lunes, 15 de febrero de 2016

Cosas del amor

Hoy es San Valentín, día del amor. Pero, ¿qué es el amor? “Es hielo abrasador, es fuego helado / es herida que duele y no se siente / es un soñado bien, un mal presente / es un breve descanso muy cansado” ¡Qué cosas más bonitas escribía Quevedo!, sobre todo si las leías a los a los quince años y no conseguías que el chico de tus desvelos se decidiese a darte un beso. Y ahí estabas tú, tumbada en la cama escuchando a los Pecos y dejando rodar una lágrima por tu mejilla.
Claro que hay quien cree que el amor “Es una construcción burguesa para una clase social que puede permitirse el lujo de tener hobbies y tiempo libre” (Fangoria, dixit esta semana). ¡Jo pe!, tiene que haber un término medio entre el espiritualismo quevequiano y el materialismo de Fangoria. A ver, ¿qué tal esta?: “Una locura transitoria que se cura con el matrimonio” (Ambrose Bierce). ¡Uff, no!, demasiado deprimente. Y esta otra: “El amor no tiene nada que ver con lo que esperas conseguir, si no con lo que esperas dar, que es todo” (Katherine Hepburn). ¡Uy, no, ni hablar!, qué se ha creído la Hepburn, que nos va a dejar sin regalos, ¡hasta ahí podíamos llegar!
El amor será lo que será (esto no lo ha dicho Rajoy, pero le pega todo), en cualquier caso es una buena excusa para darse alguna que otra alegría: ir de compras, hacer un viaje, salir a cenar, …, mejor no seguir. Si estás enamorada y correspondida, es una buena excusa para comprarte algo bonito. Si no también, porque ayuda a superar tu depre. Si no quieres a nadie y nadie te quiere, pues también te vas de compras, ¡qué demonios!, total, quién te va a querer mejor que tú a ti misma. No si al final va a tener razón Fangoria cuando ha apostillado que “El amor es una tontería para vender cosas”.
El problema es que cuando llevas casi veinte años con tu Pepe el romanticismo es más difícil de encontrar que Rita Barberá durante estos días. Y los regalos te los acabas comprando tú misma porque él no acierta por más que le recuerdes que te chiflan los brillantes talla corazón. Quizás por eso, esta semana ha habido un cierto movimiento antirromántico. El jueves, Lotelito, el local de moda de la calle Barcas, montó una fiesta con el nombre de “Sin Valentín”, para que los solteros pudieran encontrar pareja mientras escuchaban canciones de amor y desamor.
Entre los asistentes, Amparo Bas, Beatriz Poyatos, Emilio Vicó, Paula Pastor, Ariadna Mir o Victoria Escolano. Dicen los que organizan bodas que febrero es el mes de las proposiciones de matrimonio y es ahora cuando se disparan las ventas de alianzas, flores, reserva de salones o vestidos de novia. Aprovechando el momento, la asociación Marry Me ha organizado un showroom del 19 al 21 de febrero en el Teatro Rialto. Habrá vestidos, decoración, repostería, alquiler de muebles, flores, fotografía y joyas. Que se unan los floristas con los decoradores o fotógrafos parece de lo más lógico. Lo que no parece tanto es que un cirujano plástico y un joyero expongan sus creaciones conjuntamente, excepto si se trata se trata del doctor Mira y del joyero Vicente Gracia.
Ambos tienen en común que dominan el arte de la belleza en la mujer. Y durante los lunes de este mes, los dos pasarán la tarde con unas pocas afortunadas bebiendo champagne y hablando sobre cremas para rejuvenecer el rostro y de joyas para adornarlo, ¿puede haber algún plan mejor? Por la joyería Gracia ya han pasado las hermanas Ángela y María Manglano, Carmen y Adeli Alonso, Charo Font de Mora, Tere Peyró, Carmencita Aguirre, Tere Caro, Carmenchu Aguirre, Margarita Valcaneras, Merche Ventura, Isabel Bermejo, Maca Alegre, Maria José Ordeig y Silvia Lafuente. ¡Venga chicas, que se acaba el mes!