lunes, 11 de diciembre de 2017

Bailar, reír, amar, vivir

Laura Fitera tenía muchas ganas de celebrar una comida con sus amigas. “Todas ellas se han portado muy bien conmigo y me apetecía corresponderlas ya que desde que me quedé viuda apenas había organizado fiestas.
Estuvo quince días decorando su casa con olivo, murta y laurel y motivos navideños inspirándose en los cuentos de Christian Andersen. Vistió la mesa con su mejor vajilla y preparó una comida gallega con, vieiras, empanada gallega y lacón con grelos. No faltó la queimada ni la tradición de tirar en el recipiente tres granos de café pidiendo tres deseos.
“Después las llevé a otro salón y allí les esperaba la música en directo del grupo Get Back, que interpretaron canciones de los Beatles y nos pusieron a bailar a todas, hasta la más tímida.”
Todavía quedaba una última sorpresa. “Antes de irse, volvimos al comedor donde solo quedaba el mantel de damasco y allí estaban doce centros de navidad que había preparado yo misma, todos diferentes, para que escogieran el que más les gustase y se lo llevasen a casa; quería que se llevasen algo mío”.

Estuvieron en la comida Mayrén Beneyto, su hermana Blanca Fitera, María José Navarro, María José García Padilla, Marisa Marín, Amelia Guich Lamo de Espinosa, Nidita Guerrero, Maríangeles Fayos, Amparo Lacomba, Carmen Pérez y Matilde Conesa.
"Fue una tarde mágica, con mucha energía positiva; hay un cierto ambiente que se produce cuando nos reunimos solo mujeres, disfrutando de la vida, del cariño y del baile como si no hubiera mañana”.

No hay comentarios: