miércoles, 16 de diciembre de 2009

¡Por fin una semana loca!

¡¡¡Oseea, oseea!!!!, me parece fatal lo de esta ciudad; llevamos un año cero total de fiestas y ahora, de repente, en una semana nos ponen siete; eso no hay fondo de armario que lo resista. Mañana inauguración de la tienda de Loewe, pasado cóctel de Antonio Romero, comida en Alto de Colón, cóctel de Presen Rodríguez. El miércoles desfile de Montesinos y exposición de Jayme Hayón, el jueves fiesta de EL MUNDO…., pero ¿de qué van?, a ver quién es la guapa que con los tiempos que corren tiene tanta ropa.
Menos mal que el bueno de Miguel Boronat ha abierto un outlet de ropa italiana. Hija, es una tienda total total, se llama Venerdi y está enfrente de los antiguos juzgados, con ropa de Prada, Etro, Armani, Brooksfield, D&G, Loro Piana, Moncler, Etro, Fay y también de la americana Ralph Lauren. A mi los outlets me ponen un poco…., bueno eso; que me emociona encontrar un chollo, y luego otro y otro. Al final te vas a casa habiéndote gastado una fortuna pero con la conciencia tranquila.
Bueno, vamos a lo que vamos, que la semana va a dar para mucho. El lunes, la primera cita, hija pobre de la que no haya recibido la invitación de Loewe, ¡a ver cómo se lo explica a sus amigas!, lo de presentarse allí y decir que la has perdido no va colar, porque es una invitación preciosa, de las que guardas para copiarla cuando quieras hacer tú otra: un tarjetón grueso, negro y dorado, y tu nombre con escritura caligráfica a pluma, ¡qué ideal!
La flamante tienda de Loewe está diseñada por el arquitecto Peter Marino, super conocido en el mundo del lujo por haber diseñado las boutiques Chanel de Tokio, Osaka, Hong Kong, París –en la Rue Cambon- y Nueva York; las de Fendi en Roma y Nueva York; y las de Vuitton de París o Hong Kong. Vamos, que el hombre se mueve entre bolsos de lujo como una quinceañera en Bershka.
La reforma de Loewe tendría que haber terminado hace justo un año, pero Marino se lo toma con mucha calma, y además se lo consienten todo (cuentan que ha cobrado unos 700.000 euros por la reforma).
La invitación de Loewe, negra y dorada, da bastantes pistas sobre la decoración de la tienda. En su día, Marino ya comentó que iba a revestir las paredes con sedas muy ricas y exclusivas, y cubriría el parqué con alfombras de tres centímetros de grosor y oro oxidado. Vamos, que la tienda ha quedado de lo más refinada y elegante.
El cóctel no se celebró en la tienda, sino justo enfrente, en una carpa montada junto al Palacio del Marqués de Dos Aguas. Tiene su lógica. Sería una pena que una alfombra exclusiva se manchase de vino o un canapé fuese a caer inoportunamente sobre una de las prendas de piel de la temporada, ¡uff, qué desastre!
La agenda de la semana no termina con Loewe. El martes, el joyero Antonio Romero invitó a un cóctel en su joyería de Poeta Querol con la colaboración del restaurante el Alto de Colón; el joyero ha creado una colección de joyas junto a sugerencias gastronómicas; vamos, como un maridaje de vinos y comida, pero con joyas. El mismo día, Presen Rodríguez presentó su colección de novia, ideal de la muerte.
Y el miércoles, otro cóctel, esta vez con motivo de la exposición de piezas de Jayme Hayón diseñadas para Baccarat en el Espacio Guixeres. Y otro desfile. Esta vez, Francis Montesinos desfilará en el Hotel las Arenas en una nueva edición de la feria del lujo.
Ah, y luego el jueves para acabar esta semana loca, la fiesta de EL MUNDO en Feria Valencia con motivo de los Premios Innovadores. Una cita seria a la que vendrá la ministra más chic del Gobierno, Cristina Garmendia: ¡¡¡Que mona va siempre esta chica!!! tan alta, tan estilosa, tan discreta. Habrá que reservar el mejor modelito para codearse con lo más glamouroso del Gobierno de Zapatero.