miércoles, 29 de abril de 2009

La sangre azul, un camelo muy rentable

La sangre azul no existe ni ha existido nunca, pero sigue siendo un camelo que más de uno sabe rentabilizar. Los hay que utilizan su rancio abolengo para presidir fundaciones sin pegar un palo al agua; a otros les sigue sirviendo para dar un buen braguetazo y a otras para vender joyas o ropa de niños pijos. ¿Qué se le va a hacer? En realidad ellos no tienen la culpa de que a la mayoría de los plebeyos sigamos sintiendo cierta atracción por ese camelo.

Ralph Lauren era un niño pobre que se crió en el Bronx, y el hombre no ha tenido otra obsesión en su vida que parecerse a los nobles ingleses. Esa es la base de todo su imperio, una firma de ropa que imita el gusto de los ociosos aristócratas británicos y que desde el principio causó furor entre los ricos neoyorkinos. Porque a ellos, aunque ricos y americanos, también les gustaría saberse herederos de una estirpe que ha subsistido sin necesidad de pringar sus manos trabajando para ganarse el pan con el sudor de su frente.

Así es que los niños bien de los Hamptons y de Beverly Hills pronto desenfundaron sus tarjetas para llenar sus armarios con las camisas, los pantalones y los blazer que evocaban a los lores británicos en sus cacerías por la campiña inglesa, disfrutando de una vida ociosa al aire libre. Su estilo demostró a los nuevos ricos de los ochenta que el dinero sí podía comprar la clase y hasta una posición social.

Total, que Ralph se forró y vino a Europa –fue el primer diseñador norteamericano que abrió tienda en el viejo continente- y siguió forrándose porque aquí a muchos plebeyos también nos gusta vestir como a los viejos marqueses. Y hay que reconocer que Ralph Lauren hace como nadie las chaquetas de tweed, los cinturones de anillas, los pantalones chinos, las bermudas de algodón a rayas seersucker, los polos y las camisas oxford de botones en el cuello. ¡El fondo de armario más pijo del mundo!

Ralph Lauren es de los que no se conforma con vender ropa, sino una forma de entender la vida. De hecho, sus tiendas en Londres, NY o Los Angeles son como la mansión de un aristócrata, paredes paneladas de madera, sillones Chester de piel y escudos nobiliarios a tutiplén. Justo lo que Lauren nunca tuvo en la infancia, ¡snif, snif!

El caso es que Ralph tiene ahora un imperio comparable al de Giorgio Armani, porque no sólo vende ropa de varias líneas, sino también perfumes, ropa de cama, para niños, relojes y un restaurante en Chicago, ¡por vender, vende hasta la clase!

Precisamente este jueves se presentó en Valencia, en el Corte Inglés de Pintor Sorolla, una de las nuevas líneas de ropa, se llama Lauren y es más clásica y barata que la Blue Label, que también se vende en el mismo Corte Inglés.

Para la ocasión, Ralph Lauren invitó a un cóctel con Alejandra Rojas, embajadora de la firma en España. Alejandra es joven, alta, guapa y estilosa, pero sobre todo, de familia aristocrática. Su madre, la condesa de Montarco, ya fue musa del diseñador Elio Berhanyer. Alejandra saltó a la fama cuando se convirtió en portavoz del accidente que sufrió su madre. Después, por su noviazgo con otro aristócrata, Luis Medina, el menor de los hijos de Nati Abascal y el desaparecido Duque de Feria. De ahí a ser imagen de El Caballo y por fin, Ralph Lauren.

Ahora, como embajadora de Lauren, representa a la perfección a esa nueva aristocracia española, a los herederos de conocidas familias de nuestro país que aúnan el peso de la tradición con una vida de lo más normal (es decir, que tienen que trabajar para vivir). Justo la imagen que busca Ralph Lauren.

La colección de Lauren se describe como “el chic sofisticado pero funcional, lujoso y depurado de las damas elegantes de la Costa Este de los Estados Unidos”. El estilo deportivo de la época dorada de Hollywood, la silueta Safari, el 'look' marinero o el glamour de las citas en los clubes más selectos de los Hamptons inspiran la colección, con el logo del polista en las clásicas americanas azules con botones dorados. ¡El vestuario de los ricos herederos al alcance de todos los bolsillos!

8 comentarios:

Javier de Juanas dijo...

Que mejor representante que Alejandra??? es tan sofisticada...

www.todoestilo.net dijo...

Habrá que acercarse a ver la nueva línea económica...aunque no soy mucho del estilo...

Mayte de la Iglesia dijo...

Bego ya sabes que me encanta tu manera de escribir pero es que cuando no me paso en un tiempo y te releo, todavia me gustas mas!! Eres genial!!

Begoña Clérigues dijo...

Gracias Mayte! Eres tú, que me lees con buenos ojos...
Besos!

agualimon dijo...

así deberían escribir siempre la biografias...
personalmente no me gusta el estilo de RL (ni el de Alejandra Rojas)..pero es una opción de que tengo para regalar y quedar siempre bien!!!

Alejandra dijo...

a mi me gusta mucho esta chica (alejandra), no se si sera q se llama igual q yo o que un dia la vi con su guapisimo novio, luis medina por sevilla y la vi muy elegante y chic^^

http://alejandrachic.blogspot.com/

黃立行Stanley dijo...

I love it ! Very creative ! That's actually really cool Thanks.

Anónimo dijo...

ModeschmuckEngel die Online-Schatztruhe, voller schmuck thomas sabo detailverliebter „LiebenSachen“ Neben unseren stärksten Marken PILGRIM, thomas sabo shop KONPLOTT, Desigual und NOA NOA gibt`s bei uns noch viel thomas sabo schmuck zu entdecken!Alles was das Frauenherz begehrt. thomas sabo schmuck günstig Hipp,romantisch und verspielt, edel oder glamourös, sabo charm Mode,Schmuck,Taschen,Gürtel und tolle Geschenkideen thomas sabo engelsflügel für Frauen. Immer auf der Suche nach neuen Trends, verwöhnen wir unsere Kunden mit liebevoll ausgesuchten Kleinigkeiten mit thomas sabo schmuck günstig dem gewissen haben Faktor der jedes Frauherz ein klein angebote thomas sabo wenig höher schlagen lässt. Ein Besuch bei angebote thomas sabo armbänder www.liebesache-modeschmuck.de lohnt sich jederzeit. Ganz neu eingetroffen sind die neuen Schmuck Kollektionen Herbst 2010 anhänger kette von Konplott. Miranda Konstandinidou hat sich mal wieder selbst übertroffen. Schauen Sie vorbei und gönnen Sie sich mal wieder was.