lunes, 22 de enero de 2018

Todos a Madrid

Todos los años igual; en pleno enero, cuando más arrecia el frío, hay un par de semanas en que “el todo Valencia” se va a Madrid. Fitur y la Semana de la Moda se suceden una detrás de otra, y allá que se van todos, a sufrir el frío de la meseta. Una buena excusa para sacar de las bolsas de traje el viejo abrigo de pieles que heredaste de la abuela y que aquí, en Valencia, con eso del cambio climático, se ven menos que los billetes de 500.
La primera cita fue el miércoles. La fundación Conexus, formada por un grupo de empresarios con intereses en Madrid, organizó una cena aprovechando la visita a Fitur de muchos valencianos con mando en plaza, como dirían nuestros abuelos. Fue en el Club financiero de Génova, un club de toda la vida de esos donde se reúne la creme de la creme de las finanzas y la política. Allí, en la planta catorce, está el restaurante donde se sirvió el cóctel, con unas vistas espectaculares a la plaza de Colón. La directora de Conexus, Pilar Caro, dice fue: “un evento de germanor, con valencianos que pasamos mucho tiempo en Madrid y también directivos, empresarios y profesionales que han venido estos días a Fitur”. 
Estuvo el director de Marca España, el valenciano Paco Rádena; la catedrática Adela Cortina, la científica Pilar Mateo, empresarios como Adolfo Utor, Broseta, Pablo Serratosa, Enrique Quilis, Pepe Rosello, Alfredo Rodríguez, Alfredo Quesada, Marceliano Alfaro, , el ex presidente de Ford José Manuel Machado, Máximo Buch, la diseñadora Dolores Cortés, Gonzalo Ferre, el abogado Francisco Fita, ex ministros como Jaime Lamo de Espinosa, Jordi Sevilla, Pedro Solbes y Javier Gómez Navarro y también diputados y senadores. Entre las mujeres, Marta Colomina, María Martínez, Ana García, Ana Díaz, Carmen Sánchez, Critina Goerlich y Rosa María García.
Al día siguiente, jueves, era el día de la Comunidad Valenciana en la Feria. Además políticos, que había por todas partes, asistieron profesionales y gente de Valencia que tiene vínculos con el sector, como Cuchita Lluch, que fue presidenta de la Academia Valenciana de Gastronomía y ahora vive en Madrid con su marido Juan Echanove pero sigue muy conectada al mundo de los fogones.
También estuvo José Luis Vilanova, gallego valencianizado desde que se casó con la interiorista Verónica Montijano, que tiene un hotelito ideal en las Rias Baixas, el Nova Vila, y dio una conferencia sobre enoturismo. Vilanova aprovechó para cenar con una de sus hijas, que estudia en Madrid.

El que puso la nota de color fue Francis Montesinos, que estuvo en el stand de Colombia ya que su última colección, Reinas del Sur, estaba dedicada precisamente a las grandes divas iberoamericanas. A Francis se le echará de menos estos días en la pasarela de Madrid. Deja de desfilar después de más de veinte años sin faltar a una sola cita. ¡Con la alegría que daba a la aburrida pasarela madrileña! Se llevaba a bailarines, llenaba el escenario de flores y colorido, y las primeras filas de sus desfiles siempre eran divertidísimas. Una pena. Total, que en la Mercedes Benz Fashion Week madrileña sólo nos queda el valenciano Juan Vidal y Hannibal Laguna, valenciano de adopción y venezolano de nacimiento. Dolores Cortés también desfila, pero lo hace en ediciones alternas y esta vez no le toca porque se presentan las colecciones de inverno y ella diseña baño.
Menos mal que nos queda Miquel Suay, de los pocos diseñadores de aquí que han sobrevivido a la crisis. Es inexplicable que Suay no haya desfilado nunca en Madrid, con la trayectoria sólida que lleva. El diseñador es habitual en la pasarela de Barcelona, donde presentará el 31 de enero su nueva colección masculina en el recinto modernista de San Pau.
Otros valencianos aprovecharon estos días para ver estrenos de teatro o musicales. Mónica Duart, Regina dels Jocs Florals, estuvo en el estreno de la última obra de teatro, esta vez un musical, de Jorge Javier Vázquez. Fue con su marido Álvaro Mocholí, su madre María José García Padilla, su hermana Toti y un grupo de amigas, entre ellas Paloma Duart. Allí compartieron butacas con habituales de Sálvame, como Terelu Campos, Carmen Borrego, Kiko Hernández, Belén Esteban, Chelo García Cortés, Mila Ximénez o Lydia Lozano. También estuvo la periodista valenciana Nuria Roca.

Más escapadadas a Madrid. Sol Ruiz de Lihory, con título de baronesa de Alcalalí y de Mosquera, fue con su hija Gisela de Oleza al estreno del musical Billy Elliot. “Hemos estado tres días. Nos fuimos porque mi hija estudia arte dramático y va hacer pruebas para la Real Escuela de arte dramático. Estuvimos en la Posada del León del Oro, un hotel rehabilitado en una antiguas corrala y reconvertido en hotel de diseño; comimos en La Daniela, salimos de compras por el barrio de Salamanca y Chueca, y cenamos en el Mercado de San Miguel.”

Y el bloguero Jaime Navarro cogió el AVE destino Madrid con su amiga Laura Seguer para ir de compras. “Fuimos a la tienda de Dior y aprovechamos para tomar el té en el Ritz antes de que lo cierren el 28 de enero para reformarlo. Espero que lo mantengan así de clásico”.