jueves, 9 de junio de 2011

Hay vida más allá de los fartons y la coca de llanda


Una de las tiendas más chics de Valencia es sin duda la que ha montado turrones 1880 junto al Mercado de Colón. Pasas por delante y las ves allí, tan lujosa, tan chic, tan mona y te dices a ti misma, uff, turrón y te acuerdas de la Navidad y de tu mamá y de tu suegra y de la monísima de tu cuñada a la que, a Dios gracias, no has vuelto a ver desde Nochebuena.
Pero la tienda está ahí precisamente para hacerte cambiar esa percepción del turrón. Lo que quieren es desestacionalizar su consumo y para eso están innovando con el producto. Hacen cosas que van mucho más allá de la típica pastilla que hemos comprado toda la vida en la que lo único que eliges es si lo quieres duro o blando. Cosas tan fisnas como un cóctel con espuma de pasta de turrón de jijona o de chocolate con espuma de turrón de canela y toque de piña, helados, tartas y un montón de dulces peligrosos para la operación bikini pero que nos pueden servir para quedar de lo más chic en una merienda veraniega. Ya me veo yo a más de una en Jávea preparando la merienda de cumpleaños del niño y sacando a las madres bombones de macadamia y almendras caramelizadas con cacao y macarons de turrón a la piedra. Y mientras sacas la bandeja, miras a las chicas con ojos de decirles, ¡ale guapas, a ver si os enteráis de que hay vida más allá de los fartons y la coca de llanda!
El caso es que la tienda de turrón organizó un cóctel el jueves con una excusa tan buena como otra: dar la bienvenida al verano. José Manuel Sirvent y su hermana Sagrario fueron los anfitriones de esta fiesta a la que asistió la Consellera de Agricultura, Maritina Hernández, el Presidente del Consejo Jurídico Consultivo, Vicente Garrido con su mujer, Begoña Mortes, el Presidente del Club de Encuentro Manuel Broseta, Francisco Puchol Quixal-Antón, las directoras generales Cristina Morató y Cristina Albamonte, el Secretario autonómico de Relaciones con el Estado y la Unión Europea, Rafael Ripoll y su mujer Elena Martos y el diputado provincial de Turismo de la Diputación de Valencia, Isidro Prieto.

Tampoco se perdieron la cita Sofía Carpi y Chimo Maldonado, Enrique De Alzaga y Begoña Añón, Iñaki Zaragüeta y Sedi Casanova, Carlos Mundina, Luis Díez de Ribera, Siona Beltrán y Lucho Ibáñez, Carmen Silla, Mª José Ordeig, Quequilla Rubio, Amparo Valero, Manuel Casanova y Mónica Aliaga, Ignacio Bañón y Ana Calatayud Puig Moltó, Camino Bañón, que tiene uno de los mejores estudios de Pilates de Valencia, Alfonso Roig y su esposa, Nacho Gómez Trénor, José Adolfo Vedri, Montse Grau Freixa, Vicente Attard y Paloma Davó, Sandra Climent y Sele Villanueva y Manani Guerra. Toda Valencia, vamos.

No fue la única fiesta de la semana. El viernes, la empresa de viajes a medida Consultia Travel invitó a más de cuatrocientas personas a la discoteca Mya y les deleitó con un concierto acústico de Presuntos Implicados y barra libre hasta las mil. El gerente de Consultia Travel, Renato Peña, me explicó que su empresa está especializada en el servicio “Personal Travel Manager” que consiste en que ponen a tu disposición un asesor personal las 24 horas del día, vamos, que puedes llamarle un domingo por la tarde si de repente se te ocurre que necesitas ir a Nueva York a comprar unas sandalias de Marc Jacobs que solo venden en Barneys, ¿no es una pasada?

Por cierto, Presuntos Implicados también dio un concierto la semana pasada en la presentación que hizo Levante Wagen presentó del nuevo Audi A6 con otra fiesta, esta vez en la terraza del L’Umbracle.

Por si fuera poco, la revista Showroom Valencia, del grupo Hello, organizó una súper fiesta en el barco 99 nudos, un megayate amarrado en el Puerto y que Gourmet Paradise ha convertido en un restaurante. Lo mejor del barco es la cubierta exterior, la zona lounge decorada en blanco, donde puedes tomarte un gin tónic como si estuvieras en Saint Tropez.

Allí estuvieron Susana Lozano y Carlos Serra, los diseñadores Valentín Herráiz, Francis Montesinos, Presen Rodríguez e Isabel Cosme, Verónica Montijano con su marido José Luís Vilanova, los chicos de Culdesac y todo el equipo de Showroom, con Manuel Navarro y su directora María Chuliá.