lunes, 29 de febrero de 2016

El caloret y su gente

¡Ay, cómo pasa el tiempo!, esta tarde es el cridá, ya hace un año que Valencia vive sumida en un extraño Caloret. Hasta ayer, apenas hemos podido lucir nuestros “abriguets” y los “sueterets” casi no nos han hecho falta para disfrutar de algún que otro “vinet” en las “terrazets” de los “barets”.
Pero el Caloret ha sido mucho más que un fenómeno meteorológico; Valencia ya no es como era, lleva meses redefiniéndose y ahora que llegan las Fallas es el momento de que nos enseñe su nueva imagen. Empezando por el balcón del Ayuntamiento, antaño escaparate de las élites afines al poder y hoy paradigma de ese nuevo modelo de ciudad que se dice abierta a la gente. ¿Seremos gente tú y yo, querida lectora?, ¿o gente serán Raimon, Mónica Oltra, Xavi Castillo e Íñigo Errejón?, ¿será gente Mariano Rajoy e Isabel Bonig?, ¿será gente el embajador de Estados Unidos James Costos y su marido, o dejan de serlo por el hecho de que se den masajes en el Ritz?...
Pronto saldremos de dudas. No es un asunto baladí. El balcón del Ayuntamiento es como el front row de una pasarela, la primera fila famosos define tu target, es tu imagen de marca. Por ahora lo que sabemos es que van a sortear diez entradas entre gente que se ha apuntado en una lista, a las que se sumarán otras veintiocho entradas por día entre las comisiones falleras y dos más por cada concejal, la suya propia y otra de invitación. Todo eso es un montón de gente que arropará a los compromisos oficiales del Ayuntamiento, porque claro por muy de la gente que tú seas no vas a dejar al Presidente de la Generalitat Ximo Puig en la puerta de Correos, previo paseíllo entre codazos por la calle Ribera para llegar a la Plaza. Pero el front row no lo es todo.
También habrá que estar pendiente de qué gente disfruta de la cena de la Nit del Foc, que este año no será en el Alameda Palace, si no en el edificio de Tabacalera. Durante años ese ha sido cita de lo más granado de la sociedad valenciana. La oficina de protocolo del Ayuntamiento debe de andar más estresada que los asesores de Pedro Sánchez y Albert Rivera. Buena parte de los invitados de los últimos años son baja y hay que incluir a otros en la lista. ¿Quién será la gente agraciada?, ¿tú y yo, querida lectora, o también en esto nos quedaremos fuera? Estaremos expectantes. La gente tiene vida más allá de las nuevas tendencias protocolarias.
Con la llegada del caloret primaveral, las agendas se llenan de cócteles. Esta semana, además de las mascletaes, hay citas a gogó para sacar a pasear el fondo de armario. El lunes, el restaurante La Ferradura de la Patacona, Ostras de Valencia celebra su aniversario. Habrá showcooking con ali pebre de otras, ostras en tempura y ceviche manchego de ostra, además de una gran montaña de ostras vivas, ¡ummmmmm! Y como no hay otras sin champagne, al día siguiente Móet & chandon presenta su ruta de fallas. La fiesta será en Marina Beach Club y la invitación indica que hay que ir de cóctel y traje corbata, ¡cómo en los viejos tiempos de la Copa América!
Por lo demás, la semana pasada ya estuvo de lo más animada. Enrique Loewe estuvo en Valencia invitado por la Asociación Valencia Excellence y contó la historia de Loewe en Valencia desde que se abrió la boutique en Poeta Querol en 1966.
Y el jueves en el Westin se presentó la nueva cerveza Diabolici, una cerveza que homenajea a las fallas y que se venderá en las Cervezas del Mercado (Mercado de Colón) durante el mes de marzo. Al cóctel fueron Claudia Dupuy de Lome, Manuel Bueno, Silvia Lafuente, Marco Motta, María García de la Riva, la interiorista Susana Lozano, Kiko Catalá, Nacho Díez de Rivera, Maca Alegre, Isa Bermejo, Pilu Díez de Rivera y el doctor Mira, entre otros.