásticos para Mulberry, la firma de bolsos más chic de la Gran Bretaña, nada que ver con el estilo de Camilla Parker Bowles, no vayan a pensar. Lo que ha hecho Vevers para Loewe es una pasada y lo mejor de ver la colección en una galería de arte, a las 5 de la tarde y con poca gente, es que puedes probártela entera sin que nadie te moleste. Y eso hice yo, que tuve en mis manos el chaquetón de zorro frambuesa con el que sueño por las noches, ¡madre mía!, o la falda de piel de avestruz mostaza que llevaba la modelo Mayte de la Iglesia, que chula, o la de astracán gris que daban ganas de salir corriendo con ella puesta… Los bolsos también han rejuvenecido, tanto por los colores -azul petróleo, verde, frambuesa- como por los diseños, juveniles, flexibles y muy prácticos, para llevar de bandolera o de mano. Y los zapatos, tan Belle de Jour con hebillas, flecos de mocasín y tacones de 11 centímetros con toques surrealistas, como uno en forma de bombilla. Uff, una locura.

Y por si Loewe fuera poco, va y el Centro de Artesanía organiza el viernes un desfile para celebrar su veinte cumpleaños y allí puedes ver la costura de un pedazo de diseñadores valencianos de lo mejorcito, desde Juan Andrés Mompó, que sacó un vestido negro que era una escultura; Javier Villajos, con un caftán de seda años veinte y un sombrerito de piel ideal de la muerte o Valentín Herráiz, con sus minivestidos bordados que son una pasada, y el lujo de La Boheme… Vamos, que nadie más me vuelva a hablar de austeridad. ¡Por favor!

7 comentarios:

Alicia dijo...

Hola Begoña,
Te agradezco enormemente la inversión de tiempo e ingenio en estas líneas para poner al alcance de las valencianas (que ya nos hacía falta) las últimas noticias sobre moda y tendencias y (especialmente) que nos cuentes tantas cosas sobre eventos que tienen lugar en nuestra ciudad y que nos desveles nuevas tiendas para ampliar nuestras rutas de shopping habituales.
Enhorabuena y un abrazo de esta paisana!

Bego dijo...

Gracias Alicia!

Di dijo...

Si es que está claro que cuanto más nos dicen que no podemos... más queremos.

Que jasco de crisis, de mileurismo y de que lo más bonito sea tan caro

Mayte de la Iglesia dijo...

Que acertada al describir la coleccion O/I de Loewe.
Coincido contigo, la falda de avestruz en tono mostaza es para morir con ella puesta.
Me alegré mucho de verte por alli.
besos

D.Perfecta dijo...

¡Genial este post! ;)

Anónimo dijo...

ModeschmuckEngel die Online-Schatztruhe, voller schmuck thomas sabo detailverliebter „LiebenSachen“ Neben unseren stärksten Marken PILGRIM, thomas sabo shop KONPLOTT, Desigual und NOA NOA gibt`s bei uns noch viel thomas sabo schmuck zu entdecken!Alles was das Frauenherz begehrt. thomas sabo schmuck günstig Hipp,romantisch und verspielt, edel oder glamourös, sabo charm Mode,Schmuck,Taschen,Gürtel und tolle Geschenkideen thomas sabo engelsflügel für Frauen. Immer auf der Suche nach neuen Trends, verwöhnen wir unsere Kunden mit liebevoll ausgesuchten Kleinigkeiten mit thomas sabo schmuck günstig dem gewissen haben Faktor der jedes Frauherz ein klein angebote thomas sabo wenig höher schlagen lässt. Ein Besuch bei angebote thomas sabo armbänder www.liebesache-modeschmuck.de lohnt sich jederzeit. Ganz neu eingetroffen sind die neuen Schmuck Kollektionen Herbst 2010 anhänger kette von Konplott. Miranda Konstandinidou hat sich mal wieder selbst übertroffen. Schauen Sie vorbei und gönnen Sie sich mal wieder was.

Hendrik Friedheim dijo...


Hi there! I know this is sort of off-topic however I had to ask. Does managing a well-established blog such as yours take a massive amount work? I'm brand new to operating a blog however I do write in my diary on a daily basis. I'd like to start a blog so I can easily share my personal experience and views online. Please let me know if you have any kind of recommendations or tips for brand new aspiring blog owners. Appreciate it! craigslist philadelphia