martes, 25 de febrero de 2014

Afterwork con ostras y champagne

Los afterwork tienen dos cosas buenas, una que por muy pobre que sea nuestro inglés, entendemos perfectamente qué son; otra, que dan un toque glamuroso a la caña de después del trabajo.
El afterwork es un invento anglosajón equivalente a las cañas de después del trabajo de toda la vida. La diferencia es que en lugar de caña o cerveza en botellín, en un bar ruidoso y con hombres contando chistes verdes, en el afterwork se toma cerveza tostada servida en vaso con una tapita de diseño, que queda más fisno que las papas y los cacaos, y en un ambiente de club neoyorkino con música chill out. El asiduo al afterwork no es el típico oficinista de Camera café, sino más bien las Carrie Bradshaw de Sexo en NY y hombres con corbata bien sea de Hermès o de Kiabi. Los afterworks están proliferando casi tanto como los grupos en el Whatsapp, pero hay uno que se lleva premio por su aspiración cosmopolita: el del Hotel Astoria. El jueves pasado, dio una vuelta de tuerca al invento con un afterwork de ostras y champagne Pommery, ¿a que es lo más de lo más? Te sientas allí con tus compis, y sientes que tu vida por fín se parece algo a la de Sexo en Nueva York. Lo malo es que siempre llega algún cenizo a hablar de fútbol o a contar esos chistes verdes ante los que sonríes cuando realidad lo que querrías es que un plan de jubilaciones anticipadas para que el susodicho desapareciese de tu vida de una puñetera vez. Joan Soldevilla, el director del Astoria, está dejando el viejo hotel irreconocible. Aquel bar donde se reunían los aficionados a las tertulias taurinas, se ha reconvertido en un lounge bar perfecto para cócteles y fiestas. La última se celebró el martes, el cumpleaños del programa de televisión Revista de Sociedad, que presenta Amparo Lacomba.
Entre los invitados, Alfredo Esteve, Josep Lozano (flamante director del Club Moddos), el joyero Antonio Romero, la doctora Luz Aguiló, el pintor Enrique Senís y también Blanca Fitera, que diseñó un par de collares baberos para la última colección de Francis Montesinos en Madrid Fashion Week. En esta edición, Valencia ha marcado territorio: Juan Vidal, llevándose el premio a la mejor colección por segunda edición consecutiva y Montesinos con unos vestidos de seda ideales, más comedidos que de costumbre. La siguiente cita de la moda será la Valencia Fashion Week, que este año será más discreta que otras veces. El agora ya no acogerá los desfiles (snif, snif), que se celebrarán en distintos puntos de Valencia: el museo de la ciudad, el trinquet de Pelayo, el IVAM o la Sala la Gallera. Entre los diseñadores, pocas sorpresas y muchas ausencias, ni Juan Vidal, ni Montesinos, ni Siemprevivas, que este año desfilarán en París a principios de marzo. Lucas Zaragosí, uno de sus diseñadores, está que no se lo cree porque sólo escogen a 16 en todo el mundo. La otra mitad del tándem creativo, Adrián Salvador, pondrá en práctica lo que está aprendiendo en NY diseñando la próxima colección de piel Gabriel Seguí. La pareja está dándole una vuelta a la marca y diseñando una colección que combina pelo, piel y textil y que conoceremos el 6 de marzo en la Valencia Fashion Week. Atención al trabajo de estos chicos porque nos van a dar muchas alegrías. La modelo preferida de Siemprevivas, amiga de la infancia de los diseñadores, es Paola Sol, de la agencia de Carmen Durán.
Paola también aparece en el último catálogo de complementos de la diseñadora Clara Gómez Tejedo, que modela a mano unas gargantillas y diademas de flores con la firma Nanuc que son una delicia. Para piezas finas, la colección Made to order de Loewe, esas chaquetas, vestidos y bolsos de piel y napa que puedes diseñarte casi a medida eligiendo colores y acabados, en fin, cosas bonitas que nunca te podrás comprar pero que te alegran la vida, como el champagne.
Loewe también celebró esta semana una cata organizada por Javier Monedero a la que fueron, entre otros, Esperanza Vila, Nanda Botella, Beatriz Pechuán, Rafael Alcón y la directora de Loewe Valencia, Amparo de la Concepción. Y la semana que viene, otra cata, esta vez de Moët & Chandon. ¡Que corra el champagne!

1 comentario:

CAMINANDO EN CIRCULOS dijo...

Un post muy interesante :)
Si quereis ver un blog distinto y novedoso visitar http://definitivoindefinido.blogspot.com.es
Os esperamos :)