jueves, 16 de septiembre de 2010

¡Queremos una noche loca de shopping!

A partir de cierta edad, la noche deja de ser lo que fue; salir de copas da más pereza que ver las fotos de la boda de una amiga; los bares y discotecas dejan de ser lugares interesantes donde encontrar sentido a tu vida, para convertirse en antros ensordecedores donde tu vestido hiper-mono se carga de malos olores. Así es que poco a poco, sin darte cuenta, te recluyes en casa y rezas lo que sepas para que a nadie se le ocurra proponerte un plan nocturno del que no tengas excusa para escapar.

Las chicas de Vogue, que a la hora de hacer caja son más listas que el mismísimo Dinio, se han inventado la Fashion Night Out, una noche para salir de compras que se celebra en las ciudades más fashion del mundo mundial: Londres, París, Nueva York, Milán, Madrid… El plan sólo es comparable con el de aquellas noches en las que sabías que te ibas a encontrar con tu último fichaje del que ya te habían dicho que estaba por la labor de hacerte caso: empezabas a ponerte mona a las siete de la tarde, te tomabas dos copas para desinhibirte un poco, y allá que te ibas más contenta que la dependienta de Hermés cuando ve entrar por la puerta a un millonetis con una chica veinte años más joven que él. Ahora, como no hay fichaje que valga porque tu marido está más fichado que una estrella del fútbol a los treinta y cinco años, pues el superplan de la noche es cargar de euros la tarjeta de crédito y salir de compras.

Por desgracia, Vogue no celebra la Fashion Night Out en Valencia. Con lo divertido que sería quedar con tus amigas para ir de tiendas a las 10 de la noche, mientras tu marido se queda en casa con los niños; y tú, ale, a cotillear las colecciones nuevas sin prisas, probarte ropa mientras tomas una copa de champagne y hasta comprar con descuentos en plena temporada… ¡voy a montar una plataforma en defensa de la Fashion Night Out Valenciana!

Claro que no necesitamos a Vogue para nada. ¡¡¡Vamos Rita, tú puedes!!! Si te lo propones, puedes montar un sarao parecido y con mucho más glamour que el de Madrid. La zona Gold (en Madrid Ortega y Gasset) sería la Plaza del Patriarca y Poeta Querol; la chic, Jorge Juan, Cirilo Amorós y Mercado de Colón, y la Boho, es decir, la bohemia, el Barrio del Carmen. Rita, vamos, danos una noche loca de shopping, pero si te decides, que no sea el mes de septiembre; mejor octubre o noviembre, que ya habremos ahorrado un poco y como aquí los inviernos son suaves, el frío no sería un obstáculo para salir a la calle.

Mientras tanto, seguiremos dejando pasar las noches y los años, sabiendo que muy de vez cuando, nos propondrán un plan nocturno que valga la pena. Por ejemplo una buena fiesta de cumpleaños, en una casa con jardín, sin música estridente; sin veinteañeras ni veinteañeros hipermonos que sólo nos sirven para recordar que hubo tiempo pasado en el que las noches eran otra cosa.

Uno de esas ocasiones fue anteanoche, en la fiesta de cumpleaños de Cuchita Lluch, una sociality valenciana imprescindible en cualquier fiesta, que tan pronto está en la Academia de Gastronomía, como de jurado de la Fallera Mayor. La fiesta fue en la casa familiar en Náquera, con un catering ideal, barbacoa, música (pinchó Manolo Mínguez), invitados, jardín, todo ideal de la muerte. Sólo ver la invitación, ya sabías que la fiesta prometía: una tarjeta con 45 flores de colores que decía “mis primeras 45 primaveras que quiero celebrar contigo…”

Uff, para fiestas la que está preparando el Club Moddos por su primer aniversario. Será el 1 de octubre y el dresscode es… ¡tachán, tachán! ¡¡¡¡¡James Bond!!!!! Me encanta, es una forma de pedirte que vistas con elegancia, ellos con traje y ellas de noche, pero sin caer en la coentor de las fiestas marbellís. La invitación de moddos también es una monada: una escena de la peli con el irresistible Sean Connery tomando un vodka con martini y debajo la frase: “No pienses, deja sólo que ocurra”.

5 comentarios:

LadyGrett dijo...

¡Claro que sí! Nosotras también queremos una Fashion Night Valenciana. Lo veo, lo veo... En lugar de Vogue que la organice Tendencias jeje

Me pierdo la fiesta Bond, que pena.. aunque por muy buen motivo que contaré via blog ;) Estaré atenta a tu crónica del evento

Un beso

Teresa y María dijo...

Es lo primero que pensamos al volver de la FNO de Madrid... ¡queremos una en Valencia ya!
besos!

Aino dijo...

No conocía tu blog !!! Me ha encantado !! Yo también quiero una Fashion Night en Barcelona.
Un beso.
http://losangelestambienvistendeprada.blogspot.com/

dfadf dijo...

Microsoft Office 2010
Office 2010
Office 2007
Microsoft Office
Microsoft Office 2007
Office 2007 key
Office 2007 download
Office 2007 Professional
Windows 7
Microsoft outlook 2010

Moncler Giacche dijo...

Although it be clear that an entry signed by the broker is not essential to the validity of a contract where formal bought-and-sold notes have been delivered, it is another question whether the broker's entry of the contract, Moncler Giacche signed by him, would be sufficient in the absence of sufficient bought-and-sold notes" (Law of Evidence, ii. 869,870). Formerly the entry in the broker's book was held to be the contract, the bought-and-sold notes being merely transcripts of it, but the rule has latterly been to place dependence on tho latter where they exist. Moncler abbigliamento " There is not," says Professor Bell, "m Scotland any necessity, as by the practice of England, for a signed note to be entered in the broker's book" (Hell's Principles, 89). Moncler presaè la scelta Where the name of the purchaser has not been communicated, the seller may withdraw where tho price is not for ready money, if he give speedy warning after inquiry into the condition of the purchaser. Moncler cappotti Ship-brokers are persons who undertake the management of all business matters occurring between the owners of vessels and the shippers or consignees of tho goods which they carry; such as procuring cargo or a charter for outward-bound ships, entering and clearing them at the custom-house, and collecting freight ou the goods which vessels bring into port.