lunes, 23 de diciembre de 2013

Belenes, mercadillos y copas de Navidad

Hubo unos años en los que las semanas prenavideñas eran un sinvivir de cócteles con champagne y canapés pijos cortesía de las tiendas más lujosas de la ciudad. En un mismo día podían acumularse hasta cinco copas navideñas, y como los invitados suelen coincidir, más de una iba como loca de un sarao a otro. Pero eso era antes, ahora las tiendas no están para derroches.
La Navidad ya está aquí, chicas, aunque este año viene con menos lujos: menos moqueta, menos brillos, menos litros de champagne, menos regalos y, en general, menos derroche. Síntoma de que los tiempos están cambiando es que el centro de Valencia se está llenando de mercadillos. Es cierto que no son mercadillos como los de antes, de los de cinco pares de calcetines a un euro. Los nuevos mercadillos son glamourosos, tienen nombres british y abren en calles de lo más céntricas. La semana pasada se inauguraron dos: Cool Market en la calle la Paz y Chic market en Don Juan de Austria.
Cool Market es el mercadillo de María Noguera y Paula Alcón (hija de Rafael Alcón, el nuevo presidente de la Fundación Bancaja) y de los primeros en abrir junto con Tapinería. Estuvo unas ediciones en el Hotel Astoria y ahora acaba de inaugurar en el local que ocupaba El Mercader de Indias, la tienda de decoración de Carlos Serra y Susana Lozano en la calle la Paz. La antigua tienda sigue conservando la moqueta gris, pero ahora, en lugar de muebles de diseño, tiene puestecitos de ropa más o menos estilosa, pulseras, bisutería, artículos de decoración, complementos… vamos, que entras y seguro que picoteas algo. Además, Patrick, ex del bar Mosquito, ha abierto una barra para desayunos, brunch y copas.
Chic Market es el otro mercadillo que acaba de abrir en el Boulevard Austria y que alquila pequeños espacios por por quincenas o meses. Se inauguró el viernes y allí estuvo la modelo valenciana Minerva Portillo posando para la ocasión. En los puestecitos hay de todo, desde firmas tan interesantes como UKE (en la foto), de la valenciana Nancy Tarrasó, como otras piezas artesanales y manualidades que ya empiezan a cansar un poco y que llevan nombres del estilo “las joyitas de Piluca”, “el armario de Macarena” o “las cositas de Rocío”.
Alejandra Montaner también abrió ayer su particular mercadillo navideño en su tienda de Sorni: vestidos de Masscob, bisutería de Luís Zangara Ibiza, bolsos de World Family y las pulseras de Cayomalayo, que acaban de lanzar al mercado Iván Martínez Colomer y Ana García Rivera; se trata de la versión pijita de la pulsera de caucho con nudos de oro, plata o rutenio y en un montón de colores.
En el mercadillo de Alejandra estuvo Telma Cadenas, una valenciana licenciada en bellas artes que cansada de no encontrar el bolso que necesitaba, amplio, práctico, cómodo, versátil y estiloso, se puso a diseñarlo ella misma. Y lo hizo tan bien que hasta lo ha patentado. Su bolso se llamaLapel, está en tres tamaños y dos colores, y lo mejor es que tiene una cremallera posterior que permite cambiar las solapas con lo que parece un bolso distinto. La piel es súper suave y resistente y las solapas vienen en colores vivos o estampados de pieles exóticas como el pitón, cebra o leopardo.

No hay Navidad sin Belén, pero hay belenes y Belenes. El que monta Blanca Fitera en su casa es algo fuera de lo común. Es una ciudad en miniatura con escenas de la vida cotidiana de Palestina: vendedores de especias, animales y lanas, artesanos y luthiers… Su belén tiene figuras napolitanas compradas por toda Italia, maquetas de instrumentos de Estambul, jaulas de grillos de marfil de China, piedras de Petra y retablos dorados de Perú. “Todo cambió cuando descubrí a los pintores orientalistas del XIX, que inspiraron la sucesión de interiores habitados por artesanos y oficios de mi Belén”.

Las que no sean amigas de Blanca, puede ver su Belén en un libro que acaba de editar el Ayuntamiento, con fotografías y textos de su hijo BorjaPascual. Se presentó el martes en el Palacio de Cervelló y allí estuvo la concejala de Cultura, Mayrén Beneyto, y un montón de amigos de la familia: Totón Barberá, Teresa Legarre, Amparo Calabuig, María José Navarro -emocionada con la calle que llevará el nombre de su marido Gómez-Ferrer-, Marisa Martín, María Ángeles Fayos, María Teresa Pérez-Gimeno, Emi García-Cueco, Katita de Puchol, el doctor Murgui, Fernando de Rosa, Inma Sobrino, Enrique Senís Oliver y María José Albert.