martes, 9 de enero de 2007

¡A comprar!, ¡a gastar!

Esta semana es la del consumismo por excelencia. La semana en la que el abuso de la tarjeta pesa menos en la conciencia.



Uff, uff… las navidades ya pesan en la parte más alta de las piernas y en el trozo que les sigue y lo peor es que hasta parece que empiezan a afectar también a la cara. ¿Será el estrés por la compra de los regalos?, ¿será el exceso de cava? Menos mal que esta noche ya acaba con los “cenorrios”, los brindis y las alegrías obligadas. Después de las uvas, sólo quedará una cena o comida de Reyes. Por lo pronto, mañana lunes, descanso y dieta espartana de fruta y verdura; y el martes: pistoletazo de salida…. ¡A comprar que vienen los Reyes!

Esta semana que viene es de locos. La mayoría dejamos las compras para el final y como en España el 80 por ciento de los regalos los siguen trayendo los Reyes Magos frente a un pobre 30 por ciento del gordinflón de rojo, mal que le pese a algún progre laicista, pues estos días que vienen son un caos de tráfico y de gente por las calles. Lo mejor es pedir un día libre y dedicarlo entero a las compras. Hay que disfrutar de la única semana del año en la que puedes gastar el dinero a destajo sin sentirte culpable. Llegas a casa con un montón de bolsas y no tienes que escondérselas a tu marido. ¡Sí, he salido de compras! –contestas reafirmándote en tu convicción de que has hecho lo que debías. Compras regalos para niños, papás, hermanos, ¡hasta para el perro! Y, de paso, regalos para ti misma, que no hay nadie que conozca mejor tus gustos y acierte siempre. Ya que sales de shopping, pues te das una alegría y te compras algo para ti, porque encima muchas tiendas ya han empezado con los descuentos previos a las rebajas.

Las rebajas son estupendas, son el paraíso para las fashion-victims. Entras en Siete Mares, por ejemplo, y ves el mismo vestidito sin mangas de Chloé, que llevas todo el invierno pensando si te lo quedas o no, 300 euros más barato ¡Imposible resistirse esta vez! Y luego te pasas por Chapeu y te pruebas el suéter de Prada de cachemir y seda ideal de la muerte, en color chocolate o gris o cámel, que lo mismo te sirve para vaqueros que para falda y encima no pasa de moda, por 150 euros menos (¡qué vulgar es esto de hablar de precios!). Y luego cruzas la calle y entras en Alex Vidal y encuentras otro básico para tu fondo de armario: el conjunto gris de YSL, de blusón y pantalón pirata con maxi cinturón de charol y mocasines con taconazo, diseñados por Estefano Pilati (no confudir con Pilates, Pilati es el nuevo diseñador de la firma francesa) o el vestidito de flores de gasa de D&G, que llevarás hasta en verano… Y luego te pasas por Hannover y fichas un chaquetón de piel vuelta que será perfecto para las noches de Fallas. Y si optas por los productos de la tierra, pues lo mismo, que Francis Montesinos ya lleva unas semanas con el rótulo de descuentos en el escaparate.

Y así, con la tarjeta de crédito echando humo, te vas a casa tan contenta con tus regalos de Reyes y, de paso, con un pedazo de conjuntos que deberían situarte entre las primeras en la lista de las valencianas más elegantes. Este invierno, además, hay mucha ropa colgada en los percheros porque el frío ha llegado tarde, así que hay que aprovechar. Muchas tiendas ya han empezado con descuentos, pero después de Reyes empezará la campaña fuerte con las rebajas de los grandes almacenes.

Desde luego, estamos en la semana del consumismo por excelencia. Por un lado, las compras de Reyes y regalos a tutiplén; por el otro, los primeros descuentos y rebajas. Y por si esto no fuera poco, el avance de colecciones de pretemporada y los adelantos de la primavera-verano (en Siete Mares ya tienen una percha completa con ropa de verano y en Alex Vidal sacará colecciones en quince días). ¡Quedamos para ir de compras!