lunes, 7 de noviembre de 2016

Ándale manito

Lo bueno de que hoy sea seis de noviembre es que ya hemos pasado Halloween; esa fiesta que no acaba de cuajar porque no acabamos de saber qué hacer cuando nos disfrazamos de brujas o de zombies. Halloween no es como la Coca-cola, los fast food o Starbucks. Sí, está ahí, y amenaza con implantarse, pero no acaba de entusiasmar a nadie excepto a los niños. Y eso que la tradición americana, en este caso lo tiene todo a favor, porque compite con la tradición española de encerrarse en casa por miedo a las ánimas que supuestamente salen esa noche de juerga. Entre el intento americano de frivolizar la muerte y la tradición española de encerrarse en casa a ver Don Juan Tenorio, esta semana hemos descubierto una tercera vía.
El miércoles, en el Colegio Mayor Doctor Pesset, se celebró el día de los muertos al estilo mexicano, con una exposición de pintura de la Adis Soriano, canciones mariachis de Marisela Guillén, mujeres disfrazadas de caterinas y hasta un altar a Frida Kahlo lleno de calaveras de cerámica, alimentos, jarrones, velas, flores, esqueletos, postales de santos y decoraciones en papel picado. ¡Ándale, manito!, esa podría ser la solución. Vamos, que el día que estemos en el más allá, si nos apetece darnos un garbeo casi que el plan más sugerente será el de los mexicanos. Ya me veo en el panteón, rebuscando en el baúl de la abuela, que yace a tu lado enlutada, una blusa de hilo con flores bordadas tipo Mª Dolores Pradera y reuniéndonos todas antes de salir en la puerta del cementerio a ver a cuál está más joven y, ya en la calle, en busca del bar mexicano de turno para hartarte a tomar tequilas y burritos, que para entonces a ninguna le preocupará que al día siguiente no le abrochen los vaqueros. Adis Soriano, esposa del director del Instituto Francés, Gerard Teulière, ejerció de anfitriona con el Cónsul de México en Valencia, Pablo Romá, el director del Colegio Mayor, Carles López y la directora de gestión cultural de la Nau Ana Bonmatí y mi querido colega de crónica social Tonino. Además, estuvo la directora Loewe Valencia, Montse Salamanca, Alejandro Noguera, Sefa Ferrer, Chimo Ros, del Banco Mediolanum, Vicente Navarro y Marc Insanally, del café Las Horas.
El mismo miércoles se inauguraba la tienda del interiorista Julio Guixeres frente al Palacio del Marqués de Dos Aguas, con un cóctel de Tomás Arribas, música de jazz y hasta una reproducción del perro hinchable Dolly de Fatboy como decoración. La tienda conserva el suelo de barro cocido y mucha de la carpintería original, aunque por contraste, está llena de piezas vanguardistas, como las figuras de Jaime Hayón, muy amigo de Guixeres, las velas de Christian Lacroix y Karl Lagerfeld o el cristal de Baccarat.
Entre los invitados, José Mª Colonques, Rosa Castellví, Lila Albanozzo, Alfredo Esteve, Mayrén Beneyto, Laura Fitera, Josep Lozano, Amparo Lacomba, Lola Ruiz, Beatriz Maset, la familia Fourrat, Iván Martínez-Colomer y Ana García-Rivera, Marcelo Soto y Mª Dolores Enguix, el artista JARR, Guillermo Martorell y Mamen Puchades de Sie7e Jewels, Juan Antonio Murgui, Amelia Delhom, Mª Ángeles Miguel, los joyeros Vicente Gracia y Pablo y Antonio Jordán y Julia Pérez-Broseta.
El jueves también se celebró el 75 aniversario de El Corte Inglés en el Westin. Allí estuvo la vicepresidenta Mónica Oltra, que cada día es menos hippy y más coqueta, los presidentes de la Cámara de Comercio, José Vicente Morata y Cierval, José Vicente González; el secretario autonómico de Empleo Enric Nomdedeu; la secretaría de economía Blanca Marín. A su derecha, Isabel Bonig y un poco más al centro Fernando Giner. Y como anfitriones, el director regional Juan José Sabater, y Victor Liñero, de la división de empresas de El corte Inglés.

FOTOS DE MÉXICO: Jorge Marco Polo