viernes, 4 de diciembre de 2009

Benditos sean los potingues

Hasta hace poco, yo pensaba ingenuamente que para tener buen aspecto bastaba con beber dos litros de agua al día y tomar infusiones de hierbas, como hace Isabel Preysler. Pero el día en que Rocio Bacharach me invitó a un curso de maquillaje de Bobbi Brown me di cuenta del error… Entonces descubrí que cuando ya has cumplido cuarenta, el aspecto sanote y natural no se consigue con la cara lavada, sino con un buen maquillaje y provista de unas buenas herramientas de trabajo: brochas, pinceles, cepillos de pestañas y borlas.
Los listos de Bobbi Brown se han dado cuenta de que la mejor forma de vender maquillaje es enseñando a maquillar y allá donde venden sus coloretes, organizan cursos de maquillaje. En Valencia, le encargaron a Rocio que organizase los cursos y ella decidió celebrarlos en el estudio de decoración de Verónica Montijano, un piso junto al mercado de Colón que tan pronto sirve para vender Manolos como para exponer diseño español.
El estudio de Verónica es como un cuarto de juguetes para mujeres: ropa, maquillaje, zapatos, espejos… y en donde los hombres cada vez tienen menos cabida. Ni están ni se les espera.
Rocio, como buena relaciones públicas, distribuyó a las invitadas a la escuela de maquillaje en seis o siete grupos, algunos más eclécticos que otros. Mi grupo era de mujeres trabajadoras, por eso elegimos el horario de 2 a 4 de la tarde, para luego volver a la carga, aunque el Albariño que sacó Verónica para acompañar a los taquitos de queso no lo puso nada fácil. Allí estaba Mª Angeles Miguel, de Hermès; Begoña Buqué con su hermana; la directora de Montblanc en Valencia Encarna Roig; la directora de marketing de Bobbi Brown Lorena Fernández y dos maquilladoras de la firma monísimas y super estilosas que hubieran estado igual de monas con la cara lavada.
Sobre una mesa de trabajo, se desplegaban todas las herramientas de trabajo: brochas, espejo, bastoncitos de algodón, barras de labios, tónico y tropecientos estuches con colorete y maquillajes. ¡Ni Arguiñano tiene tantos utensilios en su cocina! Las brochas son una pasada, hasta el maquillaje se aplica con pincel, lo que pasa es que si compras todos los pinceles que te recomiendan, la broma te sale por 180 euros.
Un buen maquillaje es cuestión de pasos. Lo primero es exfoliar, limpiar e hidratar la piel. Luego, aplicar contorno de ojos y encima un corrector para disimular las ojeras, siempre con pincel. Según la profesora, el corrector es uno de los secretos de belleza básicos. Si no tienes tiempo de maquillarte, basta con que apliques corrector, un poco de colorete y un brillo de labios.
Dos horas después y tras sucesivas capas de maquillaje, polvos sueltos, polvos de sol, colorete, perfilador de labios, barra de labios, brocha de cejas, sombra de ojos, máscara de pestañas… ¡uff, uff, uff! el resultado era indiscutible. Por unanimidad, decidimos que todas estábamos más guapas tras la sesión de maquillaje. ¡Lástima que después hubiera que volver al trabajo y no a una cita romántica!
Los secretos de maquillaje vienen bien para las cenas navideñas y también para los saraos de las próximas semanas. El martes se inaugura el club “La casa blanca”, un lugar donde tomar el aperitivo, relajarte después del trabajo o tomarte un gin tonic después de cenar. Está en el paseo de Ruzafa 10 y tiene hasta terraza, que como siga este tiempo primaveral será cuestión de aprovechar.
Al día siguiente, el miércoles, el diseñador Javier y Javier desfilará en el Palau de la Música a beneficio de la Fundación Pequeño Deseo. La entrada sólo cuesta 10 euros y entre los asistentes se sortearán 8 trajes donados por el diseñador, ¡ay, yo quiero uno!
El miércoles también se inaugura la peluquería Heisei en la calle Pintor Benedito. Lo mejor es que Heisei trabaja en exclusiva con los productos de la firma Aveda, que antes no se podían comprar en Valencia. Se de más de una que se ha quedado sin excusa para pasar el finde en Madrid, ¡habrá que buscarse otra!
Ah, y el jueves, los chicos del Club Moddos tienen una cita en Bulgari para terminar sus compras navideñas con descuentos de hasta el 40 por ciento en joyería y 60 por ciento en complementos. Los hay con suerte…

1 comentario:

nancy tarraso dijo...

hola Bego,
Si que tienen suerte sí, y los que necesitan de verdad un 40% que? :)
besos!