domingo, 3 de agosto de 2008

Veranito de mis amores

El verano tiene un lado feo: antes o después acabas encontrando un rato para cuestionarte tu existencia. Primero valoras si tu vida es lo que querías y, si no pasas ese examen, apaga y vámonos; mejor llamar al trabajo y exigir la inmediata suspensión de las vacaciones. Si superas la prueba, si crees que pese a todo tu vida no está del todo mal, llega la segunda parte: durante las largas horas de tedio y ocio acabas yendo al espejo más de lo normal; y ahí si que no se escapa ninguna: el tiempo pasa, te guste o no, y este año tienes uno más que el pasado. El pilates, la dieta y el fondo de armario apuntalan mal que bien lo que el tiempo se empeña en destruir, y ahí estás tú, una y otra vez mirándote al espejo y preguntándote para qué demonios te has gastado la paga extra en ropa si llevas un mes con bañadores y vestiditos de andar por casa. Las pocas veces que sales a cenar acabas poniéndote cualquier cosa, “total con el calor que hace, ¿qué más da?”

Además, es que en la playa no puedes salir arreglada y con tacones, queda de pueblo total. Lo que mola es el desaliño estudiado, el rollo ibicenco con vestidos sueltos, sandalias de dedo y melenas al viento. Vamos, si hasta para ir de boda hay que vestir hippie. Véase si no la boda de Caritina Goyanes en Ibiza, el look triunfador fue el maxivestido estampado, sin más complementos que unos enormes pendientes. Así iban Nieves Alvarez, Vicky Martín Berrocal, Nuria González, señora de Fefé; Mónica Silva, idem de Pepe Barroso. ¿Se habrían llamado antes por teléfono para ponerse de acuerdo? De todos modos, lo suyo no vale, porque sus vestidos están firmados por Gucci, Missoni, Blumarine y Fendi. Menudo morro. ¡Así cualquiera!

Conseguir el look desarreglado y natural sin tirar de visa… ahí te quiero ver. Eso de que con un kaftan de mercadillo y unas pulseritas puedes ir mona funcionará a los 18, pero a los cuarenta ni de casualidad. Además, estoy harta de los puestos callejeros, donde supuestamente encuentras vestiditos ideales por diez euros. Mentira cochina. Raquel, una de mis blogueras preferidas, contaba en su blog (raquel-gratistotal.blogspot.com) que en una playa valenciana se encontró el típico puesto de pareos, caftanes y pendientes presuntamente étnicos y se quedó alucinada cuando vio que todo era Made in China. Vamos, que de artesanal tenían lo que la Pantoja de moderna…

Y así, entre mercadillos y pulseritas hippies, van pasando los días y una tarde descubres que tu problema no sólo es el fondo de armario, sino el pelo, ese maldito pelo con el que estás condenada a convivir: primero lo querías liso, luego lo querías corto, luego pensaste que mejor largo y entre tanto aparecieron las primeras canas y con ellas llegó el desastre. Primero las tapaste, fatal, se notaba a la legua; luego decidiste ponerte mechas; peor, acabaste con un pelo que ni era rubio ni moreno; luego pensaste que lo mejor sería recobrar el color original pero ya era tarde, las raíces y las puntas se pegaban de patadas como unos zapatos de tacón y unos calcetines blancos. Y ahí estás visitando peluquerías: Pascual, Llongueras, Toni & Guy, y al final, la de debajo de tu casa, que cobra 12 euros, acaba siendo la mejor, sólo comparable a Jacques Dessange en Claudio Coello de Madrid, sólo que allí te sacan 35 pavos por lavarlo y otros 35 por un champú que no atreves a rechazar por si piensan que eres pobre. Y te vas de allí con la misma cara de idiota que se te quedó el día en el que un pequinés asqueroso decidió hacer pipí sobre tu bolso de Vuitton mientras su estúpida dueña te pedía perdón con una sonrisa. Vaya, que sí, que me encanta el verano, veranito de mis amores…

5 comentarios:

bubbles&creams dijo...

...y eso que has pasado de largo el "mundo paralelo" de la depilación...:)

Mayte de la Iglesia dijo...

ya veo que lo tuyo con el pelo es muyyyyyyyy grave!! asi que no era mero consejo lo de buscar colorista.
Te cuento, en paris hay uno maravillosisimo, que le hacia el decolardo brutal a Minerva(la top, para que nos entendamos)o a Laura Sanchez pero solo eso, alli vas te sacan la carta de colores te recomienda el gabachin este lo que mejor considera y pagas 300 (hace unos añitos...), sin corte, ni secado, que aquello no es una peluqueria, valgame dios!!
Si te sigue interesando te busco el telf, si no, tienes otra opcion, tambien muy glamourosa, acogerte a los cuidados personalizados en tu propia casa como la Vicky Beck &Co, conozco un peluquero/maquillador (hace las campañas de Cortefiel, Mango....) precisamente de Valencia pero que vive en Bcn y que estaria encantado al tenerte de clienta, y mucho mucho mas barato, que ya se sabe, vas a Paris por el color y te vienes con un juego de maletas nuevo repleto de compras.
Buenoooo, voy a ver si cuelgo mi ultima aventurilla, de nuevo Marbella pero con Chopard. Todo lujo.....y mucho botox!!
jejejjje

D.Perfecta dijo...

Jajajaja! Me ha encantado el post. Qué cierto es lo de las peluquerías!!

Zepequeña dijo...

Pues ten cuidado con el pelo!!!

Zepequeña.

Raquel dijo...

ay por dior, que me has citado, qué honor!!!! esto cuando sale? como dicen en las marus que salen en la tele)