martes, 27 de febrero de 2018

Fallera Fashion Week

Aviso para jóvenes emprendedoras con ganas de montar un negocio y políticos en busca de una foto. En Sevilla hay una pasarela de la moda flamenca que lleva 24 ediciones con éxito. En Valencia no hay nada parecido con respecto a las fallas. Hay iniciativas aisladas, un desfile por aquí, una exposición por allá, pero falta una cita anual que reúna a toda la industria de la indumentaria fallera. Una pasarela donde mostrar las novedades de manteletas, cancanes, pañolones, espolines, corpiños, manteletas y hasta peluquería y floristería.
Pero tiene que ser algo sonado, algo como lo que en su día fue la Valencia Fashion Week. Se podría aglutinar a todo el mundo fallero, desde peluqueros, hasta orfebres, joyeros, zapateros, los que fabrican las enaguas, la sedería… Podríamos traer a una top módel. ¡Como molaría ver a una Claudia Schiffer con unos moños, peinetas y un traje de espolín rojo sangre! Y entre los hombres, ¿Qué me decís ver a Jon Kortajarena enseñándonos sus piernas vestido de Saragüell? Vamos, que cuando sales de la pasarela te vas corriendo a comprarle uno a tu Pepe.
Se podría celebrar en otoño, para que nos diese tiempo a adecuar nuestros modelitos falleros a las tendencias del año. ¡qué semana de la moda tan chula nos quedaría! Tendríamos una excusa perfecta para ponernos monas y sería un incentivo para la fiesta.
Por ahora, lo único que tenemos es la iniciativa de un grupo de indumentaristas - Art Antic Joieria, Xal Seda Valencia y Les Barraques Carmen Asins- que organizaron el jueves un desfile en el Hotel Westin. En primera fila estuvo la Fallera Mayor de Valencia, Rocío Gil y su Corte de Honor.
En primera fila, Marieta y Eva Asins, el artista Paco Seoane, que inauguró una exposición de pinturas falleras en la que destacaba el retrato de la hija de su mujer, Julia; José María Chiquillo, Alfredo Esteve, María Rosa Fenollar, Pilar Ivars, la bloguera Judith Mas, que desfiló con uno de los trajes, el siempre elegante Javier García Alberni, Mª Luz Gazo, Luche Barrachina, Cristina Tamarit, Toni Rodrigo y Julia Belenguer, entre otros. También estuvo Francis Montesinos, que está preparando sus cincuenta años de trayectoria en la moda, Javier Martínez Rubio y Coté Soler, Antonio y Pablo Jordán, Vicente Castellano y Fina Cervera y la escritora Cristina Tamarit.

Lo más sorprendente fue ver desfilar a Pilar Ballesteros, una señora que demostró con clase y desparpajo que vestir de fallera no tiene edad. Alfredo Esteve se fijó en ella por lo elegante que iba y ella le contó que la manteleta, el corpiño y un rosario que llevaba tienen más de 150 años. “Es el delantal más bonito que he visto en mi vida. Me emocionó verla”, dice Esteve. Piezas antiguas como esas también deberían tener su sitio en la Fallera Fashion Week.
Para Esteve “Una pasarela de indumentaria sería fantástico, siempre que se defienda la cultura y la autenticidad en los tejidos, en los modelos y en las joyas. Podemos innovar pero respetando la tradición y la cultura valenciana. El traje es como una buena paella, no se pueden hacer grandes innovaciones.”
No ha sido el único acto prefallero de la semana. La Casa de los Falleros inauguró hace unos días un espacio de indumentaria en El Corte Inglés de Nuevo Centro. Allí estuvieron las damas vicentinas, el president de Lo Rat Penat Enric Esteve, la Reina Fallera y la Fallera Infantil de Burriana Judit Pesudo y Ana Giménez respectivamente, además de sus damas de honor.
La agenda de la fallera mayor es agotadora. El jueves Rocío Gil también inauguró una exposición de trajes de fallera diseñados por los mejores indumentaristas en el Centro El Saler.